*

X

Extraño comportamiento en chimpancés sugiere que han desarrollado la creencia en un dios (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/05/2016

Un grupo de científicos observó a varios chimpancés en Guinea que podrían hacer rituales y otros actos decididamente religiosos

La creencia en un ser superior que da sentido a la existencia ha sido hasta ahora una circunstancia que se cree exclusivamente humana porque en términos científicos requiere de la capacidad de pensamiento complejo que, al menos en este planeta, sólo ha desarrollado el Homo sapiens.

Sin embargo, esto podría estar al menos en duda, debido a un estudio científico cuyos resultados recién se publicaron y los cuales, grosso modo, sugieren que un grupo de chimpancés en África ha desarrollado un sistema ritual o religioso en el que parece existir la figura de un “dios” al cual se le rinde culto.

El descubrimiento y posterior investigación se realizó por un equipo encabezado por Laura Kehoe, estudiante de doctorado en la Universidad Humboldt de Berlín, quien junto con sus colegas escondió cámaras en zonas naturales de Guinea para estudiar el comportamiento de dichos primates.

Entre las observaciones realizadas, la que más llamó la atención de los científicos fue la de un acto repetido en el cual los chimpancés arrojaban piedras a un árbol, las apilaban en las inmediaciones de su tronco e incluso se preocupaban por llenar huecos en su tronco con las rocas. Este es el registro en video de lo sucedido:

Lo notable es que, a diferencia de lo que sucede con casi todas las conductas animales, que en general tienen un propósito funcional claro y elemental, es decir, sirven para algo en el marco de su supervivencia como individuos y especie, en este caso no parece existir dicha cualidad. A menos que se piense en esas acciones desde una perspectiva ritual, lo cual tiene coherencia si además se toma en cuenta que estas fueron acciones que el mismo grupo de chimpancés repitió en distintos momentos.

¿Será entonces que la religión también es un comportamiento estrictamente evolutivo, y los chimpancés no están más que siguiendo la misma ruta que siguieron nuestros antepasados homínidos?

Te podría interesar:

Las líridas en abril, una de las más espectaculares lluvias de estrellas de 2016

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/05/2016

Entre el 16 y el 25 de abril se podrá observar la lluvia de cometas de las líridas desde la mayoría de países alrededor del mundo

Entre las lluvias de estrellas que cada año nos regalan los cielos, las líridas destacan por ser una de las más espectaculares. Esto se debe a la cantidad de meteoros que suelen desfilar producto de que en abril la Tierra atraviesa la estela de polvo que deja el cometa Thatcher (C/186 G1), compuesta por una gran cantidad de centellas que terminan regalándonos una preciosa coreografía de luz. 

Fecha y clímax de la lluvia de estrellas de las líridas en 2016

Este año la lluvia de estrellas se registrará entre el 16 y el 25 de abril, siendo el clímax el día 22, poco antes del amanecer, fase durante la cual podrán verse hasta 100 cometas por hora (lo cual le vale el calificativo de una de las más espectaculares lluvias de estrellas). El resto de los días, comenzando desde hoy, podrán llegarse a apreciar alrededor de 20 comentas por hora.

Desde que países se observará y hacia dónde voltear

Todos los países del hemisferio norte, así como aquellos ubicados en el hemisferio sur cerca del ecuador, podrán acceder al espectáculo de las líridas. Desafortunadamente, este año el fenómeno se empalma con una fase lunar ya avanzada, sobre todo durante el clímax de la lluvia, el 22 de abril. Por eso te sugerimos que a partir de hoy, pasada la medianoche, mires hacia el este y, con un poco de suerte, captarás algunos meteoros –si bien la cantidad será mucho mayor hacia el clímax, la ventaja de observarlos ahora es que la Luna aún no será tan grande como para opacar a los cometas con su luz. 

Historia

Las líridas fueron registradas por primera vez hace más de 2 mil años, cuando se observaron en la antigua China alrededor del año 687 a. C. Desde entonces han acompañado a los cielos de abril, y cada año en esta época emergen para deleite de nuestro planeta.