*

X

Un recorrido por la laberintesca casa de Salvador Dalí (VIDEO)

Por: pijamasurf - 02/05/2016

5 minutos bastan para sumergirnos en la tan radical como cotidiana extravagancia de la residencia del pintor español

Salvador Dalí representa de manera contundente la extravagancia propia del surrealismo. Y por surrealismo no nos referimos sólo a la corriente artística sino a un estilo de vida determinado, que raya entre lo lúdico y lo desquiciado, y que con frecuencia accede a una estética por lo menos intrigante. 

Este afán por transgredir las normas de la "realidad", tan característico en la personalidad del artista español, quedó plasmado no sólo obviamente en su obra sino también en su hogar. Enclavada en Portlligat, en la Costa Brava del norte de España, yace la que fuera la choza de un pescador y que Dalí fue acondicionando a lo largo de 4 décadas. Abrazada por un exquisito horizonte marino, la peculiar residencia es una suerte de vitrina que exhibe la mitología personal de sus habitantes (Dalí y Gala), obsesivamente entretejida en base a objetos y estilos de radical extravagancia. 

La ubicación de este inusual hábitat dificulta su visita ya que cerca no hay ningún destino turístico, así que generalmente los que llegan hasta ahí son verdaderos apasionados de la figura dalisesca. Afortunadamente, este breve documental nos permite recorrer la casa y así adentrarnos en la obra más cotidiana de todas las que creó Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech.

Te podría interesar:

Escucha cada capítulo de "Finnegans Wake" de James Joyce en versiones musicales

Por: pijamasurf - 02/05/2016

Leer la obra del autor irlandés ya es en sí mismo una forma de arte, pero la premisa de la musicalización fue que el texto estuviera presente en cada pieza, aunque el tratamiento cambiara según los músicos y ensambles que participaron

Uno de los más radicales experimentos narrativos del siglo XX, Finnegans Wake de James Joyce, ha sido musicalizado por 17 músicos/lectores muy distintos entre sí y de procedencias distintas.

La impronta era asignar a cada músico un capítulo del libro (a menudo referido como novela, y las más de las veces calificado de intraducible o simplemente ilegible) para darle tratamiento musical (“auralmente”, dicen en la página del proyecto).

El único requisito era que las palabras del texto fueran claramente diferenciables dentro de la mezcla y que no se cambiara nada de ellas. La idea surgió cuando la gente de waywordsandmeansigns.com se preguntó cuántas personas realmente leían la novela.

Publicada por primera vez en 1939, Finnegans Wake es, junto con Ulysses (1922), una de las obras literarias más exigentes de la lengua inglesa, despertando comentarios y reacciones críticas de lo más contrastantes. Este experimento podría devolver a Finnegans... cierta accesibilidad, al proponer una interpretación de la sinuosidad de su lenguaje igualándolo a una más de las cadencias musicales propuestas.

Sin embargo, la historia de Finnegans Wake (así como otros aspectos de la obra de Joyce) siempre ha estado ligada por la música: se trata de una vieja balada de taberna del siglo XIX donde Tim Finnegan cae por una escalera —en evidente estado alcohólico— y muere, sólo para resucitar poco después.

 

Escucha los otros 16 capítulos en Internet Archive