*

X

Un mismo estudio sugiere que las personas religiosas son poco inteligentes, pero los ateos son psicópatas

Por: pijamasurf - 03/25/2016

Una investigación a nivel cerebral mostró el efecto que una creencia religiosa puede tener en capacidades cognitivas como la razón o la empatía

En el siglo XV, grandes pensadores del Renacimiento defenestraron a Dios y la religión como modelo de pensamiento que explicara y reglamentara la realidad perceptible, desde el movimiento de las estrellas hasta los actos cotidianos de una persona. A cambio, el ser humano se colocó a sí mismo en el lugar del saber: armado con la razón y sus recursos, emprendió el camino de la investigación y las explicaciones lógicas, coherentes, que ofrecieran una respuesta a la realidad con elementos de la realidad misma, y no recurriendo a un ente suprahumano y fuera de los círculos de este mundo.

Desde entonces, la oposición entre religiosidad y ateísmo ha sido una constante ideológica en las sociedades modernas y occidentales, una suerte de dualidad irreconciliable en la que además existe un elemento de supuesta superioridad: dado que la predominancia del pensamiento religioso-mágico fue anterior a la del pensamiento racional, se considera en general que no creer en Dios es más avanzado, racionalmente, que admitir su existencia y rendirle algún tipo de culto.

Un estudio realizado recientemente por neurocientíficos de la Case Western Reserve University y el Babson College (ambos situados en Estados Unidos) sugiere que dicho enfrentamiento entre una y otra postura no es únicamente social o histórico, sino que, sorprendentemente, ocurre también a nivel cerebral.

De acuerdo con esta investigación, la creencia religiosa tiene uno de los efectos más interesantes en nuestro cerebro, pues ocurre que las regiones asociadas con el pensamiento analítico y crítico se “apagan” pero no gratuitamente, sino con un objetivo específico: hacer que nuestra intuición emocional se potencie y con ello seamos más empáticos y socialmente hábiles con nuestros semejantes.

Por otro lado, al analizar lo que sucede en el cerebro de personas que se dijeron ateas, los científicos encontraron un perfil de funcionamiento cercano a la psicopatía, sobre todo porque, como en dicho trastorno mental, los ateos también presentan una carencia notable de empatía, lo cual puede traducirse en un egoísmo casi patológico.

En cuanto a la inteligencia, el estudio también encontró una especie de desdén por parte de las personas religiosas a esta cualidad cognitiva. La conclusión preliminar es que los creyentes parecen menos inteligentes porque ante un problema prefieren encaminarse a la red neuronal de la empatía y las emociones, antes que al análisis y el pensamiento racional. Esto, sin embargo, es discutible, al menos si pensamos que en años recientes el entendimiento de las emociones se ha considerado también otra forma de inteligencia, lo cual es una manera de decir que hay otras manifestaciones de dicha capacidad.

Como sea, el estudio está ahí, para que cada cual saque sus propias impresiones.

Te podría interesar:

¿Mejor solo que mal acompañado? Las virtudes (y desventajas) de la soltería y la vida en pareja (VIDEO)

Por: pijamasurf - 03/25/2016

Esta animación explora los pros y contras de la vida en pareja vs la soltería, las dificultades de cada una y cómo el amor es sobre todo un proceso de madurez

El amor es complicado, de eso no hay duda, quizá, sobre todo, porque a la propia complejidad del sujeto se añade la complejidad de la relación con otro, esto es, con alguien más que posee su propia historia de vida. Desde cierto punto de vista puede decirse que conjugar ambas subjetividades en un vinculo es el gran desafío del amor –difícil, sin duda, pero no imposible.

Esto, además, tiene como horizonte de posibilidad una cultura que a su vez contiene innumerables ideas, conceptos y narrativas completas en torno al amor, los significados de qué es ser hombre y qué es ser mujer cuando se ama, la influencia de instituciones sociales como la religión o la familia, etc. En Occidente, por ejemplo, dos de las influencias mayores y más persistentes son los conceptos de “amor cortés” y “amor romántico”, que lo mismo se han expresado en poemas, obras de teatro, novelas y pinturas que en chick flicks hollywoodenses. Entre Tristán e Isolda y 500 Days of Summer, pasando en el ínterin por Romeo y Julieta, el mito de Don Juan o el Werther de Goethe (por mencionar sólo algunos ejemplos emblemáticos), hay casi 20 siglos de historia cultural alrededor del amor que, de una u otra manera, nos cruzan, nos definen (hasta cierto punto), nos limitan pero también, en el mejor de los casos, nos hacen ir por más, nos hacen perdernos para, eventualmente, encontrar y construir por cuenta propia nuestra forma de amar.

El video que presentamos en esta ocasión es una producción The School of Life, un proyecto animado por el filósofo pop Alain de Botton y del cual hemos reseñado antes otros materiales. Grosso modo, se trata de una exploración sobre la oposición aparente entre la soltería y la vida en pareja.

Tener una pareja es un estatus que además de otras cualidades también tiene un valor social, a veces incluso hasta el grado de la imposición. Paradójicamente, quizá como nunca, en nuestra época existe un miedo terrible a la soledad, al llamado “quedarse solo” (lo que sea que eso signifique), pero al mismo tiempo parece haber una dificultad sintomática para establecer un vínculo amoroso auténtico con alguien más. En La agonía del Eros, el filósofo coreano Byung-Chul Han señala un narcisismo persistente en esta sociedad nuestra que se caracteriza por tender hacia el “infierno de lo igual”, hacia la supresión de la diferencia y la negatividad propia de la existencia. Tal parece que somos incapaces de amar porque somos incapaces de salir del yo, incapaces de aceptar y aun ni siquiera esperar que algo o alguien sea distinto a lo que somos. Y con todo, una parte de nosotros desea amar.

El problema, como lo plantea este video, es que a veces, cuando intentamos llevar a la realidad ese deseo, coercionados en parte por el miedo antes dicho, caemos no en formas del amor sino en formas de la vida en pareja que a la postre resultan catastróficas, frustrantes y, en general, muy lejanas del verdadero placer.

Sin embargo, el objetivo del video tampoco es elogiar la soltería. No tener una relación de pareja puede vivirse igualmente como una catástrofe o una frustración continua y dolorosa, así que al menos esas emociones también se encuentran de ese otro lado.

¿Entonces? ¿Qué es lo recomendable? Bueno, parece ser que la conclusión tentativa es la misma que la de ese refrán conocido en ciertos países hispanohablantes: mejor solo que mal acompañado. El amor, según lo plantea The School of Life, es un camino que no está exento de dificultad (de hecho podría decirse que la dificultad es una de sus principales características) pero que quizá, por encima de todo, consiste en un compromiso: de entrada con uno mismo –con el deseo que cada quien desea, fidelidad a ese deseo– y, después, con ese deseo pero en relación con el otro.

 

*Puedes activar la traducción de subtítulos del video haciendo clic en el icono de Configuración (figura del engrane) y seleccionando Español en la opción Traducir subtítulos.