*

X
El cáncer parece estar ligado a un exceso o a una obstrucción emocional; la medicina china y la filosofía oriental proveen una explicación integral y un marco práctico para lidiar con los excesos emocionales

6a9db0c5d

¿El cáncer es una enfermedad fundamentalmente emocional? Esto es algo difícil de decir, especialmente a los pacientes que han padecido esta enfermedad y cuyo sufrimiento difícilmente podemos concebir, no habiendo vivido lo que han vivido. Decirle a estos pacientes, en su sufrimiento y desconsuelo, que su enfermedad tiene que ver con un desajuste emocional del cual, a fin de cuentas, ellos son responsables, pude ser mal recibido. Y, sin embargo, la medicina moderna cada vez más se da cuenta de que la mayoría de las enfermedades no tienen una causa genética --son sobre todo resultados de la interacción entre el individuo y el medio ambiente (causa epigenética), esto es, sus hábitos, dieta, estrés, interacción con toxinas y contaminantes y otros factores.

En otras tradiciones donde se cree en el karma, en la reencarnación o en sus equivalentes y se considera que el universo no es una máquina ciega y azarosa, sino un organismo que está interconectado en todas sus partes y opera bajo leyes causales, el paciente necesariamente asume una responsabilidad de su salud. Esta es la visión de la medicina tradicional en la que la enfermedad no llega como un fenómeno aleatorio, cruelmente injusto, sino como una consecuencia de una serie de actos previos que deben ser entendidos por el individuo si busca sanar --así el paciente no puede descargar su responsabilidad y ponerse en las manos del doctor, sino que por lo menos debe entender la naturaleza de su enfermedad, buscar la causa interna y participar de manera activa en su tratamiento. De hecho la enfermedad, en su misterio, a veces es vista como un proceso de crecimiento y comprensión de la naturaleza más profunda del individuo: una forma en la que el universo, su alma, dios, según la visión que se tenga, se comunica para manifestar una irreversible voluntad, un camino que lo obliga a cierta "rectitud". La ciencia médica moderna también entiende que una enfermedad es un fenómeno causal, que siempre puede encontrar su etiología en una serie de eventos previos. Sin embargo, estos eventos no son explicados de manera cualitativa como teniendo una dimensión de significado, son solamente procesos mecánicos. Y, generalmente, no se acepta que causas emocionales o psicológicas puedan tener efectos materiales. La medicina moderna occidental reconoce la importancia de las emociones, pero solamente una vez que la enfermedad ha sido diagnosticada, como un coadyuvante del tratamiento.

La visión tradicional de la medicina que podemos encontrar en China, pero también en la filosofía, por ejemplo, del médico suizo Paracelso, sugiere que la enfermedad es una violación o desviación de la ley natural, del orden que sigue naturalmente el cuerpo en armonía con el cosmos. Esta desviación suele ocurrir simplemente por la ignorancia de los ritmos naturales o por la creación de una presión psíquica o emocional que obstruye el flujo natural de la energía del cuerpo. Bajo esta visión filosófica de la enfermedad, todas las enfermedades son responsabilidad del individuo, nunca maldiciones o mala suerte (incluso un ataque psíquico externo es resultado de la actitud del individuo). Una enfermedad que asola a un niño debe de tener una causa explicable en la continuidad de un proceso psicoespiritual que se a remonta antes del nacimiento.

En el caso del cáncer, la medicina china hace especial énfasis en el origen emocional de esta enfermedad. Antes de revisar de manera particular cómo las emociones contribuyen según la medicina china a generar el cáncer, contemplemos cómo son concebidas las emociones. En la medicina china, las emociones son las respuestas mentales a factores externos que detonan un movimiento energético ligado a una estructura anatómica. La medicina china china clasifica las emociones en cinco emociones principales y dos más que se propician por grandes excesos, las cinco primeras son la ira (hígado), la alegría (corazón), la tristeza (pulmón), el miedo (riñón) y el pensamiento alterado (bazo); las dos restantes: el terror (que afecta al corazón) y la ansiedad (o abatimiento) (que afecta el pulmón). Cada una de estas emociones está ligada a su vez con otro órgano asociado o víscera, a un elemento, a un planeta, y a numerosas otras correspondencias. Se dice que las emociones son una especie de vientos internos (siendo que los vientos cálidos o fríos en la medicina china son los que originan las patologías). Las emociones, sin embargo, entran en un proceso dinámico en el que una emoción puede derivar en otra según el esquema de analogías. 

