*

X

Oficialmente en Islandia se adora de nuevo a Odín, Thor y otros antiguos dioses nórdicos

Por: pijamasurf - 01/30/2016

Más de 2,500 personas en Islandia han vuelto al culto de los antiguos dioses nórdicos, y en poco tiempo edificarán un templo para honrarlos.
5_gangan-e1337265571856

Hilmar Orn Hilmarsson con miembros de Asatruarfelagid

Muchos de nosotros estamos familiarizados con el panteón nórdico. Por diversas fuentes que van desde la cultura pop hasta la ópera, conocemos los nombres y aun detalles particulares de Thor, Odín, Loki y otras deidades, criaturas y territorios de dicha mitología. Sin embargo, en todo momento lo consideramos eso, una serie de personajes ficticios que surgieron en cierta cultura y que, como en otros casos, pasaron a formar parte de cierto imaginario colectivo, a pesar de que alguna vez formaron parte de una religión reconocida e incluso mayoritaria.

¿Alguien podría, ahora, rendir culto a esas divinidades? Por extraño que parezca, la respuesta es afirmativa. Desde hace un tiempo, la asociación Asatruarfelagid, con sede en Islandia, promueve la adoración religiosa de las divinidades nórdicas. Ese es el caso de un grupo de personas en Islandia que, desde hace poco tiempo, han revivido la adoración religiosa de esas divinidades por medio de la asociación Asatruarfelagid, la cual no sólo cuenta ya con numerosos adeptos (cerca de 2 mil 500), sino que también recientemente consiguió fondos económicos y permisos gubernamentales para construir un templo en honor a los aesir, algo que no sucedía desde hace cerca de mil años, cuando la población islandesa fue evangelizada.

Cuando dicho recinto se edifique en Reikiavik, la capital del país, servirá como lugar de celebración de los rituales religiosos usuales: matrimonios, funerales, bautizos, etc. Al respecto Hilmar Orn Hilmarsson, sumo sacerdote de Asatruarfelagid, declaró: "Pienso que nadie cree en un hombre tuerto que monta un caballo de 2.5m. Consideramos esas historias como metáforas poéticas y manifestaciones de las fuerzas de la naturaleza y la psicología humana". Lo cual, en cierto modo, es la definición esencial de casi cualquier religión. 

Chip más pequeño que una moneda promete resolver cruciales problemas del "Internet de las cosas"

Por: pijamasurf - 01/30/2016

Un microradio capaz no sólo de comunicarse sino de recargarse de energía utilizando las ondas electromagnéticas podría ser la pieza clave para el siguiente salto tecnológico masivo
[caption id="attachment_105807" align="aligncenter" width="616"]Imagen: Stanford University Imagen: Stanford University[/caption]

Un pequeño transmisor de radio (más pequeño que 1 centavo de dólar y cuya fabricación costaría aún menos) promete resolver el problema de ponerle un chip a casi cualquier objeto para favorecer la automatización: un profesor asistente de ingeniería electrónica de la Universidad de Stanford de nombre Amin Arbabian parece haber reinventado la radio como la conocemos en un pequeño panel de silicón, el cual es barato de producir y no necesita fuente de energía externa, pues se carga a sí mismo a través de las ondas electromagnéticas que recibe y envía.

Para Arbabian, "el próximo crecimiento exponencial en conectividad vendrá al conectar objetos entre sí y darnos control remoto de ellos a través de la web". La pequeña placa puede administrar comandos (que pueden ir desde encender, digamos, una cafetera, hasta llevar el inventario de medicamentos caducos de una farmacia), resolviendo además el gran problema del costo: según Arbabian, el "Internet de las cosas" requiere que prácticamente todos nuestros objetos tengan conectividad a Internet; asumiendo eso, su diseño permitirá que los chips de dichos objetos se comuniquen y alimenten mutuamente, además de volverlos muy baratos de producir en masa.

"Estamos hablando de conectar trillones de dispositivos", dice Arbabian, quien ha trabajado en este proyecto desde 2011, para lo cual ha tenido que reinventar el radio como lo conocemos. No se trata de "miniaturizar" la antena, el transmisor y el receptor solamente, sino de aumentar la vida útil del chip: se supone que si el radio de Arbabian necesitara baterías externas (no las necesita), una batería AAA le daría suficiente poder para operar por más de 1 siglo. 

La antena transmitirá a 24 mil millones de ciclos por segundo, que transmite respuestas a corta distancia, además de un procesador central que interpreta y ejecuta órdenes. El fabricante de semiconductores STMicroelectronics ha construido un lote de 100 chips, con los cuales Arbabian tratará de demostrar que su solución es la más eficaz en cuanto a conectividad y costo-beneficio. Según el ingeniero, estos chips de radio tendrán que estar muy cerca unos de otros, pues las señales de alta frecuencia como estas no viajan muy lejos. 

El diseño de Arbabian será el intermediario entre el Internet "global" y los dispositivos de una casa u oficina: una extensión del mundo virtual en el real a través de comandos, más que una "internetificación" de los objetos como los conocemos.  

Tal vez hace 20 o 30 años la idea de una red global de información donde miles de millones de dispositivos electrónicos se vincularan en tiempo real parecía salida de una novela de ciencia ficción, pero seguramente en un lapso menor en nuestro futuro cercano viviremos (al menos en algunas ciudades) en un horizonte hiperconectado a nivel ciberfísico, cuyas bases se sientan en pequeñas (diminutas en realidad) creaciones.

¿Qué pensaría Jean Baudrillard del nuevo "sistema de los objetos", donde el usuario asume una función de mediador entre objetos más que como su poseedor?

 

(Futurity)