*

X

La cocaína hace que las células de tu cerebro se autocanibalicen

Por: pijamasurf - 01/21/2016

Los efectos de la cocaína en el cerebro y, en general, en un organismo, se revelan cada vez más siniestros

Brain

Música, "amigos", charlas más o menos interesantes, risas, todos ingredientes que condimentan la noche de miles de personas que deciden también aderezar el momento con unas líneas de coca. El problema es que uno de estos elementos, en altas dosis, empujará a las células de tu cerebro a la autodestrucción. 

Un estudio reciente realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins concluyó que las células del cerebro tienden a la autofagia cuando están expuestas a altas dosis de cocaína, proceso mediante el cual se producen la muerte autocanibalizándose. Además, en los experimentos que se llevaron a cabo en roedores, los investigadores encontraron que las crías de aquellos ejemplares que consumieron cocaína durante el embarazo también presentaban casos de autofagia. 

cocapetEl doctor Prasun Guha, quien encabezó el estudio publicado en el diario Proceedings of the National Academy of Sciences, advierte que si bien la autofagia puede traducirse en un recurso de limpieza del cerebro, en este caso termina por destruir elementos fundamentales para su funcionamiento:

Una célula es como un ama de llaves que constantemente está limpiando basura de una casa. La autofagia es el ama de llaves que saca la basura, lo cual generalmente es algo bueno. Pero la cocaína provoca que el ama de llaves deseche cosas realmente importantes, por ejemplo la mitocondria, que produce energía para las células. 

Tolstói en su cumpleaños, leyendo pasajes de su obra y otros documentos audiovisuales inesperados

Por: pijamasurf - 01/21/2016

Internet preserva algunas joyas históricas sorprendentes, como estos registros del gran León Tolstói en momentos de su cotidianidad

tolstoi

Una de las cualidades más loables de Internet es que, hasta cierto punto, se le puede considerar otro momento del sueño humanista en torno a la generación y la preservación de conocimiento. La fantasía de tener una biblioteca universal tiene en Internet una de sus materializaciones más refinadas, pues a diferencia de lo que sucede con los recintos “reales”, en la red una vez que un dato llega, se multiplica y se mantiene circulando en esa especie de éter que es el mundo virtual. El conocimiento no es indestructible, ni siquiera en su forma digital, pero al menos parece estar un tanto más lejos del alcance del tiempo y de los censores que como sucede con los materiales físicos.

Como prueba de ello, recientemente el blog de la editorial argentina Eterna Cadencia publicó una breve recopilación de videos cuya existencia sorprende casi tanto como su conservación.

Se trata de escenas protagonizadas nada menos por León Tolstói, el legendario escritor ruso que aunque asociamos casi inmediatamente al siglo XIX (al lado de esa camada brillante completada por Dostoievski, Gógol y Chéjov), en realidad sobrevivió a los primeros años del XX, con lo que alcanzó la invención de máquinas que registraron su voz y su imagen en movimiento.

Tanto las escenas como el audio son sin duda increíbles y, en ese mismo sentido, algo tienen de fantasmagóricas, como si se tratara de una presencia surgida de pronto de un pliegue imprevisible del tiempo, una fractura en la historia que nos devuelve por un momento algo que creíamos ausente para siempre del mundo.

 

El cumpleaños de Tolstói

"Sofya (recogiendo flores en el jardín), su hija Aleksandra (sentada en el carro con una blusa blanca), su ayudante y confidente, V. Chertkov (hombre calvo con barba y bigote) y estudiantes. Fue filmado por Aleksandr Ósipovich Drankov en 1908"

 

 

El entierro del escritor

 

 

Tolstói lee fragmentos de su Calendario de sabiduría en inglés, alemán, francés y ruso

 

 

"El poder de la infancia"

(Uno de los audios sobrevivientes que Tolstói grabó en el fonógrafo que le obsequió Thomas A. Edison)

 

También en Pijama Surf:

León Tolstói sobre cómo el Estado nos enajena (y cómo liberarnos de su influencia)

Tolstói aprendió a andar en bicicleta a los 67: ¿a ti qué te falta por aprender?

¿Por qué tomamos sustancias para embrutecernos? León Tolstói en un argumento memorable