El Traditional Medicine Institute cita al médico Sun Binyan, quien en su libro Cancer Treatment and Prevention escribe que la mayoría de los pacientes con cáncer padece de una "supresión de las emociones. Tienden a retener su enojo. Pese a que algunos pacientes responden bien al tratamiento, suelen recaer cuando ocurre nueva estimulación emocional". Shi Lanling y Shi Peiquan atribuyen el cáncer a la perturbación de una o varias de las siete emociones, "especialmente la ansiedad, los pensamientos alterados y la ira, las cuales afectan el bazo y el hígado", esto genera que "el qi [la energía] se estanque y el bazo pierda su función de transformación y transportación provocando una perturbación en el metabolismo del elemento agua y una subsecuente acumulación de humedad-flema, que, obstruida, por la ira, estancará también el qi del hígado". Jia Kun, en su libro Prevention and Treatment of Carcinoma in Traditional Chinese Medicine sugiere evitar: "cambios emocionales, como el miedo, la preocupación, la duda, la irritación y el nerviosisimo". Aquí es apropiado hacer una digresión para resaltar un principio básico de la filosofía oriental: la relajación y el control de las emociones. Para los médicos chinos pero también para los budistas y los taoístas la base de la conducta humana es el desarrollo de una disciplina interna y externa que logre control y apaciguar el pensamiento, un principio de no violencia pero también de no reacción ante los fenómenos. Cualquier exabrupto o momento en el que se pierde el control conlleva un importante riesgo de enfermedad (esto es algo que simplemente no ha sido asimilado por la cultura occidental). 

En la medicina occidental moderna encontramos algunos casos de médicos que han empezado a vincular el cáncer con las emociones. Quien quiera investigar más puede consultar el trabajo del doctor Ryke Geerd Hamer, quien tiene ideas muy interesantes sobre la etiología del cáncer, sin embargo, debemos advertir que este doctor ha sido acusado por mala práctica y de hecho ha perdido su licencia médica. Esto, sin embargo, podría explicar también su radical visión del cáncer que se opone a la visión actual de la medicina. Hamer considera que muchos de los casos de cáncer se originan en un conflicto base. Esto basado en su experiencia con la muerte de su hijo, asesinado en 1978; meses después Hamer sostiene que desarrolló cáncer en los testículos, pese a no haber sufrido ninguna enfermedad previa que podría vincularse con este suceso. A esto Hamer le llama "un conflicto de pérdida"; conflictos como este, en los que el individuo no tiene elementos para lidiar con lo sucedido y está básicamente indefenso, pueden producir luego también "conflictos biológicos", una manifestación psicosomática. Su teoría indica que un conflicto primero se manifiesta en la psique (a nivel emocional) y luego en el cerebro y al final en un órgano. La enfermedad es mediada y coordinada en todos sus aspectos por el cerebro, incluyendo la distribución de microorganismos (como virus o bacterias) que suelen realizar labores importantes para la sanación y la medicina moderna suele tomar una postura de simple exterminación. Hamer incluso ha correlacionado el tipo de conflictos con el tipo de cáncer que se manifiesta. Evidentemente debemos tomar con un grano de sal lo que dice Hamer, ya que contradice muchos de los principios de la medicina moderna. Dicho eso, su teoría, como ha sido desarrollada en sus "cinco leyes biológicas", coincide en muchos aspectos con la medicina tradicional y los principios filosóficos en los que ésta se basa. 

