*

X

4 ejercicios de Robert Anton Wilson para hackear tu realidad

Por: pijamasurf - 02/12/2016

La obra de Robert Anton Wilson abreva de la literatura, la filosofía, el ocultismo y el humor. Estos ejercicios son invitaciones a ver de otra forma lo que ves todos los días

Robert Anton Wilson logró algo que pocos pensadores hacen: producir una experiencia nueva del mundo en sus lectores a través del contacto con las ideas. Semántica, magia, filosofía y mucho humor son algunos ingredientes de su pensamiento en el clásico Prometeo ascendiendo, que ha sido descrito por algunos fanáticos como un “manual de uso del universo”.

Aquí algunos sencillos ejercicios que flexibilizarán los parámetros de tu mundo:

 

1. El experimento de la moneda

Se trata de visualizar una moneda, cualquiera que sea su denominación, e imaginar que la encuentras tirada en la calle. Parece algo ocioso o místico, pero es un ejercicio de visualización e imaginación que requiere atención y paciencia. ¿Cuánto tardaste en encontrarla? Ahora intenta explicar tu hallazgo utilizando la hipótesis de la “atención selectiva”, la cual consiste en pensar que de todas las monedas que tira la gente por ahí era inevitable que encontraras alguna si ponías suficiente atención. Luego trata de explicar el descubrimiento mediante la hipótesis “mística”: sugestiónate por un momento con la idea de que tu imagen de la moneda hizo que se manifestara en el universo. Lo siguiente es buscar una segunda moneda y ver cuánto tardas usando la hipótesis de “atención selectiva” y cuánto con la “mística.” Más que hacerte rico recogiendo cambio, el experimento pretende hacernos ver el papel del pensamiento, las creencias y la atención en la estructura del universo. En otras palabras, si crees en algo (no importa que sean teorías de conspiración, reptilianos o Dios) encontrarás pruebas de ello a donde vayas.

 

2. ¿Cómo llegué aquí?

Siéntate en un lugar donde nadie te interrumpa durante media hora. Ahora piensa: “Estoy aquí sentadx haciendo este ejercicio porque…” y deja que la línea de pensamiento se desenrolle sola. Intenta llevarlo tan lejos como puedas. Por ejemplo, lo estás haciendo porque lo viste en una página de Internet, o porque alguien que aprecias te lo sugirió y te mandó el link. ¿Cuál es tu relación con esa persona o con el Internet o con las redes sociales? ¿Cómo te interesaste por los hacks de realidad? ¿Piensas que se trata de una estafa o de una estrategia para dar forma a tu mundo? Trata de no utilizar nociones metafísicas o abstractas (i.e. “Estoy aquí sentado porque Dios así lo quiere”), sino observando con tu mente cada uno de los eventos que te llevaron a sentarte justo en ese lugar y en ese momento a pensar en estas cosas. Luego vuelve a intentarlo un par de días después y compara tus respuestas. Puedes llegar tan lejos como quieras, remontando la cadena de eventos hasta cómo se conocieron tus padres, a la invención de la imprenta, a la evolución humana o al Big Bang mismo.

 

3. Aprende a meditar

Mira videos de meditación o toma alguna clase para aprender a meditar, ya sea zen, yoga o cualquier otra. Cultiva el hábito de meditar un par de veces al día, durante unos 15 minutos por vez, durante 1 mes. Luego de eso visita a una persona que te haya molestado en el pasado o con quien no te sientas del todo cómodo. ¿Reaccionas de la misma manera a su presencia?

 

4. Las noticias del otro

Si te consideras de izquierda, consulta durante 1 semana solamente sitios informativos de derecha; si te consideras de derecha, busca sitios de izquierda. Si eres científico consulta algunas páginas sobre noticias de temas como espiritualidad o magia, y si eres más bien espiritual busca semanarios científicos. La idea es que durante 1 semana trates de entender —sin prejuicios— cómo ven el mundo aquellos que consideras diametralmente distintos a ti. Trata de convencerte de las ideas y creencias ajenas como si fueran tuyas para salir de lo que RAW llama “túnel de realidad”, un laberinto de identificaciones que confundimos con nuestra realidad “objetiva”, sin percatarnos de que tal cosa no existe, sino únicamente percepciones y opiniones respecto a experiencias humanas concretas e individuales.

