*

X
En entrevista con Pijama Surf este artista visionario nos compartió sus pensamientos sobre los aliens, el arte, la ayahuasca y otras sustancias, así como su relación con el desarrollo de la conciencia humana

Chris Dyer nació en Ottawa, pero creció en Lima, Perú, hasta los 17 años. Ya en su infancia dibujó alienígenas reptilianos y posteriormente se involucró con una banda de aficionados al fútbol que con frecuencia se ponía agresiva después de los partidos. Chris continuaba dibujando, pero tenía un sentimiento de dislocación con respecto al mundo que lo rodeaba; en sus propias palabras, "fue una época oscura y autodestructiva". En cierto momento de su juventud viajó a Montreal para establecerse, en particular con el único objetivo de sembrar árboles, y fue por este contacto con la naturaleza, en combinación con su propia inclinación al arte, que descubrió una nueva forma de balance y sabiduría. Esta experiencia despertó en él una inquietud profunda por expandir su conciencia. 

Desde entonces se ha dedicado a desarrollar piezas de contenido psicodélico y visionario en distintas plataformas y formatos, aunque con cierta preferencia por la ilustración y el arte urbano. Dyer trabaja con diferentes medios desarrollando sus ideas sobre lienzos, muros y patinetas. Actualmente su base de operaciones es Montreal, pero recorre el mundo compartiendo su arte y transmitiendo una visión de unidad y trascendencia para toda la humanidad.

En entrevista con Pijama Surf este artista visionario nos compartió sus pensamientos sobre el arte y la creatividad y la relación de éstos con sustancias psicodélicas como la ayahuasca o, por otro lado, su lugar como catalizadores del despertar de la conciencia y la comunión de la humanidad.

Esta es la entrevista completa. No olvides compartirnos tu opinión en los comentarios de esta nota o en YouTube.

 

Conoce más del trabajo de Chris Dyer en el sitio del proyecto Positive Creations

Te podría interesar:

Esta animación reproduce el primer viaje en LSD de la historia (VIDEO)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 04/13/2016

"The Bicycle Trip" es una inmersión a ese histórico episodio en el que el doctor Albert Hofmann se encontró inesperadamente con un increíble universo

Este representa para muchos un episodio de alta relevancia en la historia de la psique humana. Nos referimos al descubrimiento experiencial del LSD por parte del Doctor Albert Hofmann, prestigiado científico suizo que en 1943 retomaría sus labores de síntesis de un compuesto llamado dietilamida de ácido lisérgico y abriría las compuertas de un universo fascinante.

El 19 de abril de ese año, luego de haber tenido un atisbo involuntario de los efectos del LSD, Hofmann decidió ingerir una dosis del enigmático compuesto suficiente para, de acuerdo con sus cálculos, inducir los efectos psicoactivos que intuía en él (250mg). Relativamente prevenido de los efectos de esta sustancia, el suizo eligió salir de su casa, montar una bicicleta y recorrer el trayecto que separaba su laboratorio de su casa en el pueblo de Basilea. Así, montado en su bici, Hofmann dio vida a un capítulo que terminaría por consagrarse como un icono de la psiconáutica y la contracultura, al cual hoy conocemos como el "Día de la Bicicleta". 

Poco a poco empecé a disfrutar una serie sin precedente de colores y formas jugando persistentemente detrás de mis ojos cerrados. Imágenes fantásticas surgían, alternándose, variando, abriendo y cerrándose en círculos, explotando en fuentes, reacomodándose e hibridizándose en un flujo constante.

[...]

Tuve la sensación de que veía la tierra y la belleza de la naturaleza como era cuando fue creada. Fue una experiencia maravillosa. Un renacimiento, ver la naturaleza bajo una luz nueva…

Para conmemorar tan especial ocasión, los animadores italianos Lorenzo Veracini, Nandini Nambiar y Marco Avoletta se propusieron imaginar y reproducir en una animación las visiones que Hofmann pudo haber experimentado durante ese histórico trayecto. El resultado de este sugerente ejercicio es la pieza que a continuación te compartimos: un divertido e intenso recorrido que hará resonar ciertas memorias en más de uno de nosotros.