*

X

Muere Pierre Boulez, gran compositor y director de la vanguardia musical del siglo XX

Por: pijamasurf - 01/06/2016

Pierre Boulez fue una figura capital de la música clásica del siglo XX, como compositor y como director de orquesta

pierre-boulez-withdraws-from-chicago-symphony-orchestra-concerts-in-february-for-health-reasons

La música clásica está hoy de luto debido a la pérdida de Pierre Boulez, una de las figuras clave de la vanguardia musical de la segunda mitad del siglo XX, la que experimentó con los sintetizadores y las armonías, la música heredera de la experimentación de Arnold Schönberg, Igor Stravisnki, Edgar Varèse y algunos otros compositores que revolucionar tanto la creación como la escucha de la música académica.

Boulez, nacido en Montbrison, Francia, en 1925, comenzó su formación como músico en el Conservatorio de París bajo la égida de Olivier Messiaen, otro de los compositores más importantes del siglo XX (autor, entre otras obras, del célebre Quatuor pour la fin du temps). Con Messiaen, Boulez se inició en las técnicas de composición dodecafónica, atonal y serial, todas ellas sistematizadas por Schönberg y sus alumnos más destacados, Alban Berg y Anton Webern. A partir de entonces, Boulez emprendió también el camino de la vanguardia, el ejercicio experimental, la búsqueda de los límites de la composición y otras inquietudes intelectuales y artísticas que devinieron en la creación de obras como "Segunda sonata para piano", de 1948, recibida con entusiasmo aun en vista de la juventud del compositor (entonces contaba con 23 años):

 

Afortunada o casualmente, Boulez coincidió en aquella época con compositores como Luciano Berio, Karlheinz Stockhausen y Luigi Nono (decisivos en el desarrollo de la música electrónica), con quienes compartió buena parte de su aventura artística.

Otra faceta importante del francés fue la de director de orquesta, labor que inició desde la década de 1950 y sostuvo hasta 2015, año en que grabó el Adagio de la décima sinfonía de Gustav Mahler (inacabada) para el sello Deutsche Grammophon, completando así el integral de las sinfonías del alemán. Durante este largo período, Boulez se empeñó en llevar a los programas de las orquestas la música del siglo XX, en especial composciones de Berg, Claude Debussy, Mahler, Schönberg, Stravinski y otros. Esta preferencia fue un tanto polémica, pues en general aun el público de orquestas asentadas en grandes metrópolis como Nueva York o Londres no está del todo habituado a recibir dicha música. Con todo, Boulez persistió y no es exagerado afirmar que su persistencia contribuyó a transformar la escucha contemporánea de la música, al menos en el intento de volver familiar la obra de dichos compositores. Entre sus interpretaciones más elogiadas se encuentran las de composiciones de Stravinski, Béla Bartók y Mahler, además de obras del siglo XIX limítrofes entre el clasicismo y la vanguardia de Richard Wagner (de quien grabó el Ciclo del Nibelungo en ocasión del centenario de la composición) y Anton Bruckner.

 

En este espacio es difícil completar una semblanza justa del compositor, pero animamos a quien tenga la curiosidad a buscar el material existente sobre Boulez tanto en línea como en otros medios. En YouTube se encuentran varios videos y audios tanto de sus obras como de sus presentaciones como director. Asimismo, en español se han publicado algunas de sus compilaciones de artículos y algunas entrevistas. Boulez fue también un gran analista de la música, dotado de una idea clara de los propósitos y alcances de este arte; es cierto que sus textos pueden ser áridos y técnicos, pero no por ello menos agudos y, para el lector atento, siempre resultarán en un gran aprendizaje del ámbito musical. Un buen inicio puede ser La escritura del gesto, una entrevista publicada hace unos años por la editorial Gedisa en donde Boulez habla sobre su trayectoria, su estilo de conducción, su faceta como compositor y otros temas que sin duda retratan a la perfección a este gran hombre que hoy cerró su legado.