5 importantes razones para no usar cafeteras de cápsula

Por: pijamasurf - 02/12/2016

Puede parecer una opción práctica y sencilla pero los costos de las K-Cups, así como los materiales y el efecto en el ambiente (sin contar con el sabor a plástico), hacen de las cafeteras de cápsula una mala opción si te gusta tomar café

Durante los últimos años las cafeteras de cápsula (llamadas también K-Cups, o cafeteras Keurig) han cobrado gran auge: la promesa es obtener una taza perfecta de café directamente de la máquina con sólo introducir la cápsula. ¿Pero realmente cumplen lo que prometen? Una serie de razones de tipo ambiental y de salud se suman a otras concernientes exclusivamente al sabor y gusto del café:

 

1. El empaque afecta químicamente tu bebida

Existe una gran variedad de plásticos utilizados en el empaque de las K-Cups, dependiendo de la marca y de las leyes de los países donde se distribuye. Uno de los más notorios es el bisfenol A o BPA, por lo cual se giró el certificado "libre de BPA" como supuesto sello de calidad. Sin embargo, aunque muchos tipos de plástico son seguros para almacenar comida no ácida en frío, otros plásticos cambian el sabor y composición de la comida al ser sometidos a altas temperaturas, a rayos ultravioleta o al reaccionar con ingredientes ácidos. En el café están presentes al menos dos factores de riesgo: el café y su acidez pueden reaccionar a los componentes del empaque, y el uso de agua caliente en la elaboración misma de las bebidas incrementa la filtración de residuos plásticos en el café. ¿Te has dado cuenta del extraño sabor del agua de una botella que estuvo mucho tiempo al sol? Sabe a plástico, porque eso es justamente lo que estás bebiendo.

2. La contaminación ocurre dentro y fuera de ti

Tal vez tú estés bien con la idea de consumir residuos plásticos --que pueden reducir el conteo de esperma en los hombres, agudizar la obesidad o interferir con el metabolismo, y eso sólo a partir de estudios de consumo a corto plazo-- pero tampoco es una buena idea utilizar K-Cups, por la cantidad de residuos innecesarios que producen. Se estima que el año pasado se fabricaron 9.8 mil millones de K-Cups, los cuales no pueden ser reciclados y terminan en algún vertedero oceánico o contribuyendo a las islas de plástico que se forman gracias a las corrientes de mar. Keurig ha prometido desarrollar una K-Cup reciclable y nature friendly para 2020, ¿pero no parece un poco gratuito contribuir de modo tan dramático a la contaminación ambiental sólo por una taza de café (que sabe a plástico)?

3. Es mucho más caro que aprender a preparar café

No sólo necesitas una cafetera, sino pequeñas cápsulas que cuestan en una semana lo que un paquete de 1/2 kilo de café de grano. Si vas a invertir en equipo para preparar café en casa, ¿por qué no empezar por una prensa francesa o una cafetera italiana, un molino manual para que tu café esté siempre fresco o, por qué no, un juego de tazas? Si a esas vamos, con lo que te gastas en comprar paquetes de K-Cups en 1 año podrías tomar un curso de cata de café y aprender los diferentes estilos y métodos de preparación, con lo que te construirás un gusto propio y sabrás diferenciar un buen café de un líquido con sabor a plástico salido de una cápsula.

4. Se trata de una salida corporativa a un problema de gusto

Existen numerosos métodos y máquinas de extracción de café, así como prensas, estilos, agregados, temperaturas y sabores para acompañar: el café es importante porque cada taza dice mucho de quien la toma. Las K-Cups, sin embargo, vuelven homogéneo algo que es plural y variado: se trata de una máquina que trata el café como una línea de producción industrial a nivel doméstico que estandariza las cantidades utilizadas de ingredientes, que vuelve difícil personalizar el tiempo de drenado y la cantidad de líquido vertido en la taza, y que en realidad aleja a sus consumidores del verdadero gusto del café. Las cafeteras de cápsula ni siquiera deberían compartir una categoría con otro tipo de prensas, pues han convertido en una moda casera el consumo de mal café, por si no fuera suficiente con el daño que hacen las cafeteras industriales de las cadenas de cafeterías. 

5. ¿Es necesario repetirlo?

El café empacado en plástico sabe a plástico.

 

También en Pijama Surf:

Alterinstructivo: Guía para preparar una taza de café perfecta

Dime cómo tomas tu café y te diré cómo eres (INFOGRÁFICO)

La invocación mágica al café de Aleister Crowley