*

X

Modelo de Instagram reenvía fotos no solicitadas de genitales a las novias de acosadores

Por: pijamasurf - 02/01/2016

Enviar imágenes de genitales no pedidas no es una forma de ligar, sino una forma de acoso online que poco a poco es castigado socialmente a través de la exposición pública

 sears3

Emily Sears es una bella modelo australiana actualmente viviendo en Los Ángeles que se ha enfrentado al acoso virtual de una manera práctica, franca y sin miramientos. Debido a los 2.4 millones de seguidores que Sears ha recabado a través de Instagram (y a su innegable belleza), la joven ha atraído también mucha atención negativa de hombres tratando de ligársela. Cuando Sears recibe una foto de genitales, la reenvía a la novia o familiares del pervertido con mensajes como "las chicas debemos mantenernos unidas" o "lamento ser la portadora de malas noticias".

La estrategia funciona lo mismo para fotos de genitales masculinos como para videos de masturbaciones no solicitados y todo tipo de acoso online: Emily busca a la pareja del susodicho y le escribe una apenada (no pun intended) nota para explicarle la situación, incluyendo capturas de pantalla de las conversaciones, imágenes o videos.

Emily Sears (Instagram) Emily Sears (Instagram)

Junto con su amiga, la modelo Laura Lux, Emily ha llevado a cabo esta estrategia para recordarle a los acosadores online "que deben respetar a las mujeres". Además, piensa que esto "hace responsable a la gente de algo que parece perderse en línea: estar detrás de una pantalla le da a las personas una falsa sensación de anonimato".

Luego de recibir dos o tres fotos de penes al día, Emily comenzó a ponerse en contacto con las familias de los acosadores, además de postear en línea los mensajes para escarmiento de donjuanes indeseados. "He notado que desde que he publicado mis respuestas como advertencia, el número [de fotos no solicitadas] se ha reducido significativamente. Creo que mis seguidores están captando el mensaje lentamente".

sears2

Aunque Emily y Laura no siempre reciben respuesta de las novias o familias de los acosadores, cuando éstos se enteran de la situación generalmente sus impulsos bajan, y les envían "disculpas de pánico". 

No importa si se trata de una celebridad web o de una persona común y corriente: el acoso virtual debe evidenciarse y discutirse abiertamente, y casos como el de Emily Sears y Laura Lux muestran hasta qué grado hemos perdido el respeto por la gente, especialmente por las mujeres, al suponer que sólo por mostrarse en poca ropa o en poses provocativas esperan ser bombardeadas por fotos de genitales. Ojalá que la idea se reproduzca y sean las novias las que lidien con la libido de sus novios acosadores.

sears

Inspirada en Islandia, Suiza declara la guerra contra los banqueros corruptos

Por: pijamasurf - 02/01/2016

Hacer responsable a individuos concretos de los desastres financieros que producen las corporaciones es el primer paso para sanear la economía mundial, según demuestra de forma elocuente el caso de Islandia

Monoply-Banker-Bankster1

 

Islandia es el único país que se ha recuperado de la crisis financiera de 2008. ¿Cómo? Una de las estrategias fue vender uno de los tres bancos más grandes del país, Íslandsbanki, cuyo importe será repartido entre todos los ciudadanos islandeses. ¿Cuánto le toca a cada uno, preguntan ustedes? Probablemente 30 mil coronas (unos 240 dólares) no parezca una fortuna, pero el impacto es mayor si consideramos que gracias a movimientos de este tipo Islandia logró pagar (por adelantado) su deuda con el Fondo Monetario Internacional.

La crisis financiera global de 2008 creó un movimiento popular islandés que encarceló a una veintena de banqueros, vendió uno de los bancos más grandes del país y saneó las finanzas públicas en menos de 1 década. Inspirado por ellos, un movimiento en Suiza llamado Swiss Sovereign Money (SSM) busca limitar la especulación monetaria de los grandes bancos que han dado fama de paraíso financiero al país.

La premisa es sencilla: 90% de las transacciones en Suiza se realizan con dinero electrónico. Lo que el SSM buscará es obligar a los bancos a respaldar todo el dinero electrónico con reservas de oro y plata, de modo que dejen de producir dinero "de la nada". Hasta el momento se han recabado más de 110 mil firmas para llevar a plebiscito la propuesta del SSM.

Uno de los blancos prioritarios del SSM es reducir el poder del Banco de Pagos Internacionales (BPI), con sede en Basilea. Se trata de una compañía privada operada por algunos de los bancos más grandes del mundo, prestándoles dinero que de hecho no está respaldado físicamente (i.e.: dinero electrónico que no existe); cuando un banco crea una línea de crédito, el BPI produce dinero electrónico para respaldarlo, cobrando los intereses respectivos. Limitar esta práctica prevendría que la burbuja de especulación financiera vuelva a estallar, como en 2008, hundiendo muchas economías internacionales y dejando a miles en la calle.

De aprobarse, se trataría de un golpe poderoso contra la élite de banqueros a nivel mundial, a menudo descrita por los medios como un “cártel” capaz de crear deuda a voluntad. Como en la teoría del caos (donde, a grosso modo, el aleteo de una mariposa en California produce un huracán en Japón), la especulación financiera de los grandes mercados afecta globalmente el movimiento de capital. 

Se trata también de recordarnos que el dinero es un consenso de colaboración pública y que como tal, puede ser modificado. A menudo pensamos que el dinero es una especie de fuerza natural, pues hemos fetichizado a tal grado su supuesto poder que dejamos que las élites corruptas administren los recursos a su antojo. En la medida en que la gente logre organizarse y tipificar como crimen la creación de deuda (cuyos únicos beneficiados son los bancos y sus dueños, el 1% del que nos alertara Occupy Wall Street en 2012), el dinero podrá convertirse en energía materializada para hacer cosas en favor de todos, y no en una fuente irrefrenable de acumulación y especulación.

 

(Waking Times)