*

X

¿La gente estúpida sabe que lo es? John Cleese de Monty Python tiene una respuesta (VIDEO)

Por: pijamasurf - 03/01/2016

El efecto Dunning-Kruger explica la incapacidad metacognitiva de autoevaluarse en parámetros que no manejamos, porque si tuviéramos los parámetros no seríamos estúpidos... ¿o sí?

John Cleese, uno de los genios cómicos detrás de Monty Python, ha sido profesor visitante en la Universidad de Cornell y ha dado conferencias y entrevistas sobre la psicología de la creatividad, las dinámicas de grupo y el "ser" de las celebridades. En este breve video (de apenas 1 minuto), Cleese aborda de una manera muy lógica un problema práctico: ¿saben los estúpidos que lo son?

Según Cleese, "saber qué tan bueno eres en algo requiere exactamente de las mismas habilidades para ser bueno en ese algo en primer lugar"; en otras palabras, "--y esto es increíblemente divertido, si no eres bueno en absoluto para ese algo, entonces careces justamente de la habilidad para saber que no eres bueno en absoluto para ello".

Esto se conoce como el efecto Dunning-Kruger. Investigadores de la Universidad de Cornell y amigos de Cleese creen que consiste "en un sesgo cognitivo donde los individuos poco capaces sufren de delirios de superioridad, calificando erróneamente su habilidad como más alta de lo que es", a causa de una "incapacidad metacognitiva de los poco capaces para reconocer su ineptitud". Pero el efecto también puede jugar al revés, pues existen "individuos altamente calificados que subestiman su relativa competencia, asumiendo erróneamente que las tareas que son fáciles para ellos también son fáciles para los demás".

La "pena ajena" derivada de la estupidez del otro puede ser precisamente la evidencia de que somos capaces de reconocer cuando alguien no es bueno para lo que hace y no sabemos cómo decírselo; ¿pero es peor permitir que tu amigo que no sabe nada de política siga ridiculizándose a sí mismo exponiendo su ignorancia en redes sociales, o no decírselo y seguir siendo un testigo mudo? Si partimos de que el estúpido no sabe que lo es, ¿no caeremos nosotros mismos en acciones o  comportamientos estúpidos simplemente porque nadie nos ha dicho que lo son? Dinos qué opinas en los comentarios.

Asiste a un choque de titanes en la lucha libre vudú de Senegal (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/01/2016

En África la lucha libre es uno más de los umbrales entre el mundo de los mortales y el de lo divino, pero el mortal que pueda inclinar a su favor la balanza puede llevarse entre 10 mil y 300 mil dólares por combate

(Todas las imágenes: ©Christian Bobst/The Guardian)

En la costa atlántica de África, en la ciudad de Dakar, Senegal, tiene lugar un tipo de competencia/deporte/arte marcial que conjuga la fuerza y habilidad física de los luchadores con un sentido ritual. Observar el ensayo fotográfico de Christian Bobst publicado en The Guardian nos hace preguntarnos qué sentiríamos si en México o en la liga estadounidense un luchador se bañara con leche y ofreciera una ofrenda a una deidad del panteón vudú. La multitud de estos eventos alcanza el rango de lo masivo para los estándares locales, y los apostadores están a la orden del día.

2000 (2)

Y es que los gris gris rescatan algo sobre las artes marciales y el combate de competencia que los griegos tenían muy claro: los cantos que los poetas componían en honor de los vencedores en las olimpiadas los comparaban con Hércules en fuerza y con leones en ferocidad. Existe algo muy primordial en el hecho de que el combate en Senegal siga teniendo una vinculación tan inmediata con lo religioso, pues nos permite tomar perspectiva respecto al combate como espectáculo (sin descrédito alguno de este sano y brutal entretenimiento) donde los luchadores se relacionan de otra forma con las mitologías locales y con el consumo.

2000 (1)

1000

1000 (6)

1000 (5)

Pero haríamos mal en ver a los gris gris como una curiosidad exotista más (el llamado "occidente" no es mucho menos violento en cuanto a deportivizar la guerra): este es el deporte nacional (y no sólo de Senegal, también del Congo) y un buen luchador obtiene algo más que un guiño de las divinidades cuando alcanza la victoria: la carrera de luchador no es larga, pero el vencedor será respetado siempre, e incluso puede aspirar a abrir un gimnasio y enseñar a otros luchadores. Y eso puede hacer la diferencia para muchos jóvenes en un país con oportunidades limitadas por la geografía y la tensión política. 

 

(Visita la galería completa en The Guardian)