*

X

Nushu: la ancestral escritura china exclusiva para mujeres

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/10/2016

En la rígida sociedad china tradicional las mujeres encontraban un espacio de acompañamiento emocional y fidelidad eterna en el nushu, una caligrafía sólo accesible a mujeres que pasaban por un proceso de iniciación

La cultura china permaneció en un aislamiento tal que hasta el siglo XX no se conocían muchos de sus rituales y prácticas ancestrales. La escritora Lisa See se topó con uno de los más fascinantes cuando investigaba uno de los más conocidos: el caso de las niñas con "pies de loto". Esta costumbre consistía en vendar los pies de las niñas desde los 7 años para darles una forma "estética", la cual impedía la movilidad, por lo que las niñas vivían en un ala de las casas desde esa edad hasta que se casaban.

Para paliar la soledad, las niñas de Jiangyong, en la provincia de Hunan, crecían con una "hermana". La función de este binomio femenino no era sólo hacerse compañía sino apoyarse afectivamente, en algunas ocasiones incluso después de que alguna contrajera matrimonio con un hombre.

Sin embargo, entre mujeres existía una curiosa institución llamada laotong, una especie de "matrimonio bostoniano", una amistad férrea y leal que se perpetuaba en cartas cuando una de las hermanas se mudaba a casa de su nuevo esposo.

Hasta la década de los 60 del siglo XX no se tenía noticia del nushu, una forma de escritura específicamente femenina practicada por las jóvenes de Hunan, la cual está vedada a los hombres. En una sociedad sumamente rígida, incluso la libertad emocional de las mujeres está codificada en una forma de escritura completamente aparte, con una función secreta y específica de género.

Lisa See, autora también de la novela Snow Flower and the Secret Fan, explica que "una relación laotong se realiza por elección con el propósito de acompañamiento emocional y fidelidad eterna". Las jóvenes contraían el laotong en una ceremonia paralela a la boda "tradicional" heterosexual, y era requisito que compartieran algún "caracter", como el hecho de haber nacido el mismo día, por poner un ejemplo.

A diferencia del laotong, prosigue See, "el matrimonio no se realiza por elección y tiene un único propósito: tener hijos".

La escritura nushu fue descubierta casi por accidente durante la Revolución Cultural de los 60, cuando una anciana se desmayó en una estación de trenes: "La policía registró sus cosas para saber quién era y encontró un pedazo de papel que parecía un código, por lo que fue arrestada bajo sospecha de ser una espía".

Los investigadores que trabajaban en el nushu fueron enviados a campos de trabajo forzado en esa época, y no se volvió a prestar atención al nushu sino hasta los 80. 

Te podría interesar:
Suscribirse a un periódico impreso puede sonar anticuado, pero para los amantes de los crucigramas es una de las razones principales para hacerlo

El editor en jefe de la sección de crucigramas del New York Times, Will Shortz, es la única persona que cuenta con el grado de enigmatología (el estudio de la estructura poética de los crucigramas). Para él los crucigramas son algo más que trabajo: son su pasión.

Desde niño disfrutaba de hacer crucigramas y desde hace tiempo es el encargado de hacer que cada crucigrama que se publica en el diario tenga los términos correctos en el lugar adecuado, así como de diseñar las pistas para los amantes de tan entretenido pasatiempo.

Generalmente, conforme avanza la semana se incrementa el grado de dificultad de los enigmas a resolver, es decir, los lunes se suelen publicar los más sencillos y el viernes o sábado los más complejos.

Shortz realiza un pretest de sus crucigramas con tres usuarios, quienes suelen devolverle resueltos los enigmas con sugerencias y comentarios. Dentro de su proceso de creación recurre siempre a ciertas herramientas de apoyo en el momento creativo: diccionarios, obras literarias y Google, mucho Google.

Las conjeturas que conlleva resolver un crucigrama hacen que nuestro cerebro se vuelva más grande y nuestra capacidad reflexiva se ejercite. Pero además, despiertan una fascinación que se ha probado como suficiente para dar vida a una masiva subcultura de practicantes.