*

X

Cantante pop muere tras ser mordida por una cobra en el escenario (VIDEO)

Por: pijamasurf - 04/08/2016

Irma Bule, de 29 años y popular cantante en Indonesia, murió tras ser atacada por una serpiente cobra que utilizaba en su show en el escenario

Aunque dificilmente te resultará familiar el nombre de Irma Bule, ella era una cantante bastante conocida en su natal Indonesia. Además de practicar el dangdut, un género musical que podríamos resumir como fusión pop entre música folk del sur de Asia y rock, Bule era famosa por acostumbrar subir al escenario con serpientes colgando de su cuerpo mientras interpretaba algunos de sus éxitos. 

Pero en esta ocasión el osado recurso marketinguero de esta artista le salió muy caro ya que la serpiente de su elección para un concierto en Java, una cobra real (Ophiophagus hannah) probó ser mortal. De acuerdo con las declaraciones de un testigo para el diario Washington Post, la serpiente se encontraba sobre el escenario cuando a mitad de la segunda canción Bule piso su cola y a cambio recibió una mordida letal en el muslo. 

De acuerdo con la madre de la cantante, su hija tal vez pensó que se trataba de una serpiente inofensiva pues así se lo habría informado gente de su staff. Pero, en todo caso, este trágico episodio es un recordatorio más de que idealmente jamás debiésemos "humanizar" o descontextualizar a un animal salvaje; a fin de cuentas su memoria biológica y conducta no están diseñadas para adaptarse a nuestras necesidades (por ejemplo, coprotagonizar un show musical) y en caso de que formemos esta dinámica, entonces puede haber consecuencias graves. 

Te podría interesar:

Estas fotos demuestran que lo único indispensable para viajar es decidirte a hacerlo

Por: pijamasurf - 04/08/2016

Esta cuenta de Instagram reúne testimonios visuales de personas que viajan con apenas lo necesario y realmente indispensable: el deseo de recorrer un territorio

El viaje es una metáfora en sí mismo. El cubano Lezama Lima dijo alguna vez que viajar es “apenas un movimiento de la imaginación”, y aunque él se refería a la posibilidad de que el paseo nocturno de la habitación al baño o aquel en círculos en nuestro lugar de trabajo pueden considerarse también grandes travesías, lo cierto es que ese movimiento al que alude el escritor es necesario en prácticamente cualquier traslado del punto en el que habitualmente nos encontramos a otro hacia el que proyectamos un deseo, un anhelo, a veces también un recuerdo o una añoranza. Viajamos porque, quizá, desde niños soñamos con estar en determinada ciudad, o porque el cine alimentó nuestra fantasía sobre cierto país, o porque allí vive alguien a quien queremos y deseamos, o porque…

12_Go-Van

13_vanlife-couples

Corey y Emily, de New England (EEUU)

 

Los motivos pueden ser múltiples, al igual que los tipos de viaje, pero quizá en el corazón de todos ellos reside el impulso de verdaderamente querer emprenderlo. Podemos pasar toda la vida planeando algo y, al mismo tiempo, interponiendo obstáculos y pretextos para no conseguirlo. Podemos creer que no tenemos suficiente dinero, o que no podemos dejar nuestras responsabilidades así como así, o que…

 

10_Go-Van

11_vanlife-couples

Matt y Danielle, de Ottawa (Canadá)

 

Estas imágenes que ahora compartimos, sin embargo, parecen mostrar lo contrario. Todas provienen de la cuenta de Instagram go_van_com que, grosso modo, se encarga de recopilar los testimonios visuales de viajeros que recorren un sitio a bordo de una camioneta. "¡Vive en pequeño, sueña en grande!" es el motto de esta cuenta y, podría decirse, de estos viajeros, pues según se ve por las imágenes, el único requisito de verdad indispensable para hacerlo es tomar la decisión de emprender la travesía.

 

9_vanlife-couples

 James y Rachel, de Florida (EEUU)

 

8_Go-Van

 Dillon y Tessa, de Alaska (EEUU)

  

6_Go-Van

 Johnny y Jess, de Byron Bay (Australia)

  

5_vanlife-couples

Adam y Emily, de California (EEUU)

 

4_Go-Van

Greg y Michelle, de Nueva York (EEUU)

 

3_vanlife-couples

 Mitch y Cleo, de Sydney (Australia)

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Víctor y Eva, de Barcelona (España)