*

X

5 importantes razones para no usar cafeteras de cápsula

Por: pijamasurf - 02/17/2016

Puede parecer una opción práctica y sencilla pero los costos de las K-Cups, así como los materiales y el efecto en el ambiente (sin contar con el sabor a plástico), hacen de las cafeteras de cápsula una mala opción si te gusta tomar café

Durante los últimos años las cafeteras de cápsula (llamadas también K-Cups, o cafeteras Keurig) han cobrado gran auge: la promesa es obtener una taza perfecta de café directamente de la máquina con sólo introducir la cápsula. ¿Pero realmente cumplen lo que prometen? Una serie de razones de tipo ambiental y de salud se suman a otras concernientes exclusivamente al sabor y gusto del café:

 

1. El empaque afecta químicamente tu bebida

Existe una gran variedad de plásticos utilizados en el empaque de las K-Cups, dependiendo de la marca y de las leyes de los países donde se distribuye. Uno de los más notorios es el bisfenol A o BPA, por lo cual se giró el certificado "libre de BPA" como supuesto sello de calidad. Sin embargo, aunque muchos tipos de plástico son seguros para almacenar comida no ácida en frío, otros plásticos cambian el sabor y composición de la comida al ser sometidos a altas temperaturas, a rayos ultravioleta o al reaccionar con ingredientes ácidos. En el café están presentes al menos dos factores de riesgo: el café y su acidez pueden reaccionar a los componentes del empaque, y el uso de agua caliente en la elaboración misma de las bebidas incrementa la filtración de residuos plásticos en el café. ¿Te has dado cuenta del extraño sabor del agua de una botella que estuvo mucho tiempo al sol? Sabe a plástico, porque eso es justamente lo que estás bebiendo.

2. La contaminación ocurre dentro y fuera de ti

Tal vez tú estés bien con la idea de consumir residuos plásticos --que pueden reducir el conteo de esperma en los hombres, agudizar la obesidad o interferir con el metabolismo, y eso sólo a partir de estudios de consumo a corto plazo-- pero tampoco es una buena idea utilizar K-Cups, por la cantidad de residuos innecesarios que producen. Se estima que el año pasado se fabricaron 9.8 mil millones de K-Cups, los cuales no pueden ser reciclados y terminan en algún vertedero oceánico o contribuyendo a las islas de plástico que se forman gracias a las corrientes de mar. Keurig ha prometido desarrollar una K-Cup reciclable y nature friendly para 2020, ¿pero no parece un poco gratuito contribuir de modo tan dramático a la contaminación ambiental sólo por una taza de café (que sabe a plástico)?

3. Es mucho más caro que aprender a preparar café

No sólo necesitas una cafetera, sino pequeñas cápsulas que cuestan en una semana lo que un paquete de 1/2 kilo de café de grano. Si vas a invertir en equipo para preparar café en casa, ¿por qué no empezar por una prensa francesa o una cafetera italiana, un molino manual para que tu café esté siempre fresco o, por qué no, un juego de tazas? Si a esas vamos, con lo que te gastas en comprar paquetes de K-Cups en 1 año podrías tomar un curso de cata de café y aprender los diferentes estilos y métodos de preparación, con lo que te construirás un gusto propio y sabrás diferenciar un buen café de un líquido con sabor a plástico salido de una cápsula.

4. Se trata de una salida corporativa a un problema de gusto

Existen numerosos métodos y máquinas de extracción de café, así como prensas, estilos, agregados, temperaturas y sabores para acompañar: el café es importante porque cada taza dice mucho de quien la toma. Las K-Cups, sin embargo, vuelven homogéneo algo que es plural y variado: se trata de una máquina que trata el café como una línea de producción industrial a nivel doméstico que estandariza las cantidades utilizadas de ingredientes, que vuelve difícil personalizar el tiempo de drenado y la cantidad de líquido vertido en la taza, y que en realidad aleja a sus consumidores del verdadero gusto del café. Las cafeteras de cápsula ni siquiera deberían compartir una categoría con otro tipo de prensas, pues han convertido en una moda casera el consumo de mal café, por si no fuera suficiente con el daño que hacen las cafeteras industriales de las cadenas de cafeterías. 

5. ¿Es necesario repetirlo?

El café empacado en plástico sabe a plástico.

 

También en Pijama Surf:

Alterinstructivo: Guía para preparar una taza de café perfecta

Dime cómo tomas tu café y te diré cómo eres (INFOGRÁFICO)

La invocación mágica al café de Aleister Crowley

Medios iraníes ofrecen 600 mil dólares por la vida de Salman Rushdie

Por: pijamasurf - 02/17/2016

Las cadenas de medios iraníes han reunido un botín de más de medio millón de dólares como incentivo para cumplir la fatua que pesa sobre la vida del escritor inglés Salman Rushdie

Medios ligados al gobierno iraní han confirmado que existe un nuevo botín por la cabeza del novelista inglés Salman Rushdie por el equivalente a 600 mil dólares. En 1989 el ayatola Khomeini, líder supremo de Irán, emitió una fatua en contra de Rushdie por cargos de blasfemia, luego de la publicación de su novela Los versos satánicos.

Una fatua no es estrictamente una condena de muerte, sino una interpretación unilateral de la ley cuando existe una situación atípica; el ayatola Khomeini habría ordenado asesinar al autor y a "cualquiera involucrado en su publicación", lo que ha dejado un ominoso saldo de atentados contra traductores de la obra y obligó a Rushdie a andar siempre con protección. La orden entró en vigor el 15 de febrero de 1989.

A pesar de que el gobierno iraní afirmó en 1998 que la fatua ya no tenía efecto el sucesor de Khomeini, el ayatola Khamenei, dijo en 2005 que la orden sigue vigente. Hitoshi Igarashi, el traductor de Rusdhie al japonés, fue apuñalado y murió afuera de su oficina en la universidad de Tsukuba, y sus traductores al italiano y noruego sobrevivieron a violentos atentados en sus hogares. Decenas de personas ligadas a la edición del libro han sido asesinadas, por lo que no se trata de una amenaza menor.

Al momento de cerrar esta nota no se conocen declaraciones de Rushdie al respecto, aunque en el "aniversario" del año pasado (fecha que muchos musulmanes extremistas aprovechan para renovar los votos de odio contra Rushdie) afirmó no haberse sentido intimidado para escribir, pues "eso habría sido otro tipo de muerte". En su autobiografía, Joseph Anton: Memorias, publicada en 2012, Rushdie contó sobre su vida durante los 9 años en que vivió prácticamente a salto de mata con protección constante de la policía.

 

(Con información de y El comercio)