 

Te podría interesar:

Los hongos mágicos podrían aliviar las dolorosas migrañas en racimo (pero estudiarlos es ilegal)

Por: pijamasurf - 01/06/2016

Aunque no existen pruebas concluyentes, existen estudios prometedores para relacionar la psilocibina y el LSD a la remisión de los fuertes dolores que sufren los pacientes de migraña en racimos
[caption id="attachment_105045" align="aligncenter" width="614"]psilocibina Psilocibina ("hongos mágicos")[/caption]

 

Si alguna vez has sufrido alguna migraña, imagínala multiplicada por 100, luego por mil, y luego imagina vivir con ella durante 20 años: esta es la realidad de miles de personas (al menos de una en cada mil, según la estadística) viviendo con la migraña o cefalea en racimos (también llamadas cluster en racimos). Su peculiar nombre le viene de la forma en la que ataca: un ataque demoledor, a veces descrito como un desarmador ardiente penetrando uno de los dos ojos (a veces ambos) hasta durante 90 minutos, con ciclos nuevos cada pocas horas, durante varios meses.

Debido a que los casos más graves son hasta cierto punto infrecuentes, quienes los padecen han formado una comunidad virtual bastante sólida con sus propias investigaciones al respecto. Dayna Evans acudió a uno de estos foros durante un ciclo de racimos especialmente doloroso, que la llevó a entrar y salir de la sala de emergencias durante días. Al igual que ella, los miembros del foro habían probado todas las drogas alopáticas disponibles, consultado neurólogos y chamanes, además de dar por descontado que la marihuana es de poco o nulo efecto (y que su sabor incluso puede acrecentar los síntomas de la migraña y provocar náuseas).

En uno de esos foros Evans se enteró de una investigación publicada en 2006 por la revista Neurology, cuyo título era promisorio: "Response of cluster headache to psylocibine and LSD". La psilocibina (ingrediente activo de los "hongos mágicos") y la dietilamida de ácido lisérgico son sustancias catalogadas en numerosas jurisdicciones como de tipo I, a pesar de que sus usuarios no reportan efectos secundarios derivados de su uso ni patrones de adicción remotamente semejantes al tabaco y el alcohol. En el estudio participaron 53 personas que sufren de cefalea en racimos, para descubrir que una dosis de psilocibina es capaz de aliviar un ataque por completo, mientras que 1/4 de dosis es capaz de abortar los primeros síntomas de una nueva cefalea.

Bob Wold, director de la organización no lucrativa Cluster Busters, se dedicó a investigar el efecto de los hongos en otros pacientes como él. Un usuario anónimo afirmó tomar dosis preventivas de psilocibina cada 60 días durante 4 años, durante los cuales las cefaleas entraron en remisión (pues clínicamente --es decir, oficialmente-- no existe cura alguna). Algunos científicos especulan que el efecto benéfico de la psilocibina puede derivarse de que reduce el flujo sanguíneo del hipotálamo, una zona que conduce los ritmos circadianos asociada con la migraña. 

Según el testimonio del doctor Jason Rosenberg, del Centro para Jaquecas Johns Hopkins, después de que cerrara el sitio de la dark web Silk Road (una tienda online de drogas de difícil acceso) su teléfono comenzó a sonar: decenas de pacientes habían encontrado alivio para sus migrañas en la psilocibina y, desde que el sitio ilegal dejó de distribuirla, debieron buscar tratamientos legales. Algunos de estos son promisorios: ciertas personas encuentran alivio al conectarse a un tanque de oxígeno o al usar esteroides. El doctor Rosenberg cuenta sobre un implante craneal que va de la encía a la parte posterior de la nariz y que funciona con un pequeño botón, el cual debe ser presionado para desactivar la inminente migraña. Sin embargo, todos estos métodos se encuentran en distintos niveles de prueba y, debido a lo infrecuente de la enfermedad, no se destinan muchos recursos a su investigación. 

Más que ser peligrosas en sí mismas, las cefaleas en racimos tienen un alto costo social: la gente deja de tener un ritmo de vida "normal" porque no puede tomarse horas libres en su trabajo para recostarse y tratar de pasar por el racimo sin incidentes; hay quien se lastima físicamente buscando que el dolor remita, y no pocos optan por el suicidio. Aunque no existen estudios suficientes para asegurar que los hongos o el LSD pueden tener efectos directos sobre las migrañas, es más probable que esta investigación sea realizada por quienes padecen los racimos que por la comunidad médica.