*

X

El "Angelus" de Salvador Dalí convertido en video de 360º (exploración virtual de una obsesión artística)

Por: pijamasurf - 01/31/2016

El video de 360º es un formato idóneo para explorar las fantasías surrealistas de Salvador Dalí

Archeological-Reminiscence-of-Millets-Angelus

En marzo del año pasado, YouTube sorprendió al mundo de Internet con su función de videos de 360º, una función que permite manipular la reproducción de un material para obtener una perspectiva completa de todo lo grabado. Además del propio contenido de la filial de Google y otras empresas y marcas que generaron contenido de 360º, uno de los videos más destacados de este tipo fue el de la canción “Stonemilker” de Björk, una pieza artística ad hoc al estilo de la cantante. 

Por estos días, so pretexto de la apertura de la exposición Disney and Dalí: Architects of the Imagination, el Museo Dalí de California auspició la producción de un video interactivo que permite al usuario recorrer el inquietante territorio de Reminiscencia arqueológica del Angelus de Millet, una pintura de 1935 en la que el artista vertió parte de su obsesión personal con respecto al óleo aludido de Jean-François Millet, que en la época de Dalí, e incluso desde su niñez, se encontraba por todos lados, en reproducciones masivas y objetos cotidianos (postales, tazas, tinteros, etcétera).

120921

Según escribió Dalí, su fantaseo con la pintura comenzó en su escuela primaria, donde una de estas reproducciones colgaba de una de las paredes; muchos años después, ya adulto, vivió este episodio inesperado durante un paseo cualquiera:

Durante una breve fantasía a la que me había abandonado en una excursión al Cabo de Creus, cuyo paisaje mineral (al N. O. de Cataluña) constituye un auténtico delirio geológico, imaginé, talladas en las rocas más altas, las esculturas de los personajes del Angelus de Millet. Su situación espacial era la misma que en el cuadro, pero estaban totalmente cubiertos de fisuras. Muchos detalles de las dos figuras habían sido borrados por la erosión, lo cual contribuía a remontar su origen a una época muy remota, contemporánea al mismo origen de las rocas. Era la figura del hombre la más deformada por la acción mecánica del tiempo; sólo quedaba de él el bloque vago e informe de la silueta que se convertía por ello en terrible y particularmente angustiosa.

Ese quizá fue el punto originario de la pintura que ahora encontramos convertida en este video. En la reformulación de Dalí, la escena de Millet se convierte en un sueño, casi una pesadilla, en la que las figuras amables de los campesinos son grandes y ruinosos monolitos observados a la distancia por figuras diminutas que podríamos suponer sorprendidas o apabulladas. La palabra “reminiscencia” en el nombre del cuadro se refiere a la relación entre el Angelus de Millet y la propia infancia del artista condensada en la pintura: las tres figuras humanas visibles son representación de Dalí (el niño), su padre (el hombre que señala) y su niñera (la figura sentada).

El resultado virtual nos otorga otra experiencia del cuadro, acaso una similar a la que el propio Dalí tuvo cuando su mente se perdía entre los colores y las formas de Millet.

 

También en Pijama Surf: «Hueso de perro, revienta»: una semblanza de Antonin Artaud

Inspirada en Islandia, Suiza declara la guerra contra los banqueros corruptos

Por: pijamasurf - 01/31/2016

Hacer responsable a individuos concretos de los desastres financieros que producen las corporaciones es el primer paso para sanear la economía mundial, según demuestra de forma elocuente el caso de Islandia

Monoply-Banker-Bankster1

 

Islandia es el único país que se ha recuperado de la crisis financiera de 2008. ¿Cómo? Una de las estrategias fue vender uno de los tres bancos más grandes del país, Íslandsbanki, cuyo importe será repartido entre todos los ciudadanos islandeses. ¿Cuánto le toca a cada uno, preguntan ustedes? Probablemente 30 mil coronas (unos 240 dólares) no parezca una fortuna, pero el impacto es mayor si consideramos que gracias a movimientos de este tipo Islandia logró pagar (por adelantado) su deuda con el Fondo Monetario Internacional.

La crisis financiera global de 2008 creó un movimiento popular islandés que encarceló a una veintena de banqueros, vendió uno de los bancos más grandes del país y saneó las finanzas públicas en menos de 1 década. Inspirado por ellos, un movimiento en Suiza llamado Swiss Sovereign Money (SSM) busca limitar la especulación monetaria de los grandes bancos que han dado fama de paraíso financiero al país.

La premisa es sencilla: 90% de las transacciones en Suiza se realizan con dinero electrónico. Lo que el SSM buscará es obligar a los bancos a respaldar todo el dinero electrónico con reservas de oro y plata, de modo que dejen de producir dinero "de la nada". Hasta el momento se han recabado más de 110 mil firmas para llevar a plebiscito la propuesta del SSM.

Uno de los blancos prioritarios del SSM es reducir el poder del Banco de Pagos Internacionales (BPI), con sede en Basilea. Se trata de una compañía privada operada por algunos de los bancos más grandes del mundo, prestándoles dinero que de hecho no está respaldado físicamente (i.e.: dinero electrónico que no existe); cuando un banco crea una línea de crédito, el BPI produce dinero electrónico para respaldarlo, cobrando los intereses respectivos. Limitar esta práctica prevendría que la burbuja de especulación financiera vuelva a estallar, como en 2008, hundiendo muchas economías internacionales y dejando a miles en la calle.

De aprobarse, se trataría de un golpe poderoso contra la élite de banqueros a nivel mundial, a menudo descrita por los medios como un “cártel” capaz de crear deuda a voluntad. Como en la teoría del caos (donde, a grosso modo, el aleteo de una mariposa en California produce un huracán en Japón), la especulación financiera de los grandes mercados afecta globalmente el movimiento de capital. 

Se trata también de recordarnos que el dinero es un consenso de colaboración pública y que como tal, puede ser modificado. A menudo pensamos que el dinero es una especie de fuerza natural, pues hemos fetichizado a tal grado su supuesto poder que dejamos que las élites corruptas administren los recursos a su antojo. En la medida en que la gente logre organizarse y tipificar como crimen la creación de deuda (cuyos únicos beneficiados son los bancos y sus dueños, el 1% del que nos alertara Occupy Wall Street en 2012), el dinero podrá convertirse en energía materializada para hacer cosas en favor de todos, y no en una fuente irrefrenable de acumulación y especulación.

 

(Waking Times)