*

X

La poesía visual del Lago Superior chocando interminablemente con estos cristales de hielo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/29/2016

Deléitate con estas imágenes en las que el agua y la brisa del Lago Superior hacen música con fragmentos de hielo que parecen los vidrios de un enorme cristal roto

Como un koan del invierno, este video capta en una serie de loops el momento (que parece infinito) en el que las olas del Lago Superior chocan contra montículos de hielo en forma de vidrios rotos.

El video fue captado con una magistral sensibilidad por Dawn LaPointe de Radiant Spirit Gallery desde diferentes ángulos, mostrando este bello y por momentos tortuoso masaje que podemos apreciar como una metáfora del tiempo.

Los gruesos fragmentos de hielo en las costs de Duluth, Minnesota, se convierten en una postal del duro invierno y nos hipnotizan con una imagen que pese a ser sumamente áspera y poco plácida contiene una alta dosis de belleza. Recomendamos dejar el video en repeat para que el efecto musical del hielo crujiente se convierta en un patrón hipnótico.

Te podría interesar:

El extraño espectáculo de rituales de cortejo animal ejecutados por humanos (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/29/2016

La naturaleza está lejos de la humanidad, pero quizá no tanto en asuntos de seducción y apareamiento

Sabemos bien que parte de la condición humana es ya estar irremediablemente separados de la naturaleza. A pesar de los discursos que defiende un regreso a nuestro origen natural, lo cierto es que ser humano implica ser ajeno a dicho mundo por el solo hecho de que nuestra supervivencia tiene como condición sine qua non su transformación. Hasta donde sabemos, somos la única especie que no sólo usa sino que además transforma la naturaleza para su beneficio y su provecho, con las consecuencias conocidas que esto conlleva.

Con todo, al mismo tiempo existe --paradójicamente-- una especie de nostalgia por ese paraíso perdido, esa especie de seno materno del que fuimos arrancados y en el que --creemos-- se encontraba la tranquilidad, la certeza, la respuesta por el sentido de la vida.

En cierto sentido, un ejemplo de esa añoranza es este video que inicialmente fue auspiciado por Sagami Industries, una compañía japonesa de preservativos para quien se elaboró esta peculiar pieza que parte de una premisa en apariencia sencilla pero ingeniosa: ¿cómo se verían los rituales de apareamiento animal realizados por seres humanos?

El resultado es, por decir lo menos, extraño, pues si ya en los animales en los que sucede tiene su propia extravagancia, cuando se le mira despojado de esas cualidades que en cierta forma lo hacen admisible (plumajes, dimensiones, la animalidad misma), justamente parece perder sentido pero para adquirir otro. ¿Cuál? Acaso el único que podría tener para el ser humano: uno ligado a la cultura, esa segunda naturaleza nuestra. Específicamente, el de la estética. Para nosotros el cortejo se mira esencialmente como danza, como movimientos bellos, armónicos, que atraen quizá pero porque demuestran dominio del cuerpo, su puesta al servicio de la consecución de un objetivo, el mismo quizá que el del los animales, el apareamiento, pero recubierto con la pátina de la seducción, el erotismo. En una palabra –y so riesgo de sonar redundantes, la cultura, esa auténtica naturaleza nuestra.

 

También en Pijama Surf: La ciencia de la atracción física: 10 consejos científicos para ser sexy