*

X

Los bocetos inéditos del brillante Edward Hopper

Arte

Por: pijamasurf - 02/14/2016

Las atmosferas anímicas que muchos adoramos se originaron en estos bocetos que hasta hace poco habían permanecido ocultos al público

Fue apenas hace un par de años que los bocetos que sirvieron como base para algunas de las más intrigantes obras del pintor Edward Hopper (1882–1967) emergieron en una exposición en Nueva York. Si bien seguramente el artista jamás concibió estos bocetos como piezas en sí, su relevancia y la seducción que ha producido su corpus de obra a través de los años hacen de ellos un excitante tesoro para muchos. 

En un continuo de la tradición que atesora los instantes cotidianos, Hopper cristaliza aquellos intervalos que enmarcan la exhalación de la existencia. La fría luz matutina en un apartamento de la gran ciudad es el escenario en que atestiguamos el cuerpo desnudo de una mujer que cavila mirando por la ventana. Una sensación de vacío, un instante de fuga en que nos volvemos consientes de nuestro propio desamparo, una invitación para atestiguar un bello momento que los sujetos retratados suponían íntimo.

El pintor neoyorquino no sólo atisba la vida cotidiana de la ciudad moderna, retrata el espasmo disimulado, extrae de la cotidianidad urbana el alma de los personajes. Ahora, gracias a estos bocetos develados por su viuda, tenemos la oportunidad de abonar al espíritu la visión de un magnifico creador, así como encarar el reflejo de nuestro tiempo y condición, ya que la obra de este artista siempre será vigente.   

En muchas de estas piezas reconocerás el aliento fantasmagórico de obras que quizá te han robado de este mundo durante segundos, minutos u horas, para sumergirte en los ambientes de un universo que sólo le pertenece a él, a Hopper. 

study-for-morning-sun

8be3c655e3f4787994c755e7537a57eb

hop_324_800

Te podría interesar:

¿Tenemos ya al heredero de Hayao Miyazaki? Esta animación hecha a mano así lo augura (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 02/14/2016

Esta pequeña prueba de un posible largometraje aún en proyecto nos hace pensar que tenemos al nuevo gran cineasta de animación de nuestra época

La entrañable y perseverante genialidad de Hayao Miyazaki ­reflejada en largometrajes como El castillo vagabundo o El viaje de Chihiro conquistó a millones de espectadores en todo el mundo, con lo que parte del imaginario creativo de Japón entro así a Occidente por la puerta grande.

Tristemente, como dice el adagio latino, ars longa vita brevis: la vida humana es corta en comparación con la voluntad artística, cuyo impulso es preservarse en el tiempo. En 2013, durante el Festival de Cine de Venecia, Miyazaki anunció su retiro como cineasta y animador, con lo cual cesó esa trayectoria brillante de un hombre que ahora tiene 75 años de edad.

Sin embargo, sucede con los grandes que, inevitablemente, se convierten en maestros, a veces por el azar de la influencia. Hace unos meses compartimos en Pijama Surf el sorprendente corto de un estudiante francés inspirado en la estética de Miyazaki. Ahora nos entusiasma reseñar otro tráiler, esta vez de un joven de origen pakistaní que realizó esta animación al más puro estilo del maestro: a mano, artesanalmente, delicadamente.

 

El proyecto de Usman Riaz lleva por título El vidriero y alude a la epifanía un tanto poético-existencial que tiene el protagonista de su historia, un joven de dicho oficio que un día se da cuenta de que “la vida es hermosa pero frágil, un poco como el cristal”.

Por ahora Riaz busca financiamento para llevar a cabo el largometraje. Si deseas apoyarlo puedes donar a la causa a través de la plataforma Kickstarter, en este enlace. Y quién sabe, tal vez tu aportación servirá para llevar a buen puerto al próximo cineasta de animación que poblará parte de nuestras fantasías.