*

X
Las injusticias del sistema financiero han promovido el nacimiento de alternativas para adquirir bienes y servicios cambiando, aunque lentamente, el diseño sociocultural

La distancia que nos separa hoy de la generación verdadera de capital que respalda las divisas en inédita. Que lejos quedó para la mayoría de nosotros aquel tiempo en el que la comunidad conocía al proveedor de un producto, por ejemplo un queso o un cereal, y este a la vez daba la cara por la calidad de sus productos ante el resto. Cada alimento, cada objeto manufacturado, tenía un rostro tangible, lo cual favorecía no solo una dinámica mucho más humana, también mucho más responsable. 

Hoy una parte importante de nuestro bienestar, de la calidad de vida de la que gozamos (o padecemos) está determinada por lo que ocurre en sistemas financieros absolutamente ajenos a nosotros, y cuyos criterios de funcionamiento poco o nada tienen que ver con el bien común. Los banqueros se concentran en satisfacer una voracidad insaciable, y en el proceso de esta nefasta misión pueden arrasar con economías completas (¿recuerdan la debacle financiera del 2008?). 

Como bien señala el teórico Douglas Rushkoff en su libro Life Inc, si queremos cambiar el actual sistema es fundamental que seamos capaces de comerciar e intercambiar bienes y servicios entre nosotros sin recurrir a las divisas establecidas. Y tomando en cuenta esto el foco recae en iniciativas para generar divisas alternativas que permitan gestar micro-economías locales, comunitarias, y así lubricar el mecanismo social que, originalmente, debiera favorecer precisamente al bien común. 

Monedas digitales

La alternativa más popular, aunque no la única, es Bitcoin. Si bien ha tenido sus altibajos a lo largo de su aún corta historia, podríamos pensar en ella como un bosquejo de lo eventualmente pudiera llegar a consolidarse como una divisa alterna basada en la condición digital de nuestra cotidianidad.  

Los bancos de tiempo

Desde hace más de dos décadas se han implementado en diversas partes del mundo sistemas de este tipo. Básicamente se trata de emplear el tiempo personal como divisa de cambio. Es decir, si yo hago una labor para el bien de otro d los miembros de la comunidad que me toma dos horas, entonces tendré un crédito a favor equivalente para aprovechar en el momento en que yo necesite una mano extra. En Japón, sobretodo, se han probado iniciativas de este tipo con bastante éxito. 

Monedas alternativas

Estas divisas son ideales para fomentar el intercambio comunitario. Los participantes hacen un consenso para establecer los criterios y jerarquizar el valor. Cabe señalar que no solo representa una divisa alterna a la tradicional, sino que actúa también como mecanismo para reforzar el engranaje social al interior de la comunidad. 

Te podría interesar:

Video de la NASA muestra cómo la arena del Sahara fertiliza el Amazonas: ¿aún dudas de que todo está conectado?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/17/2016

Este fenómeno meteorológico de "holofertilidad" nos recuerda que todo está conectado con todo, y que esto podría ser precisamente la esencia del universo

Tal vez la unidad sea el lienzo original sobre el que fue (y sigue siendo) trazado el universo. A fin de cuentas la concatenación de causas y consecuencias, la injerencia de todo sobre todo, podría considerarse como lo más cercano a un guión del cosmos. Y cuando nos encontramos con evidencias de esto, cuando, por ejemplo, la naturaleza se encarga de realzar ante nosotros esta esencia hiperconectada, entonces recibimos un sublime recordatorio.

A mediados de los 60 se hizo referencia al "efecto mariposa" para ilustrar un aspecto de la teoría del caos. El fenómeno que maravilló a muchos postulaba, entre otras cosas, la injerencia tan íntima como improbable entre una causa y un efecto: la idea de que el aleteo de una mariposa en Brasil pudiera detonar un tornado en Texas. Pero por fortuna el espectáculo de la unidad no termina ahí, sino que se manifiesta en numerosas dinámicas que azoran y conmueven. 

Un reciente video de la NASA ilustra cómo, cada año, viajan más de 27 mil millones de toneladas de polvo desde el gran desierto del Sahara hasta la cuenca del Amazonas. Una vez que estas arenas ricas en fósforo aterrizan en su destino, tras recorrer más de 2 mil kilómetros, entonces cumplen un importante papel en la fertilización de los suelos amazónicos, evidenciando así la simbiosis como dinámica omnipresente en nuestro planeta.

Como un vasto engranaje no-lineal, atemporal e hiperconectado, inabarcable pero coherente, así podríamos intuir que está diseñado este gran todo. Y mientras esta orquesta sin fin hace lo suyo, germinar la existencia, nosotros disponemos de un instrumento que aporta los surcos melódicos en la música del universo: la conciencia. Ahora sólo nos resta, mediante ésta, honrar la indivisibilidad (o al menos intentarlo).

Twitter del autor: @ParadoxeParadis