*

X

Psicóloga de Harvard recomienda que hagas esto al despertar

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/08/2016

Secretos de lenguaje corporal para subir la testosterona y elevar la confianza persona en hombres y mujeres

La psicóloga de la Universidad de Harvard, Amy Cuddy, se ha vuelto bastante popular en Internet luego de una plática de TED en la que presentó estudios sobre los efectos de nuestra postura --sentados y parados-- en las hormonas. 

En esta entrevista Cuddy sugiere que una persona que tiene problemas de autoconfianza debería hacer el ejercicio de colocarse en la "pose de poder" todas las mañanas para subir los niveles de testosterona. Esta postura es también llamada la posición de la Mujer Maravilla o de Superman: erguido, derecho, con las manos en los costados, sacando el pecho. Variantes de este ejercicio pueden hacerse también sentado, como se observa en las imágenes. La directriz general son posiciones "alfa" en las que se muestra expansión, poder y en las que no se bloquean las articulaciones.

body-language-power-poses

La doctora Cuddy ha encontrado que tomar una "posición de alto poder" puede incrementar hasta 20% los niveles de testosterona en sólo 2 minutos, y bajar los niveles de cortisol en un 25%, mientras que posiciones de "bajo poder" disminuyen la testosterona hasta en un 10% y aumentan el cortisol un 15%.

Todo esto puede ser muy práctico como un hack momentáneo para un evento específico y quizás como coadyuvante de una psicoterapia, pero ciertamente no resuelve el problema de fondo si una persona tiene problemas de falta de seguridad o ansiedad, los cuales pueden ser en cierta forma diagnosticados observando el lenguaje corporal pero difícilmente resueltos de esta forma sin tratar sus causas. De igual manera, se debe proceder con cautela y tener en mente que una actitud de poder y sometimiento no siempre es deseable, y las posiciones de poder podrían ser tomadas como agresivas. Se puede practicar una expansión más sutil en la que el lenguaje corporal sea más inclusivo que subyugante, más compasivo que hegemónico, para así tener efectos de empatía y no necesariamente de imposición.

Suscribirse a un periódico impreso puede sonar anticuado, pero para los amantes de los crucigramas es una de las razones principales para hacerlo

El editor en jefe de la sección de crucigramas del New York Times, Will Shortz, es la única persona que cuenta con el grado de enigmatología (el estudio de la estructura poética de los crucigramas). Para él los crucigramas son algo más que trabajo: son su pasión.

Desde niño disfrutaba de hacer crucigramas y desde hace tiempo es el encargado de hacer que cada crucigrama que se publica en el diario tenga los términos correctos en el lugar adecuado, así como de diseñar las pistas para los amantes de tan entretenido pasatiempo.

Generalmente, conforme avanza la semana se incrementa el grado de dificultad de los enigmas a resolver, es decir, los lunes se suelen publicar los más sencillos y el viernes o sábado los más complejos.

Shortz realiza un pretest de sus crucigramas con tres usuarios, quienes suelen devolverle resueltos los enigmas con sugerencias y comentarios. Dentro de su proceso de creación recurre siempre a ciertas herramientas de apoyo en el momento creativo: diccionarios, obras literarias y Google, mucho Google.

Las conjeturas que conlleva resolver un crucigrama hacen que nuestro cerebro se vuelva más grande y nuestra capacidad reflexiva se ejercite. Pero además, despiertan una fascinación que se ha probado como suficiente para dar vida a una masiva subcultura de practicantes.