*

X

Himnos íntimos: los exquisitos márgenes de la cultura millennial de Londres (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/23/2016

Si algo parece tener en común esta generación es su apertura al cambio y a las nuevas experiencias

Poem Baker es una fotógrafa inglesa cuyo trabajo durante los últimos años se ha enfocado en retratar a jóvenes de veintipocos años, provenientes de distintos sectores de la sociedad, con especial énfasis en individuos creativos, artistas, músicos, actores, diseñadores de moda, así como travestis, transgénero y todo aquel que viva en los márgenes de la sociedad de masas.

Cuando pensamos en millennials puede que lo que venga a la cabeza sea Miley Cyrus controlada por las exigencias de productores musicales octogenarios de la industria musical, pero la vida se renueva en cada generación, y la estética es capaz de dar cuenta de estos cambios. 

Algo que llama la atención de las fotos de Baker es que suele retratar a los mismos individuos en repetidas ocasiones durante mucho tiempo, lo que va configurando una narrativa interesante a través de las distintas series, que comenzaron en 2010. Las identidades no permanecen fijas ni constantes: si algo parece tener en común esta generación es su apertura al cambio y a las nuevas experiencias, incluyendo --pero no limitándose sólo a-- las sexuales, las de género, las que involucran desde alimentos hasta sustancias e idiomas distintos. Hermosos monstruos globalizados hechos a partir de retazos de las viejas culturas.

Las series completas pueden consultarse en su página oficial (NSFW).

Te podría interesar:

El hipnótico encanto de los videos de comida procesada en YouTube

Por: pijamasurf - 03/23/2016

Observar conjuntos y constelaciones de frutas y verduras encierra un disfrute enigmático, probablemente autista, pero en suma distinto a los viejos videos de gatitos

Hace unos días descubrimos este video de Shon Arieh-Lerer acerca de su fascinación por los videos de fábricas de comida en YouTube: lo que empezó como una forma menor de curiosidad se transformó poco a poco en una obsesión, y por qué no, en una estética. No se trata de denunciar las malas prácticas empresariales contra los tomates, el desgaste de los empleados que laboran empacando quesos, ni las condiciones de las mujeres embarazadas en plantas de extracción de leche de vaca en India: se trata de la galvanizante melodía de la máquina, la naturaleza y el absurdo.

Así como existen placeres muy particulares al navegar en YouTube o páginas de videos (desde gatitos hasta récords deportivos, pasando por el ASMR), hay otros de los cuáles es difícil enterarse: los videos de procesamiento de comida están producidos exclusivamente para audiencias corporativas y suelen formar parte del discurso de capacitación, ventas o de identidad corporativa de una empresa. 

Pero aunque no estén hechos para salir al mundo, estos videos tienen un encanto muy especial: no es solamente la música que parece de película porno de los 80 (y que conste que no tenemos nada contra la música del porno, todo lo contrario), sino el radiante placer de la máquina en su hipnotizante función: es un placer semejante a ver un GIF, un jardín zen o el vuelo de las aves en el horizonte.

¿Qué decir de la épica de los tomates?

 

Una sinfonía de quesos:

¿O la extracción de pulpa de mango?