*

X

5 rasgos de personalidad que forman y transforman la individualidad

Por: pijamasurf - 03/14/2016

La personalidad no puede reducirse a pares de opuestos como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde pero, según la psicología clínica actual, cada uno de nosotros es una mezcla de estos 5 tipos básicos de personalidad

Sin meternos en demasiadas complejidades, la psicóloga Amy Morin distingue cinco tipos de personalidad presentes en cualquier persona. La personalidad se entiende como aquellos patrones o rasgos individuales de pensamiento y emoción que predominan en un individuo (y que justamente por dicha prevalencia le confieren "personalidad" a la gente). 

El modelo de cinco factores puede parecer reduccionista, pero es un divertido ejercicio de identificación y autoconocimiento. Se extrae a través de distintos tipos de pruebas, pero aquí los presentamos únicamente como rasgos típicos:

 

1. Meticulosidad

Son personas eficientes y bien organizadas, además de autónomas. Planean con antelación y se proponen grandes metas. La gente con poca "meticulosidad" (conscientiousness) puede ver este rasgo como demasiado obsesivo pero, de manera interesante, una pareja sentimental con este rasgo de personalidad puede ayudar o complementar una personalidad más dispersa o menos consciente del orden.

 

2. Extroversión

Personas que se benefician positivamente de las actividades sociales: les gusta salir y hablar, y no se intimidan por ser el centro de atención. Pueden parecer dominantes y exagerados en su búsqueda de atención. A los hombres con este rasgo se les reconoce ya desde el fuerte apretón de manos, y suelen ser los menos neuróticos.

 

3. Simpatía

Son aquellos confiables y amables por excelencia, que no temen demostrar afecto por los demás. Se les puede encontrar haciendo trabajo comunitario o involucrados y comprometidos en habilidades sociales. Para otros tipos de personalidad pueden parecen ingenuos y pasivos, pero también son buenos si los encuentras en el ámbito financiero: prefiere un inversionista conservador (que cuida tu dinero) y no uno del tipo de personalidad receptiva (sigue leyendo) que podría tomarse libertades o riesgos excesivos con tu dinero.

 

4. Receptividad a la experiencia

Tienen muchos intereses distintos e imaginación vívida, y muestran preferencia por seguir su curiosidad y creatividad más que las rutinas demasiado planeadas. Se someten con mayor frecuencia a experiencias intensas, como prácticas espirituales o mudanzas internacionales. Pueden parecen impredecibles y dispersos para tipos de personalidades más rígidos. Estudios de personalidad los han asociado a la tendencia política liberal. 

 

5. Neuróticos

Aunque no se trate de un factor dominante, el rasgo neurótico se refiere a un alto grado de inestabilidad emocional, a la tendencia a sobrereaccionar frente a las provocaciones o las emociones dolorosas, así como proclives a la ansiedad y la irritabilidad. Otros tipos de personalidad los ven justamente así. Estudios sobre este tipo de personalidad muestran que son más proclives a publicar muchas fotos en Facebook, y no publican comentarios ni estados que provoquen controversia.

 

Estos rasgos de personalidad --nuevamente, según la psicología clínica de nuestros días-- se mantienen más o menos estables desde los 7 años de edad, pero pueden trabajarse y modificarse con esfuerzo y dedicación. ¿Te identificas más con alguno de estos tipos de personalidad? ¿Te parece un esquema demasiado vago o demasiado riguroso? Cuéntanos en los comentarios.

El futuro de las drogas podría estar en los implantes cerebrales

Por: pijamasurf - 03/14/2016

¿Será posible emular los efectos de cualquier droga a través de dispositivos cerebrales artificiales? ¿Eso podría terminar la guerra contra las drogas?

Si la guerra contra las drogas terminara por volver ilegal toda planta y sustancia química psicoactiva y enteógena, tal vez los exploradores de la conciencia tengan un campo nuevo y fecundo en la estimulación cerebral. A diferencia de la medicina tradicional (que tiene rituales y conocimiento que la medicina occidental no siempre reconoce como valioso), los implantes cerebrales comenzarán a ser una forma de programar el cerebro como si fuera una máquina, curando o previniendo padecimientos como el Alzheimer y el mal de Parkinson, pero también abriendo la posibilidad de tener "highs" químicos directamente disparados en el cerebro.

Las drogas del futuro podrían ser códigos parecidos a un sistema de videojuegos: sesiones de entre 5 y 20 minutos con diferentes tipos de estimulación, según tus necesidades. Puedes recibir un subidón o un bajón, puedes relajarte o estimularte, pues los implantes podrían imitar los efectos de cualquier tipo de droga, garantizando que nunca tendrás sobredosis ni efectos indeseados, porque no se trata de sustancias sino de efectos neuronales.

Un prototipo comercialmente viable se llama Thync y envía una corriente de 20 miliamperes al nervio trigémino en tu frente. Puede estimularte para que tengas más energía --por lo que no tiene ese aspecto oscuro de las drogas "químicas" de afectar la vida laboral-- o enviar tranquilizantes vibraciones en tu nuca y espalda para relajarte al final del día.

Otra ventaja de los implantes cerebrales es que parecen más seguros que cualquier tipo de droga ilegal en la actualidad. Muchas veces la gente sólo puede confiar en lo que el dealer le dice: no hay un mercado regulado que diga que ese LSD contiene lo que debe contener; pero con los implantes no tienes ese problema. ¿Necesitas un shot de dopamina? No hay problema. ¿Pero tienes que estar despierto y listo para una junta en la tarde? Tampoco hay problema. 

Un contra puede ser que los biohackers ingresaran en la programación y ofrecieran cosas que los fabricantes aún no se esperen, yendo más lejos y más rápido que lo que la medicina académica permite. Pero a diferencia de las sustancias ilegales, un programa de computadora y una señal eléctrica siempre dejan huella, siempre pueden rastrearse y seguirse, por lo que la propia arquitectura de los implantes debe hacerlos seguros. Por supuesto todo está apenas en fase experimental, lo cual no quiere decir que no se vea a la distancia una época próxima de cyborgs, mitad personas y mitad máquinas, conectados y comunicándose todo el tiempo.