*

X

100 años de cine en los 100 cuadros más artísticos y emblemáticos de su historia (VIDEO)

Por: pijamasurf - 04/17/2016

¿Cuántas de estas escenas están inscritas en tu memoria? Además de mostrarnos la evolución del cine como medio de expresión artística, este video también nos hace ver su importancia en nuestra formación emocional colectiva

La invención del cine es sin duda uno de los momentos estelares de la humanidad, pues abrió la puerta a un territorio vasto de exploración, expresión, imaginación y creatividad que aun ahora, casi 100 años después de ocurrida, continúa generando obras capaces de asombrarnos, conmovernos, tocar alguna de nuestras fibras.

Asimismo, en otro efecto cultural que vale la pena tomar en cuenta, después de todos estos años es posible afirmar que el cine se ha convertido en una especie de memoria suplementaria de la humanidad. Alguna vez Carl Sagan escribió que los libros fueron ese recurso que nos permitió “acumular enormes cantidades de información fuera de nuestros cuerpos”, de ahí su importancia civilizatoria, pues sin ellos, dice Sagan, “qué poco sabríamos sobre nuestro pasado, qué lento sería nuestro progreso”.

Una analogía similar podría trazarse para el cine, pero no en el campo del conocimiento sino en el de las emociones. Parece admisible afirmar que el cine es nuestra gran memoria colectiva emotiva, un repositorio de recuerdos que funciona en dos vías, pues al tiempo que vaciamos ahí parte de nuestra subjetividad emotiva, en otro sentido el cine también nos ha formado sentimentalmente.

Un buen ejemplo de ello es el video que ahora compartimos y en el cual el editor Jacob T. Swinney ha reunido 100 tomas que bien podrían caber en varias clasificaciones: las más emblemáticas, las más artísticas, las más reconocibles, etcétera.

Y quizá lo más interesante de esta compilación es notar cómo, en efecto, muchas de estas escenas están inscritas en nuestra memoria, a veces incluso sin haber visto la película, al igual que en esa combinación azarosa de recuerdos propios y ajenos que llevamos en nuestra propia mente.

 

También en Pijama Surf: Este es uno de los mejores canales en YouTube para aprender a ver cine (VIDEO)

Te podría interesar:

7 insultos salidos de la pluma de Shakespeare para darle clase a tu ofensiva verbal

Por: pijamasurf - 04/17/2016

El ingenio del Bardo se muestra también en los duelos verbales de sus personajes

El aniversario luctuoso número 400 del Bardo se ha cumplido justo en este mes, pero William Shakespeare está más vivo que nunca. No sólo fue un tremendo dramaturgo y poeta, autor de algunas de las comedias y tragedias mejor conocidas y representadas sino que, según el crítico Harold Bloom, nuestra idea de ser humano se puede rastrear indefectiblemente hacia los personajes delineados en sus obras.

El ingenio se muestra también en los duelos verbales de sus personajes, en donde los insultos y la humillación verbal hacen contrapunto a otro tipo de combates, como los de espadas o los que tienen lugar en los pozos interiores del alma. Aquí rescatamos siete de los más venenosos:

 

1.

¡Perro del infierno, has echado a perder a nuestra madre! ¡Maldito sea su fruto, maldita su lujuria sin freno y maldito el engendro del diablo!

Titus Andronicus, Acto IV, Escena Segunda

2.

¡Que si tuviese un hijo, sea abortivo, monstruoso y dado a luz antes de tiempo, cuyo aspecto contranatural y horrible espante las esperanzas de su madre, y sea ésa la herencia de su poder malhechor!

Ricardo III, Acto I, Escena Tercera

3.

Fuera de aquí, hambriento, piel de duende, lengua seca de buey, bacalao... ¡Oh, si tuviese aliento para decirte a todo lo que te pareces! ¡Vara de sastre, vaina, mascarón de proa, vil espadín!...

Enrique IV (Primera parte), Acto II, Escena Cuarta

4.

¡No estás lo bastante limpio para que te escupa!

Timón de Atenas, Acto IV, Escena Tercera

5.

...jamás nariz humana fue ofendida por semejante compuesto de pestilentes olores.

Las alegres comadres de Windsor, Acto III, Escena Quinta

6.

Señor de ingenio evaporado. Menos sesos tienes en el cráneo que yo en los codos.

Troilo y Crésida, Acto II, Escena Primera

7.

¡Te pegaría si no me infectara las manos!

Timón de Atenas, Acto IV, Escena Tercera