*

X

Consejos para que tu gato viva 165 años

Por: pijamasurf - 01/03/2016

Esta nota pudo haberse titulado: "Consejos para que tu gato viva más que el matrimonio de tus padres"
Creme Puff (38 años)

Creme Puff (38 años)

 

¿Cuál es el secreto de la longevidad? Si la pregunta va dirigida al mundo felino, Jake Perry parece haber encontrado la respuesta. Y es que este fontanero de Texas de 85 años ha criado a dos de los gatos más longevos registrados por El libro de los récords Guinness: Granpa, que vivió 34 años, y Creme Puff, que alcanzó los 38. Utilizando una fórmula de equivalencia a edad humana, 30 años de gato equivalen a unos 133 de humano. Así, Granpa habría vivido 149 años, mientras Creme Puff habría ronroneado por 165 años. Y volvemos a la pregunta: ¿cuál es el secreto?

Según Perry, gran parte de la magia está en la alimentación, pero también en un entorno con suficiente interés y entretenimiento para mantener al gato activo. La casa de Perry ha funcionado desde los 80 como un refugio para los gatos desamparados, y su historia es la de un amante empedernido de los felinos (además de su esposa e hijos, que seguramente están por debajo en la jerarquía del hogar) que ha dedicado tiempo y esfuerzo a construirles un gimnasio e incluso a proyectarles documentales en una sala de cine casera. La esterilización podría ser otro factor: incluso cuando tuvo 4 docenas de felinos viviendo en su casa al mismo tiempo, todos estaban esterilizados.

Granpa (34 años humanos)

Granpa (34 años)

 

Pero tal vez la dieta (y una enorme dosis de amor, según sus propias palabras) podrían haber obrado el milagro. No recomendamos seguir estas indicaciones, algunas de las cuales parecen ir en contra del más elemental sentido común, pero, de nuevo, el experto parece ser Perry:

  • Porción de alimento casero comercial
  • Huevos con tocino de pavo
  • Brócoli
  • Café con crema
  • La medida de un gotero de vino tinto cada tercer día, "para la circulación"

Tal vez más allá de la alimentación, lo que mantiene a tantos felinos vivos y felices por tanto tiempo parece ser la dedicación del propio dueño y pasar tiempo con ellos. Alguien que no ame a los gatos puede pensar que son huraños y recelosos, pero con los cuidados veterinarios adecuados y el cariño suficiente, tus felinos mantendrán ocupada tu soledad por mucho más tiempo. ¿Y qué hacer cuando se vayan? Perry ha enterrado 47 gatos en un cementerio improvisado en su jardín y afirma que, si hoy se encontrara a un felino necesitado, lo llevaría al veterinario.

Te podría interesar:

La arquitectura gótica: experiencia estética de lo sagrado

Por: pijamasurf - 01/03/2016

La arquitectura gótica es la materialización de protocolos que apuntan a la evolución cristalina del hombre mediante su comunión con la divinidad

St Mary's Cathedral, Sydney, New South Wales, Australia.

En la arquitectura gótica se encuentran fusionados varios factores contundentes para la transformación del mundo, entre ellos la construcción de los siglos de arte cristiano que vendrían. Las técnicas y saberes implementados para construir estos espacios sacros fueron redescubiertos después de haberse perdido junto con Roma, sumándose a ello la profundidad filosófica, mística y transformadora de la calidad artística que reviste la estructura formal, trastoca el edificio sacro terrenal y lo convierte en majestuosidad caída de los cielos en el mundo de la carne, cielos que no son otra cosa más que una sublime experiencia estética. 

Después de la abrupta transformación que sufrió el mundo occidental cuando los resquicios del imperio romano cedieron bajo el hastío y los embates enemigos, las construcciones que se erigieron sobre esa historia fueron visiones ecuménicas que remiten al arte egipcio y griego en muchos aspectos; en el siglo XII se comenzaba a gestar el arte gótico entronizándose, como apunta el historiador Kenneth Clark, la madre --Ecclesia, la madre tempestuosa que domina y observa, definiéndose hasta entonces y actualizándose constantemente los valores que rigieron el mundo occidental hasta el siglo XV.

Web

La mística bidimensional de la pintura y las particularidades de cada uno de los oficios invertidos en las construcciones eclesiásticas no sólo decoraban el interior, fueron pensadas y dispuestas para dar sentido al mundo y ordenarlo en ese cruce a donde apuntan todas las brújulas. Los iconos son observadores fríos que contemplan a los mortales sin que éstos accedan al drama –más que como, en la mayoría de los casos, protagonistas inconscientes. Hasta el final del período se implementaría la perspectiva en la pintura (técnica que incluye al observador al permitirle ver una profundidad espacial), y no porque se hubiera desconocido hasta entonces, más bien porque no la habían considerado necesaria en el sentido profundo de la representación. Los personajes que participan en la acción al principio fueron idénticos, no se diferenciaban fisonómicamente; conforme la hazaña narrativa evolucionó lo hizo también la humanidad como pocas veces en la historia, ya que los conocimientos redescubiertos sobre un mundo perdido proyectaron el pensamiento y el espíritu humano hasta los fundamento críticos, libres, creativos y transformadores del Renacimiento.

ccvjN5qnY349XquHC5uoEinK

Imaginémonos transgrediendo el límite que nos separa entre el mundo terrenal y la manifestación en la tierra del espacio sagrado, un axis mundi desde el que se extienden las ciudades y en el que convergen los viajeros. Un centro que conecta con el plano celestial y nos sumerge en el frío petrificado de oro y mármol, madera fina e iridiscente; todos los materiales son modelados por la luz que, controlada por los vitrales y accesos, promueve el misterio de esos cantos divinos resonando en las bóvedas abismales; también estaba esa misteriosa palabra que habla ejemplificando los símbolos que dominaban contundentemente aquel tiempo y que siguen prevaleciendo en el inconsciente colectivo hasta nuestros días.

El éxtasis divino en que se sumergían las cofradías y organizaciones varias de artesanos, que vertiendo sudores y sacrificando vidas crearon el mundo cristiano, es el mismo que dio forma al mundo griego, pilares del pensamiento, épocas de dioses y misterios que amplifican la dimensión humana, que siempre debería apuntar hacia la grandeza creativa y transformadora.