*

X

Mark Zuckerberg, el único con los ojos descubiertos entre esta multitud cegada por la realidad virtual (FOTO)

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 02/22/2016

Una perturbadora escena del Mobile World Congress 2016: mientras una multitud prueba un dispositivo de realidad virtual, Zuckerberg se pasea victorioso con los ojos descubiertos

Qué extraña escena describes y qué extraños prisioneros, son iguales a nosotros.

Platón, La república, Libro VII

Ahora vemos confusamente, como en espejo; pero después veremos cara a cara.

I Corintios 13:12

Este día, la empresa Samsung presentó un par de nuevos modelos de teléfonos móviles cuya característica más notable es su cámara de video, que permite grabar videos de realidad virtual (algo que hasta ahora sólo era posible hacer con dispositivos más especializados y costosos).

La noticia puede ser importante en sí misma o específicamente para el ámbito de la tecnología y las comunicaciones; sin embargo, el motivo por el que está circulando con cierta profusión en medios es otro: una imagen en donde se ve a Mark Zuckerberg caminando por una de las salas del Mobile World Congress 2016, un paseo que algo tiene de triunfante, pues él es la única persona con los ojos descubiertos entre una multitud atenta más bien a la pantalla minúscula que han puesto voluntariamente frente a sus ojos, recubierta por todos lados para que eso sea lo único que miren.

zuck

“¿Es esta imagen una alegoría de nuestro futuro? La gente en una realidad virtual mientras uno de nuestros líderes camina entre nosotros”, dice el tweet de Nicolas Debock que, atinadamente, resume esta situación, con reminiscencias de la literatura distópica que, en el mejor estilo de George Orwell, Aldous Huxley o Philip K. Dick, previó el sometimiento de las multitudes por la vía mansa de la distracción y la luminosidad de los espectáculos que nunca cesan.

La escena también podría suscitar ciertas evocaciones del mito de la caverna platónico, esa conocida parábola que cuenta el filósofo por vía de Sócrates en el Libro VII de La república. Grosso modo, la historia consiste en una serie de prisioneros que viven encadenados en torno a una hoguera, pero de espaldas a ésta, con la vista hacia las paredes de la cueva donde nacieron, por lo cual lo único que ven y conocen son las sombras de las formas que pasan detrás de ellos, frente al fuego. Hasta que un día uno de ellos escapa o es liberado y se da cuenta de que el mundo que conocía hasta entonces no es más que una proyección del que en realidad es y al cual, aunque conocía por sus sombras, se podría decir que más bien ignoraba. La historia concluye con el regreso del prisionero liberado a la caverna para contarle a los otros prisioneros la verdad, a la que ellos reaccionan burlándose de él y desacreditándolo.

En la imagen de Zuckerberg, sin embargo, el símil tiene un variación sutil pero decisiva. Es como si él fuera ese prisionero que conoce el mundo auténtico pero que, en vez de volver para intentar liberar a sus compañeros mostrándoles la verdad, regresa para apretar aún más sus cadenas, para reforzar su creencia de que la realidad está en esas sombras que se proyectan ante sus ojos. No un salvador, sino un tirano. Un hombre que, como en ciertas tragedias griegas, se presenta provisto de un instrumento que lo vuelve poderoso y acaso invencible: el conocimiento.

Te podría interesar:
Hay cosas que quizá sería mejor no saber pero, si necesitas saciar tu curiosidad y conocer lo que Google sabe de ti, puedes empezar por esto

La masificación del Internet, la aparición de las redes sociales y la popularización de los teléfonos inteligentes, que más que máquinas de enviar y recibir llamadas son minicomputadoras que obtienen, almacenan y envían información nuestra todo el tiempo, han despertado profundas inquietudes sobre cómo conservar nuestra privacidad. Pareciera ser que enormes e impersonales corporaciones son dueñas de toda nuestra información, edad, lugar de nacimiento, lugar de trabajo, domicilio, dónde nos gusta comer, cuánto gastamos, debemos o tenemos en el banco, con quién hablamos, a quién ignoramos y tantas otras cosas que preferiríamos mantener como privadas. Dice la sabiduría popular que la ignorancia suele ser una bendición, pero si quieres dejar de preguntarte qué es lo que Google sabe de ti y descubrirlo, sigue estos pasos: 

1. Dirígete a history.google.com/history

2. Asegúrate de haber ingresado con tu cuenta de Google ya que éste sólo salva la información de las búsquedas que has realizado mientras estés dentro ella. Puede que esto no te diga absolutamente todo sobre tus búsquedas pero puede darte (o a cualquier otra persona con acceso) una muy buena idea de tus hábitos en la red. 

3. Selecciona la flecha junto a “última semana” y cámbiala a “todo el tiempo”.  

4. Si quieres ver tu historial de búsqueda más reciente selecciona la opción de “último mes” y “último año”. 

5. Si después de ver todo esto lo que más quieres es borrar tu información de navegación, puedes hacerlo dando un click en los tres puntos que se encuentran en la esquina superior derecha de la ventana y seleccionando “Opciones para borrar”. Esto te dará la opción de borrar los datos de “hoy” o “ayer”, pero si quieres borrar aún más da clic en la opción de “Avanzado”. 

6. Google también sabe a dónde vas. Si le das clic a los tres puntos de la esquina superior derecha y seleccionas “preferencias” y luego “mostrar más controles” puedes tener acceso a la información de lugares a donde vas. En caso de que tengas los servicios de localización desactivados, lo único que verás es un mapa con todos los lugares desde los cuales has usado tu teléfono. 

7. Si vas al botón de “Control de actividades” y seleccionas “Anuncios” podrás ver qué edad Google cree que tienes, así como tu sexo y tus intereses. Si quieres puedes cambiarlo, pero esto modificará el tipo de publicidad que recibes de parte de todos los productos pertenecientes a Alphabet.

8. Luego toma un momento para respirar profundo y asimilar el hecho apabullante de que Google podría saber más de ti que tus padres, amigos, colaboradores, pareja o incluso que tú mismo.