*

X

E. T. BBQ: ¿qué se siente comerse un extraterrestre? (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/14/2016

Un delicioso y abominable (¿y tierno?) E. T. a la barbecue

E. T., el personaje de la película de Steven Spielberg, conmovió a millones de personas en el mundo apelando a una ternura transespecie y transespacial. La entrañable figura del extraterrestre que quiere regresar a casa para algunos es tan querida como una mascota o un profundo recuerdo de la infancia. Jugando con todo esto y de manera altamente provocativa el grupo Alien BBQ decidió asar a E. T. dentro del marco del Exploring the Animal Turn Symposium en Suecia. Esta extraña BBQ es una reflexión sobre la forma en que comemos y lo que dice nuestra alimentación de nuestra relación con el mundo. En este caso se hacen las siguientes preguntas: "¿Qué se siente comerse un extraterrestre?, ¿cómo podemos anhelar y amar algunas especies no humanas mientras aceptamos la matanza industralizada de otras?, ¿cuáles son nuestras responsabilidades para con los organismos de ficción?".

El extraterrestre comestible, asado en un festín con salsa barbecue, está hecho de puro gluten, así que he ahí una bomba celíaca conceptual. Los organizadores de este happening citan el siguiente texto de Donna Haraway:

Al comer nos adentramos más en las relaciones diferenciales que nos hacen ser quienes somos. No hay forma de comer y no matar... no hay forma de pretender que somos inocentes o que hay una trascendencia o paz final. En las prácticas de alimentación se ponen en juego las formas de vivir y morir multiespecies humanas y no humanas.

14870293183_4df7f63581_k

14847978374_3717a72bff_k

15154173798_435583a776_c

Visita el sitio http://www.alienbbq.org/ para más discurso conceptual e imágenes de este abominable (¿y delicioso?) alien a la BBQ

Te podría interesar:

Nueva investigación científica sostiene que los insectos tienen conciencia

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/14/2016

Investigadores empiezan a descubrir que no sólo nosotros somos conscientes

Un nuevo trabajo científico, publicado en Proceedings of National Academy of Sciences, mantiene que los insectos tienen conciencia de sí mismos. Los investigadores escanearon el cerebro de diversos insectos y analizaron su actividad cerebral cotejándola con la de los seres humanos. Aparentemente, encontraron indicadores de que los insectos tienen una sensación de experiencia subjetiva.

Aunque los insectos tienen cerebros muy pequeños su cerebro medio, asociado con la actividad de la conciencia, muestra una actividad similar a la del ser humano. En este núcleo antiguo del cerebro se logra vincular la memoria, la percepción y otros aspectos claves de la conciencia. 

"Su experiencia del mundo no es tan rica o detallada como la nuestra --nuestro neocórtex añade algo a la vida. Pero de todas maneras se siente de cierta forma ser un abeja", dice uno de los autores.

Esto no significa que las abejas tienen pensamientos como  los nuestros, en los que reflexionan sobre cómo es ser un abeja o se hacen preguntas filosóficas, sino que integran experiencia subjetiva. 

Según los autores, la investigación puede arrojar luz sobre cómo nació la conciencia entre los animales.  

Quizás la ciencia algún día descubra, un poco más tarde que otras disciplinas del conocimiento, que todas las cosas tiene conciencia.