*

X

El narcisismo, una epidemia contemporánea

Por: pijamasurf - 03/13/2016

La era de Internet se ha aliado a la tendencia individualista y juntos han detonado lo que muchos consideran un narcisismo epidémico

El concepto de narcisismo como tal nace hace más de 2 mil años con la leyenda de Narciso, escrita por Ovidio. Posteriormente se popularizaría gracias a que Freud retoma dicho mito para explicar aspectos de su teoría del ego, y a partir de entonces el narcisismo se ubicaría como un fenómeno de la psique humana que, cuando excede un cierto nivel, se torna una patología. 

El aspecto saludable o neutral de esta acepción tiene que ver con la seguridad de una persona en sí misma, así como con el amor propio. Sin embargo, cuando un individuo se muestra demasiado preocupado por sí mismo y su estabilidad requiere de la aceptación y admiración del otro, entonces empieza a florecer el doble filo. La carencia de estos ingredientes en la vida del narcisista detona un alto nivel de inseguridad en él, e inclusive depresión. Por eso busca casi insaciablemente estos aditamentos anímicos y aunque se muestra muy sólido y seguro frente al mundo, en realidad es un perfil psicológico bastante frágil. 

Si bien el narcisismo como fenómeno ha acompañado a la humanidad desde tiempos inmemorables, en los recientes se advierte una notable propagación de esta condición. Para explicar esta situación se han señalado diversos factores, entre ellos la orientación hacia el individualismo que se consolidó tras la era industrial y que en las últimas décadas ha acentuado el cambio de un compromiso con lo colectivo a un enfoque en el bienestar individual; también se apunta a este afán de las retóricas de autosuperación por nutrir, quizá en exceso, el tema de la autoestima. Como tercer factor se señala la revolución digital y la masificación de redes sociales; en particular se califica a Facebook e Instagram como vitrinas en las cuales proyectamos personalidades semificticias en espera de la aprobación colectiva y, aunque resulte un tanto paradójico, las "redes sociales" son virtuales comunidades que al parecer terminan alimentando más el ego individual que la responsabilidad colectiva o la empatía.

De hecho, como  bien menciona este artículo de Psypost, un gran cúmulo de estudios orquestados en la Universidad de Harvard concluyó que aquello que más felicidad genera son las relaciones fuertes y duraderas o, en otras palabras, que "la transición de la inmadurez a la madurez es análoga a la transición del narcisismo a la conexión".  

Te podría interesar:

La cabeza de William Shakespeare no está en su tumba, revelan arqueólogos

Por: pijamasurf - 03/13/2016

Para preservar la leyenda (y tal vez para no tentar la maldición que pesa sobre la tumba) el misterio de la cabeza de Shakespeare no será resuelto más allá de un nivel estrictamente superficial

La tumba de William Shakespeare en la iglesia de la Sagrada Trinidad de Stratford-on-Avon no tiene nombre, solamente una estrofa a manera de epitafio: "Good friend, for Jesus’ sake forbear,/ To dig the dust enclosed here./ Blessed be the man that spares these stones,/ And cursed be he that moves my bones" ("Buen amigo, por amor de Dios, evita/ mover el polvo encerrado aquí./ Bendito sea el hombre que deje en paz estas piedras,/ y maldito sea aquel que mueva mis huesos")Sin embargo, es posible que la cabeza de uno de los poetas más leídos de todos los tiempos ni siquiera esté ahí.

Un documental inglés que se transmitirá la próxima semana buscó desentrañar --metafóricamente-- algunas de las leyendas asociadas a la tumba del Bardo. Por ejemplo, desmentir el rumor de que fue enterrado de pie, como sí fue el caso de su colega Ben Jonson. Dicha producción reveló que la cabeza de Shakespeare pudo haber sido robada en algún momento de la Historia, una leyenda que parece tener un fundamento concreto gracias al radar de penetración en el terreno.

Kevin Colls es el arqueólogo en jefe que analizó la tumba: "Nos topamos con esta cosa muy rara del lado de la cabeza. Era muy obvio, con la información que recibíamos, que había algo distinto ahí en ese lugar en particular. Concluimos que eran signos de que el material fue excavado y puesto de nuevo en su lugar".

[caption id="attachment_107400" align="aligncenter" width="614"]Imagen via: Production Company/Arrow Media/Channel 4 Imagen via: Production Company/Arrow Media/Channel 4[/caption]

 

Durante el siglo XVIII tuvo lugar un auge de los robos de tumbas, por lo que la cabeza de Shakespeare pudo haber terminado en alguna colección particular desde entonces: "La gente quería los cráneos de gente famosa, potencialmente para analizarlos y ver qué los hacía ser genios. No me sorprende que los restos de Shakespeare fueran un blanco".

Este año William Shakespeare cumplirá 400 años de muerto, pero el misterio de su cabeza no se resolverá pronto. El reverendo Patrick Taylor, autoridad en la iglesia de la Sagrada Trinidad, no permitirá que los restos del Bardo sean exhumados para analizar qué pudo ocurrir en el sitio, algo bastante considerado desde el punto de vista de los huesos de un poeta: "Esperamos seguir respetando la santidad de su tumba, de acuerdo con los deseos de Shakespeare, y no permitir que se le moleste. Habremos de vivir con el misterio de no saber completamente lo que yace bajo la piedra".