*

X

Asiste a un choque de titanes en la lucha libre vudú de Senegal (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/07/2016

En África la lucha libre es uno más de los umbrales entre el mundo de los mortales y el de lo divino, pero el mortal que pueda inclinar a su favor la balanza puede llevarse entre 10 mil y 300 mil dólares por combate

(Todas las imágenes: ©Christian Bobst/The Guardian)

En la costa atlántica de África, en la ciudad de Dakar, Senegal, tiene lugar un tipo de competencia/deporte/arte marcial que conjuga la fuerza y habilidad física de los luchadores con un sentido ritual. Observar el ensayo fotográfico de Christian Bobst publicado en The Guardian nos hace preguntarnos qué sentiríamos si en México o en la liga estadounidense un luchador se bañara con leche y ofreciera una ofrenda a una deidad del panteón vudú. La multitud de estos eventos alcanza el rango de lo masivo para los estándares locales, y los apostadores están a la orden del día.

2000 (2)

Y es que los gris gris rescatan algo sobre las artes marciales y el combate de competencia que los griegos tenían muy claro: los cantos que los poetas componían en honor de los vencedores en las olimpiadas los comparaban con Hércules en fuerza y con leones en ferocidad. Existe algo muy primordial en el hecho de que el combate en Senegal siga teniendo una vinculación tan inmediata con lo religioso, pues nos permite tomar perspectiva respecto al combate como espectáculo (sin descrédito alguno de este sano y brutal entretenimiento) donde los luchadores se relacionan de otra forma con las mitologías locales y con el consumo.

2000 (1)

1000

1000 (6)

1000 (5)

Pero haríamos mal en ver a los gris gris como una curiosidad exotista más (el llamado "occidente" no es mucho menos violento en cuanto a deportivizar la guerra): este es el deporte nacional (y no sólo de Senegal, también del Congo) y un buen luchador obtiene algo más que un guiño de las divinidades cuando alcanza la victoria: la carrera de luchador no es larga, pero el vencedor será respetado siempre, e incluso puede aspirar a abrir un gimnasio y enseñar a otros luchadores. Y eso puede hacer la diferencia para muchos jóvenes en un país con oportunidades limitadas por la geografía y la tensión política. 

 

(Visita la galería completa en The Guardian)

Te podría interesar:

Así se veía Islandia en la década de 1930 (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/07/2016

El país es conocido tanto por sus atractivos geográficos como culturales

Con una población de 330 mil habitantes y una superficie de 103 mil kilómetros cuadrados Islandia es el país con menor densidad de población de toda Europa, lo que contrasta con su tasa de alfabetización, que se encuentra entre las más altas del mundo. La isla, que colinda con el círculo ártico y presenta una de las geografías más peculiares del planeta, comenzó a poblarse en el año 874, cuando el gamonal noruego Ingólfr Arnarson se estableció allí de manera permanente, según consta en el Landnámabók (Libro del asentamiento).

Durante los siguientes siglos la isla estuvo poblada por noruegos y otros grupos escandinavos y gaélicos, pasando del control noruego al danés entre el siglo XIII y el XVIII, adquiriendo su independencia en 1918 y convirtiéndose en república en 1944. El país es conocido tanto por sus atractivos geográficos como culturales pues aunque la capital, Reikiavik, es una de las más pequeñas, tanto la ciudad como las zonas conurbadas concentran 2/3 de la población. Una gélida piedra de hielo y fuego que recibe las cálidas corrientes del Atlántico.

 

(Fotos de Berit Wallenberg)