*

X

Ni deshidratación ni baja de glucosa: por fin se descubre la verdadera causa de la resaca

Salud

Por: pijamasurf - 01/14/2016

Las insufribles consecuencias en el cuerpo por el consumo excesivo de alcohol tienen una explicación más compleja de lo que se creía hasta ahora

degasLa resaca es la compañera inevitable de la borrachera, algo así como el destino al que nos encaminamos imperiosamente siempre que bebemos un trago tras otro de alcohol, como si no hubiera mañana o éste no nos importara, como si beber fuera lo único de lo que somos capaces en ese momento, sin que por el pensamiento nos cruce, ni por error, que al día siguiente sufriremos esas consecuencias espantosas que conocemos de sobra: dolor de cabeza, sed insaciable, mareos, estómago destrozado y algunos otros síntomas que no vale la pena rememorar para no invocar ese tremebundo fantasma.

Sobre las causas fisiológicas de la resaca se ha dicho mucho. La explicación más conocida y aceptada liga sus síntomas a la deshidratación que el alcohol provoca en el cuerpo, de las meninges a los vasos sanguíneos (de ahí el dolor de cabeza y de cuerpo) y, por otro lado, a la disminución de glucosa debido a la metabolización de todo el alcohol ingerido.

Esto, sin embargo, podría ser erróneo. O eso es lo que indica una investigación llevada a cabo por Richard Olsen, adscrito a la Universidad de California en Los Ángeles y a un grupo multidisciplinario e internacional de científicos dedicado específicamente al estudio de la resaca, el Alcohol Hangover Research Group. De acuerdo con los resultados de dicho estudio, la verdadera causa de la resaca es la relación entre el ácido γ-aminobutírico (GABA) y su correspondiente receptor cerebral.

El GABA es un neurotransmisor que compartimos todos los mamíferos y cuya función es inhibir el sistema nervioso central. En el caso específico de los seres humanos y la investigación que reseñamos ahora, se encontró que el GABA responde específicamente al etanol (el principal componente químico de las bebidas alcohólicas), incluso si éste se encuentra en la baja concentración de un vaso de vino. En este sentido, la resaca es la consecuencia de la reacción entre el GABA, su receptor neuronal y el etanol.

Ahora bien, como una derivación de este estudio una de las estudiantes de posdoctorado que labora con Olsen, Jing Liang, se preguntó si existiría una sustancia que aislara al GABA de los efectos del etanol y evitara eventualmente el desarrollo de la resaca. Para sorpresa suya, una hierba de consumo habitual en su natal China, conocida como “hovenia”, posee en su composición química un flavonoide que según sus pruebas inhibe la reacción entre el alcohol y el GABA, con lo cual ni la borrachera ni la resaca se presentan en el cuerpo.

Por desgracia, como pasa con otros descubrimientos, los impedimentos institucionales y legales impiden que una sustancia de ese tipo se comercialice públicamente, por lo que lo único con lo que podremos contar respecto a la cruel resaca es con la explicación científica de qué la provoca. Tant pis.

 

También en Pijama Surf:

Cócteles y remedios metafísicos para la resaca de 7 legendarios bebedores

Científicos hallan la milagrosa cura para la resaca: fin del sufrimiento posnocturno (VIDEO)

Este es el máximo grado de evolución humana y se debe a las montañas

Salud

Por: pijamasurf - 01/14/2016

La vida en las alturas aceleró la evolución de los tibetanos, quienes hoy ostentan el máximo grado evolutivo de nuestra especie.

Subir una montaña es franco símbolo de un logro o de una hazaña, es el arquetipo del reto, de vencer nuestros virtuales límites y extender las fronteras de nuestro cuerpo y nuestra mente. La correspondencia entre lo que ocurre afuera y lo que ocurre dentro de nosotros se realza y materializa en una vívida experiencia.

Pero ¿qué función ocupan las montañas en la evolución de nuestra especie? Ya hace milenios grupos humanos se establecieron en las alturas, condiciones que con el tiempo fueron repercutiendo en el código biológico de los individuos y eventualmente aceleraron su trayectoria evolutiva. Claro ejemplo del diálogo que nuestra naturaleza mantiene con lo de afuera (lo cual sugiere que interior y exterior son uno). 

Y aquí nos referimos a los tibetanos, quienes hacer tres mil años se mudaron a las montañas del Himalayas y se enfrentaron a arduas exigencias que forzaron su maquinaria fisiológica hasta el punto de reescribir al menos 30 de sus genes. Solo así el organismo podría responder a los retos que vivir a estas alturas exigía. Por ejemplo, entre los tibetanos se han detectado rasgos bio-endémicos, como arterias más amplias que permiten procesar mejor el oxígeno en la sangre.

Así se consuma una de las mñás fascinantes correspondencias entre paisaje y organismo, algo así como “el símbolo encarnado en el pico y en la luz cercana nos llama a subir”.