*

X
La conciencia podría ser una propiedad fundamental del universo y, si esto es así, explicar la "inmortalidad del alma"

shutterstock_202145749-crop-2

En el libro The Secret PhysicsThe Secret Physics of Coincidence. Quantum phenomena and fate - Can quantum physics explain paranormal phenomena?, el doctor Rolf Froboese compila una serie de investigaciones entre científicos con una mentalidad más abierta para sondear los misterios de la conciencia, quienes sugieren que ésta podría ser una propiedad más fundamental de la naturaleza que la materia y quizás también explicar fenómenos paranormales y hasta soteriológicos. Compartimos aquí algunos ejemplos, traducidos de aquí.

El doctor Hans-Peter Dürr, del Instituto Max Planck de Física, sugiere que la dualidad onda-partícula que existe en el mundo subatómico en realidad se halla en todas las magnitudes, en todo el universo. Por lo tanto, se puede hablar de un componente espiritual a la par de un componente material:

Lo que consideramos como aquí y ahora, este mundo, es en realidad sólo el nivel material de lo que comprendemos. Lo que yace más allá de esto es infinitamente más grande. Que es en lo que este mundo está enraizado en. Así, nuestras vidas en este plano están ceñidas, rodeadas por lo que se conoce como el mundo de más allá. Podemos imaginar esto de la siguiente forma: escribimos nuestra existencia en una especie de hard drive de lo tangible (en el cerebro), pero también transferimos esta data a un campo cuántico espiritual, de tal forma que cuando morimos, no perdemos esta información, esta conciencia. El cuerpo muere pero el campo cuántico espiritual continúa. De esta forma soy inmortal. 

El doctor Christian Hellweg, también investigador del Max Planck pero de biofísica, explica:

Nuestros pensamientos, nuestra voluntad, nuestra conciencia, y nuestros sentimientos muestran propiedades que podrían llamarse espirituales. Ninguna interacción conocida con las fuerzas fundamentales de la ciencia natural, como la gravedad, las fuerzas electromagnéticas, etc., puede detectarse en lo espiritual. Sin embargo, las propiedades espirituales corresponden exactamente con las características distinguidas en el extremadamente enigmático mundo cuántico. El mundo cuántico, en este caso, es ese reino en nuestro mundo que no es todavía factual; en otras palabras, el reino de la posibilidad, de la incertidumbre, donde sabemos "qué", pero no exactamente "dónde o cuándo". 

Según el físico David Bohm, existe una totalidad implicada de la cual emerge el mundo que percibimos cotidianamente, esta totalidad implicada es un mundo de infinito potencial energético en el que de hecho todas las cosas yacen en un estado de completa unidad. "El resultado de las ciencias naturales tiene sentido sólo si asumimos una realidad interna, uniforme y trascendente que es la base de toda la data y las experiencias externas". Bohm sugiere que la conciencia es esta misma realidad unitara trascendente. 

Jeremy Hayward, de la Universidad de Cambridge, señala una cierta tendencia entre físicos que colocan a la conciencia dentro de la ecuación fundamental del universo:

Muchos científicos que son todavía parte del mainstream ya no temen afirmar abiertamente que la conciencia podría ser, junto con el espacio, la materia y la energía, un elemento fundamental del cosmos --quizás incluso más fundamental que el tiempo y el espacio. Tal vez sea un error erradicar al espíritu de la naturaleza.

Nos quedamos con esto último: una ciencia que no exilie al espíritu de la discusión y de la investigación profunda, puesto que excluirlo quizás sea una forma de crasa autoalienación. 

Te podría interesar:

Biblioteca Pijama Surf: Libros de Haruki Murakami digitalizados y listos para descargar (PDFs)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/19/2016

Un autor que no podía faltar en nuestra Biblioteca Pijama Surf: Haruki Murakami, cuyas obras nos invitan a cuestionar los límites de la realidad

Ahora, el nombre de Haruki Murakami es bien conocido. Cabría decir incluso, sin faltar a la verdad, que es internacionalmente conocido. Sus obras se han traducido incluso a los idiomas menos esperados a pesar de que se trata de un autor que escribe en japonés, un idioma del que, a diferencia de otros hegemónicos (en especial los europeos), podría pensarse que presenta mayores dificultades para entrar al mercado global de la edición y la literatura.

Sin embargo, no ocurre así con Murakami. Hubo un momento en el que importantes editoriales del mundo occidental voltearon a ver la obra de un joven japonés y, a partir de entonces, lo catapultaron al polémico escenario de los bestseller. Es sabido y público que el momento de quiebre fue Tokio Blues, quinta novela en la bibliografía del escritor (originalmente de 1987, posterior a El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, de 1985, y anterior a Baila, baila, baila, de 1988), que fue escrita expresamente para venderse por millones. Según cuenta Murakami (en una historia que puede ser cierta o no), hubo un momento de su trayectoria como escritor en que se planteó la pregunta de si quería permanecer como un oscuro autor japonés, conocido y quizá incluso elogiado por una minoría (su tercera novela, La caza del carnero salvaje, ganó el Noma Bungei Shōun, uno de los premios literarios más prestigiosos de Japón) o si, por el contrario, quería algo más. Por los resultados, sabemos que optó por esta otra vía. A diferencia de otras que le precedieron o le sucedieron, Tokio Blues es una narración soft de Murakami, light en el sentido de que carece de elementos conflictivos y no del todo asequibles para cualquier lector como la depresión, el suicidio, la confusión emocional, historias que no se cierran, el cuestionamiento a los límites entre realidad y los muchos mundos de la ficción y la fantasía, etcétera.

La decisión, con todo, fue afortunada para muchos. Más allá de las críticas que podría recibir en términos literarios, sociológicos y quizá incluso políticos (por la forma en que el ejercicio de la forma dominante del poder se realiza en literatura), es imposible negar que Murakami tiene obra y, todavía más, que al menos por un par de novelas, tiene ya esos “dos ochavos de lengua toscana” que nos hacen prestarle atención a su obra.

A continuación compartimos enlaces a los archivos de libros que se encuentran disponibles en Internet.

 0817318d27a15a5bb99c772410af2d49

Novelas (en orden cronológico de publicación)

La caza del carnero salvaje

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas

Tokio Blues, Norwegian Wood 

Baila, baila, baila

Al sur de la frontera, al oeste del sol

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

Sputnik, mi amor

Kafka en la orilla

After Dark

1Q84 (Libros 1 y 2)

 

Cuentos

Sauce ciego, mujer dormida

 

En inglés

Pinball, 1973 (novela)

The Elephant Vanishes (cuentos)

What I Talk About When I Talk About Running (ensayo autobiográfico)

 

En este enlace otras entradas de Biblioteca Pijama Surf