*

X

El hipnótico encanto de los videos de comida procesada en YouTube

Por: pijamasurf - 03/31/2016

Observar conjuntos y constelaciones de frutas y verduras encierra un disfrute enigmático, probablemente autista, pero en suma distinto a los viejos videos de gatitos

Hace unos días descubrimos este video de Shon Arieh-Lerer acerca de su fascinación por los videos de fábricas de comida en YouTube: lo que empezó como una forma menor de curiosidad se transformó poco a poco en una obsesión, y por qué no, en una estética. No se trata de denunciar las malas prácticas empresariales contra los tomates, el desgaste de los empleados que laboran empacando quesos, ni las condiciones de las mujeres embarazadas en plantas de extracción de leche de vaca en India: se trata de la galvanizante melodía de la máquina, la naturaleza y el absurdo.

Así como existen placeres muy particulares al navegar en YouTube o páginas de videos (desde gatitos hasta récords deportivos, pasando por el ASMR), hay otros de los cuáles es difícil enterarse: los videos de procesamiento de comida están producidos exclusivamente para audiencias corporativas y suelen formar parte del discurso de capacitación, ventas o de identidad corporativa de una empresa. 

Pero aunque no estén hechos para salir al mundo, estos videos tienen un encanto muy especial: no es solamente la música que parece de película porno de los 80 (y que conste que no tenemos nada contra la música del porno, todo lo contrario), sino el radiante placer de la máquina en su hipnotizante función: es un placer semejante a ver un GIF, un jardín zen o el vuelo de las aves en el horizonte.

¿Qué decir de la épica de los tomates?

 

Una sinfonía de quesos:

¿O la extracción de pulpa de mango?

Bolsa mágica para ir al baño cuando no hay baños a la vista

Por: pijamasurf - 03/31/2016

Existen situaciones en la vida en las que no es factible desahogar el vientre naturalmente; para esas ocasiones existe una bolsa que combina la tecnología de un pañal de bebé con enzimas que reducen los desechos a material portátil e inodoro

En lugares donde no es factible encontrar un WC limpio --digamos, en la alta montaña o en medio del desierto-- existe una nueva forma de guardar los desechos que nuestra digestión produce: Restop utiliza distintos químicos para volver el excremento transportable e inodoro, de manera que las incursiones humanas en la naturaleza no dejen residuos.

Probablemente los exploradores más experimentados --los que han orinado en matas y enterrado excrementos toda su vida-- vean estos productos con recelo, pero la historia de Restop es bastante interesante. Comenzaron a utilizar geles y enzimas para descomponer excrementos humanos en un proyecto diseñado para trabajadores de la Pacific Bell Telephone Company durante los años 90. La compañía se dio cuenta de que los trabajadores se movían en medio de un insoportable hedor a orina, por lo que se diseñó una rudimentaria bolsa que utilizaba gel de pañal de bebé. 

Las bolsas también pueden utilizarse en situaciones de emergencia: Restop envió miles y miles de bolsas para desechos durante los días del huracán Katrina, cuando los servicios sanitarios eran inexistentes en la zona. También pueden servir para pilotos militares (el ejército de Estados Unidos ordenó miles de bolsas para sus operaciones en Irak y Afganistán) y para los asistentes a conciertos que no quieren usar baños públicos.

Además, Restop se ha preocupado por hacer completamente inodoras las bolsas: el diseñador Jeff Griffin trabaja continuamente experimentando con los materiales más apestosos que puede encontrar para ver si las bolsas resisten, con linduras como pescado podrido y excremento de vacas, gallinas, etcétera.

 

Vía Atlas Obscura