*

X

Google consiguió que una computadora juegue Go (y esa puede ser una mala noticia para usuarios de Internet)

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 01/27/2016

Google consiguió que una computadora aprendiera Go, un desarrollo de inteligencia artificial que servirá de modelo para comprender el comportamiento humano en Internet

go

Muchos podemos creer que el juego de mesa más complejo que existe es el ajedrez, acaso porque en el imaginario colectivo asociamos sus piezas y escaques con sesudos intelectuales que pasan horas pensativos antes de decidirse a hacer un movimiento. Sin embargo, no es así, y al menos desde un punto de vista probabilístico, el milenario juego chino Go (cuya antigüedad se data en más de 2 mil 500 años) es varias veces más difícil que el ajedrez. Prueba de ello es que hace varios años la inteligencia artificial derrotó a Gari Kaspárov, uno de los más destacados grandes maestros de la historia del ajedrez, lo cual no había sucedido en el caso de Go, al menos hasta hace unos días.

En un artículo publicado en Nature, Google dio a conocer que investigadores de su laboratorio Google DeepMind recientemente enseñaron a una computadora a jugar Go de manera tal que, por su propio aprendizaje, fue capaz de derrotar a algunos de los mejores competidores en el juego. Según se dice en la publicación, Google tenía poco más de 20 años buscando este objetivo.

¿Pero cuál es la relevancia del Go para la inteligencia artificial? Entre otras cualidades, que el las variaciones posibles en el juego son de 10 a la 700 (esto es, un 10 con 700 ceros a su derecha; en comparación, los escenarios posibles del ajedrez son apenas de 10 a la 60). ¿Qué hay en este mundo que, en posibilidades de acción, tenga esa misma cifra e incluso la supere? Hasta donde sabemos, muy pocas cosas, entre ellas el comportamiento humano.

En términos de probabilística, informática y computación de datos, el logro de Google significa la posibilidad de que una computadora siga una secuencia de acciones, encuentre la lógica de éstas, navegue por ella y sea capaz de establecer predicciones a partir de esto.

 

Curiosamente, el anuncio de Google suscitó una respuesta del mismísimo Mark Zuckerberg, quien en un mensaje en su perfil personal de Facebook dio a conocer que su empresa también “está cerca” de conseguir el mismo desarrollo.

¿Cuál será el futuro de Internet desde el punto de vista de la inteligencia artificial? Sin duda “logros” como este de Google sugieren un panorama claroscuro en el que ciertas bondades en las posibilidades de comunicación, interacción y acceso a la información tendrán en su reverso la explotación de data personal con fines comerciales y aun otros desconocidos. Una oscura partida de ajedrez que se juega en las sombras, contra un oponente que aunque apenas distinguimos, demuestra con sus movimientos una sólida estrategia. 

Te podría interesar:
El bizarro mundo que ha diseñado un programador para hablar con Dios

Para muchos místicos el templo de Salomón y la ciudad de Jerusalén no sólo existen en el espacio físico sino que tienen una contraparte en el cielo y en el alma del ser humano. Curiosamente, estos espacios imaginales hoy en día tienen una clara contraparte con los espacios virtuales. Tal es el caso del sistema operativo TempleOS con el que el programador Terry Davis, siguiendo la voz de Dios, ha tratado de alabar a la divinidad y sellar su alianza.  

Este templo virtual está diseñado en un código que evoca las primeras épocas de las computadoras personales y los viejos juegos de 8 bits, una especie de retroludismo fanáticoreligioso que a la postre resulta estéticamente conmovedor y de alguna manera muy ad hoc para la visión de este programador de 44 años que vive en casa de sus papás.

La decisión de usar este lenguaje, sin embargo, no es arbitraria, según cuenta un perfil de Davis en Motherboard; Dios le dijo que las gráficas 640x480 y 16 colores son su arca de la alianza, algo así como la circuncisión o el arcoíris. Davis ha invertido más de 10 años y 121 mil líneas de código para establecer este mundo low-fi con el que ha creado una interfase con el dios bíblico, particularmente enfatizando la época del éxodo y la salvación del pueblo de Israel. El sistema cuenta con el juego AfterEgypt, en el cual se narran de manera lúdica los sucesos subsecuentes a la liberación del pueblo judío y la peregrinación liderada por Moisés hacia la Tierra Prometida, en la que el pueblo elegido recibe una serie de señales milagrosas. Estos aspectos conducen a la apoteosis en la que el jugador, tomando el papel del profeta ("el Espíritu Santo te hace su marioneta", dice), debe hacer una ofrenda a Dios como antesala de la teofanía de la zarza ardiente y la posibilidad de hablar con el Creador. Davis explica que él constantemente conversa con Dios y que la divinidad se revela en los números aleatorios; así, el juego está lleno de mensajes supuestamente divinos.

Davis sufre de esquizofrenia y dice que antes era ateo, pero previo a construir el templo escuchó la voz de Dios. Su enorme esfuerzo por construir este templo hace pensar en lo que le podría pasar a un personaje dentro de una novela de Philip K. Dick, actos misteriosamente condenados, loops de una inteligencia cósmica cibernética, penitencia, devoción que nos puede parecer disparatada pero que tal vez tiene un recóndito sentido. De alguna manera tal vez todos estemos construyendo con nuestras vidas, mal que bien, un templo, siguiendo un designio ignoto y una insondable redención. Y tal vez de hecho todos vivimos dentro de una simulación diseñada por un programador que para nosotros sería idéntico a la divinidad. En su sistema operativo Davis tiene una leyenda que dice: "Escribe juegos, no los juegues", algo así como la frase de Douglas Rushkoff: "Programa o sé programado".