*

X

Sobre la relación entre el mal humor y la inteligencia

Por: pijamasurf - 01/27/2016

Las personas malhumoradas son más propensas a desarrollar habilidades asociadas con la inteligencia

Brain

Generalmente el mal humor (que aunque todos lo experimentamos a lo largo de la vida también es sello distintivo de algunas personas) se asocia a cosas malas: una nociva actitud ante la vida, neurosis o intolerancia, entre otras. Sin embargo, pocas veces se ha profundizado en este estado desde una perspectiva científica.

Un estudio realizado por la Universidad de Nueva Gales del Sur advierte que el mal humor ofrece ciertas bondades a nuestra mente. Por ejemplo, las personas mal humoradas tienden a tomar mejores decisiones y son menos crédulas –su escepticismo se traduce en un afán de comprobar las cosas.

Screen Shot 2016-01-27 at 12.29.56 AMEncabezada por el psicólogo y especialista en conducta Joe Forgas, la investigación también concluyó que el mal humor favorece la claridad mental, un aspecto que en buena medida actúa como combustible de otras funciones cognitivas y que, por lo tanto, podría asociarse con la inteligencia. Al parecer estas consecuencias positivas del mal humor tienen que ver con la forma en la que el cerebro "promueve estrategias de procesamiento de información" durante dicho estado.

El estudio consistió en inducir estados de mal o buen humor en los voluntarios, esto a través de incitarles a recordar memorias molestas o placenteras  y exponiéndolos a determinados films que podrían quitar la sonrisa a cualquiera o, por el contrario, alegrar aun al más huraño. Posteriormente se les aplicaron ciertas pruebas, y la diferencia de aciertos entre aquellos que estaban de mal humor y los "siempre alegres" fue notoria (los malhumorados obtuvieron mucho más aciertos y demostraron capacidades comunicativas muy superiores). 

Al respecto Forgas señala, en declaraciones recogidas por la BBC:

Mientras que un ánimo positivo parece que promueve la creatividad, la flexibilidad, cooperación y aprovechamiento de atajos mentales, los estados de ánimo negativos detonan un pensamiento más atento y cuidadoso, además de fortalecer la atención que prestamos al mundo exterior. 

Otra premisa interesante que detectó el investigador australiano tiene que ver con la tristeza. De acuerdo con el estudio, las personas que están tristes tienden a expresarse mejor vía escrita, construyendo mejores argumentos y expresando su situación con más claridad. En palabras de Forgas, "un ánimo ligeramente negativo puede promover un estilo comunicativo más concreto, mejor acomodado y en suma más exitoso". 

Sociología de las élites: las peculiares "kitty parties" de la India

Por: pijamasurf - 01/27/2016

¿Cómo es ser una "esposa trofeo" en la India? En la encrucijada del mundo hipertecnológico y la tradición familiar, las multimillonarias de la India muestran otra acepción de “red social”

Getty Images

Parul Bhandari es un sociólogo que decidió estudiar a las élites de la India, las cuales suponen “un misterio” para él. Al parecer se trata de una categoría “pasada por alto” al pensar una sociedad pujante como es la hindú, cuyo nivel de escolaridad ha crecido rápidamente durante los últimos 50 años, y que además del boom de empresas tecnológicas que ha traído, también supone un cambio en la forma en que la gente se relaciona.

A pesar de las grandes diferencias sociales que existen en un país como la India --que sobrepasa los mil 252 millones de habitantes, muchos de los cuales no cuentan ni siquiera con servicios básicos de salud-- las mujeres más ricas del país organizan “kitty parties”, fiestas informales que funcionan como espacios de terapia y catarsis colectiva respecto a sus agotadores privilegios.

Se trata de reuniones de entre ocho y 40 mujeres, cuyas edades oscilan entre 26 y 35 años, y cuyo punto en común —además de ser esposas de multimillonarios, CEOs o altos directivos de empresas multinacionales— es la alta escolaridad de las asistentes, que a menudo cuentan con licenciaturas en comercio o másters en negocios. Muchas tienen serios proyectos de inversión o se desarrollan profesionalmente como líderes de proyectos sociales, sin que esto interrumpa su gusto por discutir las últimas tendencias europeas en bolsos, zapatos y accesorios de moda.

Lo curioso es que las asistentes a estas “kitty parties” no creen que hacen algo radicalmente distinto a lo que hacían sus madres o abuelas antes de ellas. Sanya (un alias) de 32 años afirma estar segura de que “sus bisabuelas también tenían amigas [con quienes] conversaban, compartían recetas, intercambiaban datos acerca de cómo administrar una casa. Nosotras también…”.

Las formas en que las mujeres forman grupos y se relacionan entre ellas plantea similitudes y diferencias a lo largo de la historia, entre grupos humanos, regiones geográficas y clases sociales. Lo que parece fascinar al sociólogo Bhandari es el hecho de que estas mujeres preparadas académicamente según los canones occidentales se reúnan para hablar del “consumo de comida, artículos de lujo y viajes”.

En una de las conversaciones que pudo presenciar —como si se tratara de un grupo de mujeres de una sociedad antigua o futura, cuyas costumbres sorprendieran al observador contemporáneo— una de ellas, Karishma, felicitó a Veena por su nueva bolsa Chanel.

—A tu esposo debe haberle dado un infarto.

—Oh, sí, es muy costosa, respondió Veena. ¿Pero sabes qué?, la compré en mi viaje a Londres y me devolvieron los impuestos en el aeropuerto… cerca de 12%. Me ahorré bastante.

A lo que Sanya, una tercera conversadora, acota:

—Oh, qué bien. Ahora te puedes comprar un par de [zapatos] Jimmy Choo con lo que ahorraste.

Los artículos de lujo son marcas de estatus de cualquier élite, y el movimiento natural —estacional incluso— de las modas marca la permanencia en la élite a partir del consumo de ciertos bienes o servicios. Analizar el razonamiento de las “nuevas” élites de la India permite no solamente constatar la diferencia clara que divide a estas mujeres de la mayoría de sus compatriotas en el país asiático (incluso en el continente y el mundo), sino que nos permite notar la forma en que se siguen viendo a sí mismas como amas de casa, y cómo incluso las compras de lujo son ponderadas según una lógica de ahorro, que recuerda al papel tradicional del ama de casa heteronormada.

Además, las “kitty parties” son el único contexto —la única red social, propiamente— donde estas mujeres de la élite pueden hablar de la vida en pareja y de la flojera que les da estar casadas con multimillonarios, siempre ocupados, siempre viajando, y con cuentas de banco estratosféricas.

En un mundo que se nos pinta en los medios como un incesante intercambio de información en el que los más pobres no participan salvo como estadística, los más ricos entre los ricos (el famoso 1% que visibilizaron movimientos como Occupy Wall Street en 2012) también parecen tener un lugar aparte, manteniendo comunicaciones en una interfaz real, “1.0”, de persona a persona; sin embargo, las mujeres más privilegiadas de la India solamente pueden ser “libres” durante estos breves períodos de esparcimiento —diversiones triviales en apariencia, verdaderos oasis que rompen la monotonía de vivir en un Taj Majal de oro y plata. Conocer el funcionamiento de las élites, más allá de su lugar en la repartición financiera, nos permitirá también conocer en qué consiste la desigualdad que opera en el mundo.