De cualquiera manera, para el cáncer o cualquier otra enfermedad, debemos aceptar que nuestra actitud y nuestro contenido psíquico y emocional tienen importantes consecuencias, ya sea directamente generando o intensificado una enfermedad o al menos indirectamente impidiéndonos tomar las decisiones adecuadas para encontrar un procedimiento eficaz de tratamiento. No hay duda de que la mejor prevención es el desarrollo de una disciplina interna capaz de moderar las reacciones y evitar todo exceso. Ya lo decía Sócrates: "todo con moderación" e incluso la moderación, puesto que lo esencial es el equilibrio, no la represión. En este sentido la filosofía oriental tiene mucho que enseñarnos puesto que nos aventaja con una tradición milenaria de prácticas ligadas a la relajación y a la conservación de la energía, asimismo también, con todo un corpus medicinal ligado a la prevención de la enfermedad, provisión y no reacción. Para el hombre occidental, apegado a su concepción de la realidad, una vida sin emociones fuertes difícilmente merece ser vivida, además de que le resulta prácticamente imposible concebir la posibilidad de nunca enojarse, por ejemplo. Para el hombre oriental o el hombre meditativo, la intensidad y la vitalidad que el hombre occidental encuentra en las emociones es una distorsión de la infinita riqueza que se puede encontrar en la tranquilidad, en la sutileza, en el silencio. La filosofía oriental no sugiere que las emociones sean reprimidas, simplemente mantiene que los sucesos que ocurre en nuestras vidas no deben ser exagerados, ni se debe formar apegos excesivos. Es natural sentir tristeza cuando una persona querida muere pero entonces se lleva a cabo el luto apropiado, se permite la expresión completa de la emoción sin fijación en ella y después se sigue adelante con la vida, de esta forma la emoción corre finalmente su cauce y no se convierte en una obstrucción o en un foco patógeno innecesario. 

 

Twitter del autor: @alepholo

Los latidos del corazón afectan la manera en que el cerebro toma decisiones racionales (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 01/27/2016

Cuerpo y mente están más relacionados de lo que a veces suponemos, y este estudio es otra prueba de ello

Corazón y cerebro podrían tener una relación más íntima que aquella que, más o menos desde siempre, se les ha atribuido coloquial y culturalmente. En efecto, desde este punto de vista, estamos habituados a conceder una especie de antagonismo entre ambos, como si el cerebro fuera asiento únicamente de nuestras cualidades racionales y el corazón de las pasionales. Curiosamente esta dicotomía, que mucho tiene de platónica, persiste incluso en nuestros días, a pesar de que sabemos bien que el corazón tiene pocas tareas más allá de bombear sangre, todas ellas fisiológicas. Pero entonces, podríamos preguntarnos, ¿por qué una tristeza muy fuerte o un episodio de felicidad también lo experimentamos como una alteración en los latidos de ese órgano?

La respuesta podría comenzar por una afirmación sencilla: a fin de cuentas, nuestro cuerpo es uno, una orquesta sinfónica que opera sincronizadamente para mantenernos con vida. Y aunque nuestros pensamientos, nuestras ideas, emociones, miedos y alegrías a veces parezca que no los vemos, parezca que sólo son mentales, en realidad no serían posibles sin el soporte físico del cuerpo, sin las hormonas, los neurotransmisores, el estómago que se contrae o las lágrimas que acuden a paliar el sufrimiento.

Prueba de esta conexión estrecha es un estudio publicado recientemente a propósito del efecto que el ritmo cardíaco podría tener en los procesos de razonamiento del cerebro.

La investigación estuvo a cargo de Igor Grossmann, profesor de psicología en la Universidad de Waterloo, quien en colaboración con otros académicos de la Universidad Católica Australiana analizó el ritmo cardíaco de un grupo de voluntarios en comparación con un grupo de control, esto al tiempo que se evaluaban sus cualidades de razonamiento y su capacidad para elaborar juicios, recordar y otras habilidades cognitivas afines.

Según lo observado, las personas en las que el ritmo cardíaco tiene variaciones constantes fueron también quienes mostraron un mejor desempeño en las pruebas de evaluación cognitiva. En especial cuando se trató de ofrecer una solución a un problema de tipo social visto desde una perspectiva externa a la de los involucrados (esto es, como un tercero que sólo opina), los individuos de ritmo cardíaco alterado fueron quienes ofrecieron alternativas que no estuvieron sesgadas por sus propios intereses o puntos de vista.

De acuerdo con el profesor Grossmann, esto no necesariamente indica que dichas personas sean “más sabias”, sin embargo, sí parece ser una ventaja con respecto a aquellas menor variación en sus pulsaciones.

Quizá ahora sólo queda responder por qué sucede esto y si tal vez, como podría sugerirse desde una perspectiva más psicológica, si acaso la diferencia estriba en que hay quienes pueden con mayor facilidad que otros dar libre curso a sus pensamientos, emociones y aun procesos fisiológicos, mientras que otros individuos los contienen, lo cual redunda en una mayor fluidez de personalidad que se transmite y ocurre en la vida social.

 

(Imagen: Alberto Montt)