*

X

"Escalera de nubes": una cueva tan grande que tiene su propio clima (IMÁGENES)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/15/2016

Una inmersión a la segunda cueva más grande del mundo

Entrar a una cueva puede ser como regresar al vientre materno de una madre misteriosa, oscura y en este caso inmensa. Hace un par de años, un grupo de espeleólogos documentó por primera vez la cueva de la Escalera de Nubes, también conocida como Cámara de las Escalera de Nubes, parte del sistema de cuevas Er Wang Dong en China. La expedición encontró que esta cueva, la segunda más grande del mundo, está tan aislada que tiene su propio clima.

Las imágenes aquí mostradas fueron tomadas por Robbie Shone, quien en su momento explicó a la revista New Scientist: "El clima logra entrar, pero no tiene forma de salir. Simplemente se queda ahí flotando".

La asimetría de la cueva, que tiene sólo una apertura superior hacia el mundo, hace que el aire húmedo se quede atrapado y llene una cámara de 6 millones de metros cúbicos de nubes. Es por ello que se llama "escalera de nubes".

Shone considera que las cuevas son los lugares más misteriosos del mundo y señala que si bien tenemos fotos de la Luna, existen muchas cuevas de las cuales no se tiene ningún registro. 

Nueva investigación científica sostiene que los insectos tienen conciencia

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/15/2016

Investigadores empiezan a descubrir que no sólo nosotros somos conscientes

Un nuevo trabajo científico, publicado en Proceedings of National Academy of Sciences, mantiene que los insectos tienen conciencia de sí mismos. Los investigadores escanearon el cerebro de diversos insectos y analizaron su actividad cerebral cotejándola con la de los seres humanos. Aparentemente, encontraron indicadores de que los insectos tienen una sensación de experiencia subjetiva.

Aunque los insectos tienen cerebros muy pequeños su cerebro medio, asociado con la actividad de la conciencia, muestra una actividad similar a la del ser humano. En este núcleo antiguo del cerebro se logra vincular la memoria, la percepción y otros aspectos claves de la conciencia. 

"Su experiencia del mundo no es tan rica o detallada como la nuestra --nuestro neocórtex añade algo a la vida. Pero de todas maneras se siente de cierta forma ser un abeja", dice uno de los autores.

Esto no significa que las abejas tienen pensamientos como  los nuestros, en los que reflexionan sobre cómo es ser un abeja o se hacen preguntas filosóficas, sino que integran experiencia subjetiva. 

Según los autores, la investigación puede arrojar luz sobre cómo nació la conciencia entre los animales.  

Quizás la ciencia algún día descubra, un poco más tarde que otras disciplinas del conocimiento, que todas las cosas tiene conciencia.