*

X

Así se beneficia financieramente la DEA de la “guerra contra las drogas”

Por: pijamasurf - 02/08/2016

Como en una novela policíaca, el rastro de dinero es la mejor pista para conocer los verdaderos intereses de los involucrados en la trama

La Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) es una de las corporaciones de seguridad más poderosas del mundo: su misión durante las últimas décadas ha sido no solamente “reforzar las leyes de sustancias controladas y regulaciones de Estados Unidos” sino servir como una especie de caja de ahorros, alimentada regularmente por todo aquello que decomisa.

La guerra contra las drogas puede comprenderse mejor si la pensamos como un dispositivo de control ideológico y de los miedos de la gente: tanto en EE.UU. como en el resto del mundo pos-9/11, la palabra clave ha sido “seguridad”. Para brindarnos esa “seguridad” los gobiernos asignan grandes presupuestos a otras palabra claves, “defensa” y “seguridad nacional”, lo que permite que de facto vivamos, en México y en muchos países, en un estado de excepción policial en el cual las agencias del orden pueden repartirse propiedades y bienes de narcotraficantes mientras en la esfera pública se regodean en su “buen trabajo”.

Los lentos esfuerzos por legalizar el uso recreativo y medicinal de la cannabis en distintos estados de EE.UU. sólo dejan claro que la DEA no pretende llegar a la raíz del problema, simplemente porque no existe tal raíz: es un buen negocio criminalizar a los usuarios de cannabis, simplemente porque la mayoría del presupuesto que reciben se destina a combatir esta sustancia en particular. Una legalización total de la cannabis dejaría a la DEA en la incómoda situación de interrumpir la cadena de corrupción que distribuye cocaína, heroína y otras drogas ilegales en el territorio estadounidense (a pesar de que su jurisdicción es borrosa y sus alcances insospechados).

Pero el problema concreto con el funcionamiento actual de la DEA es su programa de decomisos (sobre todo de dinero en efectivo) si se sospecha que alguien está involucrado en actividades ilegales. Según un reporte de ATTN, un hombre que viajaba en tren por Nuevo Mexico perdió los ahorros de su vida cuando un agente de la DEA le confiscó un sobre con 16 mil dólares, los cuales usaría en Los Angeles para comenzar una compañía productora. Naturalmente, el agente no encontró evidencia alguna para incriminar al hombre de ningún crimen, pero la DEA se quedó con su dinero de manera perfectamente legal.

Al no conocer las leyes, la gente se vuelve vulnerable al abuso de poder de los supuestos agentes del orden. Sin embargo, también la ley parece funcionar en contra de todo sentido común cuando vemos que el tráfico de estupefacientes en ambos lados de la frontera sigue su curso como si nada y escuchamos de arrestos espectaculares y titulares de revistas del corazón con narcos involucrados sin ponernos a pensar que vivimos en una distopía donde el Estado, el crimen organizado y las condiciones actuales del capitalismo dejan al ciudadano común y corriente en situación de vulnerabilidad legal y financiera.

Por desgracia no se trata de una ficción sino de una época entera que recae bajo el título “guerra contra las drogas” y que podemos acotar, grosso modo, entre la década de los 90 del siglo XX y lo que va de este siglo XXI. 

¿Las neuronas espejo son “la conciencia de la conciencia”?

Por: pijamasurf - 02/08/2016

La neuroplasticidad podría ayudarnos a construir un modelo de experiencia donde la división entre identidades quede relegada a un plano secundario, intelectual

Con la aparición de los humanos, se ha dicho, el universo ha cobrado súbita conciencia de sí mismo. Este es, en verdad, el mayor misterio de todos.

Prof. Vilayanur Ramachandran

El descubrimiento de las neuronas espejo ha abierto un campo insospechado de experimentación no sólo a nivel fisiológico, sino también colectivo. ¿Qué son y qué hacen las neuronas espejo? Su descubrimiento se debe a neurofisiólogos italianos que notaron que el cerebro de un mono conectado a electrodos reportaba ciertas señales cuando comía una fruta, pero también cuando el mono observaba a uno de los investigadores comer la fruta. En otras palabras, las neuronas espejo apuntan a un comportamiento mimético a nivel de recepción de los fenómenos: comer esta manzana es (para el cerebro) lo mismo que ver a alguien comer la manzana.

Su función en los campos del aprendizaje, la creatividad e incluso el tratamiento del trauma —al reconfigurar el camino de ciertas asociaciones dolorosas en la memoria a largo plazo, estableciendo nuevas conexiones a través de la neuroplasticidad— propone fascinantes perspectivas para el futuro, pero también podría decirnos algo sobre una cuestión mucho menos concreta que un cerebro: la identificación de un ser consigo mismo.

¿Qué nos hace pensar que cada uno de nosotros es un “yo” separado de todos los demás “yoes”? ¿Por qué tú eres “tú”? ¿La conciencia es un producto de la función neuronal o, por el contrario, es el resultado de una autoobservación (o metaobservación) de cada uno sobre sí mismo —una función que depende del lenguaje para perpetuarse como memoria, como identidad y ulteriormente como vida individual?

Pensemos por ejemplo que existe un nivel de sensibilidad colectiva que se deja pensar muy bien desde las neuronas espejo: cuando escuchamos un choque de autos en la calle, todos volteamos instintivamente hacia la fuente del ruido; lo mismo ocurre al percibir las primeras señales de una tormenta inminente. De pronto, cada par de ojos y oídos percibe el ruido, el cambio de temperatura, de luz, de humedad, y la lluvia que cae sobre uno también moja al resto. Si nos desentendemos un segundo de lo que Cioran llamó “el odioso yo”, la experiencia de uno no es fundamentalmente distinta que la de los demás: somos cuerpos mojados.

¿Podríamos seguir esta línea especulativa hacia el terreno de la empatía? Pongamos un ejemplo: hace poco el mundo entero volteaba a ver la misma fotografía de un niño sirio ahogado en las aguas del Mediterráneo; las reacciones de empatía personal y solidaridad internacional no se hicieron esperar. ¿Sería posible fortalecer esos lazos de empatía entre los seres humanos sin necesidad de una imagen tan dramática? La diferencia entre lo mío y lo tuyo es una categoría intelectual, puesta en operación por la mente y sustentada por un consenso social de propiedad, que alienta la envidia y la competencia; pero si pensamos un segundo desde esa metapercepción a la que nos referimos hace poco, las cosas solamente existen en una larga (larga) continuidad de la materia en continua transformación. Vivimos en el mismo “día” del Big Bang, simplemente porque la medición del tiempo implica una escala humana, hasta ahora bastante limitada, de percepción.

Nuestra experiencia del mundo depende de la retroalimentación y presencia de los otros. ¿Qué hace una persona al estar en completo aislamiento, como Robinson Crusoe en su isla? Fabricarse otro, un fantasma, hablar con su reflejo en las cosas. En última instancia, esta forma de pensar nos permite vernos como otros, así como ver el mundo de los otros como ellos lo ven, ¿y no es eso de lo que se trata la empatía? Lo que reflejan las neuronas espejo cuando dejan de “apropiarse” de las percepciones e identificarse con ellas debe parecerse mucho a la vacuidad descrita en distintas corrientes filosóficas y de meditación, del budismo al nihilismo: no una ausencia de cosas, sino una ausencia de sujeto-de-la-percepción, la conciencia consciente de sí misma, que resume a nivel experiencial la sensación de estar vivos.