*

X

Esta playera jamás se ensuciará (y su nanotecnología podría reducir radicalmente el consumo de agua)

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/05/2016

Lavar ropa supone un gran gasto de agua, un problema que los textiles hidrofóbicos podrían ayudar a solucionar

Si actualmente existe una crisis de agua potable, en parte se debe a la magnitud de la cantidad del recurso que se necesita para satisfacer algunas de nuestras necesidades y hábitos cotidianos. Sin dejar de lado el saqueo que hacen empresas como Nestlé y otras grandes transnacionales de distintos sectores, no menos cierto es que al sumar el agua que requerimos para beber, cocinar y otros (entre los cuales está lavar la ropa que usamos), no resulta un gasto menor.

En vista de esta situación, la startup de origen australiano Threadsmiths llevó la nanotecnología a una playera que prácticamente jamás se ensuciará, no importa qué se le vierta encima.

Este tipo de textiles se conoce como hidrofóbicos y su beneficio, más allá de la vistosidad, es que podrían ayudar para reducir el consumo de agua. Una cifra elocuente al respecto surgió en un estudio reciente auspiciado por la marca Levi’s, según el cual, si la población estadounidense lavara sus jeans tras cada 10 ocasiones de uso (y no cada dos, como ahora sucede), el gasto por agua actual se reduciría en un 80%.

 

Prendas así son un tanto fantásticas, lindando con la ciencia ficción, sobre todo si se piensa en cuántas personas podrían usarlas, pero quizá la misma crisis del recurso obligue a soluciones de esa magnitud.

Te podría interesar:

La Tierra es la fusión de dos planetas, según nueva investigación

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/05/2016

Conoce a Theia, el planeta del cual también estamos hechos (y también la Luna)

Un equipo de científicos de UCLA ha determinado que nuestro planeta es el resultado de una colisión con otro planeta, a partir de la cual se produjo una integración de diferentes cuerpos planetarios. 

Investigando cómo se formó la Luna, estudiando rocas de las misiones Apolo en conjunto con rocas del manto terrestre, astrónomos hallaron evidencia de que el impacto fue producido después de que un pequeño planeta chocara con la Tierra hace 4.5 mil millones de años. La enorme fuerza de este choque cósmico hizo que este pequeño planeta, llamado "Theia", acabara fusionándose tanto con la Luna como con la Tierra.

La idea anterior era que, al chocar con la Tierra, Theia lanzó a la Luna en órbita y otra parte se separó y siguió su camino en el espacio. La nueva versión indica que Theia nunca nos dejó, sino que es parte de nuestro planeta.

Los investigadores estudiaron la "huella digital" de las rocas terrestres y lunares buscando isótopos de oxígeno, pues cada cuerpo planetario tiene su propia "huella digital", esto es, una proporción de isótopos de oxígeno. Ello permite identificar, por ejemplo, si una piedra en la Tierra tiene un origen extraplanetario.

La nueva teoría se basa en que las rocas de la Luna tienen la misma composición de isótopos de oxígeno. "Theia se mezcló en su totalidad con la Tierra y con la Luna, y se dispersó entre las dos. Esto explica por qué no vemos una diferente firma de Theia en la Luna, a diferencia de la Tierra", dijo el doctor Young, uno de los autores de la investigación.

Entendiendo los procesos de formación planetaria desde una perspectiva de relación entre el microcosmos y el macrocosmos, el trayecto y la integración de este planeta embrionario puede apreciarse como una forma de inseminación cósmica que seguramente intervino en crear las condiciones para que la vida emergiera en la Tierra.