*

X

¿Científicos del CERN rompen la velocidad de la luz?

Por: pijamasurf - 01/23/2016

Todo parecía indicar que la relatividad einsteniana había caducado, si se confirmaba que los neutrinos disparados desde el CERN habían superado la velocidad de la luz

UPDATE_CERN_StarGate_ready_to_open_BPEarthWatch__195426

Fue en 2011 cuando un hito del universo físico y de la cultura popular frente a este universo, la velocidad de la luz como una constante insuperable, se tambaleó como nunca antes. Investigadores del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) anunciaron que registraron partículas viajando a una velocidad superior a la de la luz. 

El vocero de esta plataforma internacional de científicos, Antonio Ereditato, anunció:

Tenemos mucha confianza en nuestros resultados. Hemos checado y rechecado cualquier cosa que pudiese haber distorsionado nuestros resultados y no encontramos nada. Ahora queremos que nuestros colegas lo confirmen por su propia cuenta. 

El suceso, potencialmente histórico, ocurrió como resultado de 3 años de mediciones de neutrinos disparos desde el CERN, ubicado cerca de Ginebra, hacia el Gran Sasso de Italia. Los científicos corroboraron que estos neutrinos completaron la trayectoria 60 nanosegundos antes de cuando la luz habría llegado. 

Las implicaciones de esto habrían sido monumentales, de hecho inconmensurables para la mayoría de nosotros. De entrada derrocarían la teoría de la relatividad que Einstein lanzó en 1905, sustentada en que la velocidad de la luz es una constante cósmica y que nada en este universo puede viajar más rápido que ella. Sin embargo, después de esta falsa alarma ya jamás supimos si futuros experimentos, tras confirmarse que estas mediciones habían sido imprecisas, alcanzaron mejores resultados. Incluso se ha rumorado que en caso de que finalmente se hubiese logrado superar la "barrera" de la luz, las implicaciones científicas serían tan radicales que la noticia podría estar siendo pospuesta hasta que las "condiciones culturales" sean propicias. 

Te podría interesar:

Sociología de las élites: las peculiares "kitty parties" de la India

Por: pijamasurf - 01/23/2016

¿Cómo es ser una "esposa trofeo" en la India? En la encrucijada del mundo hipertecnológico y la tradición familiar, las multimillonarias de la India muestran otra acepción de “red social”

Getty Images

Parul Bhandari es un sociólogo que decidió estudiar a las élites de la India, las cuales suponen “un misterio” para él. Al parecer se trata de una categoría “pasada por alto” al pensar una sociedad pujante como es la hindú, cuyo nivel de escolaridad ha crecido rápidamente durante los últimos 50 años, y que además del boom de empresas tecnológicas que ha traído, también supone un cambio en la forma en que la gente se relaciona.

A pesar de las grandes diferencias sociales que existen en un país como la India --que sobrepasa los mil 252 millones de habitantes, muchos de los cuales no cuentan ni siquiera con servicios básicos de salud-- las mujeres más ricas del país organizan “kitty parties”, fiestas informales que funcionan como espacios de terapia y catarsis colectiva respecto a sus agotadores privilegios.

Se trata de reuniones de entre ocho y 40 mujeres, cuyas edades oscilan entre 26 y 35 años, y cuyo punto en común —además de ser esposas de multimillonarios, CEOs o altos directivos de empresas multinacionales— es la alta escolaridad de las asistentes, que a menudo cuentan con licenciaturas en comercio o másters en negocios. Muchas tienen serios proyectos de inversión o se desarrollan profesionalmente como líderes de proyectos sociales, sin que esto interrumpa su gusto por discutir las últimas tendencias europeas en bolsos, zapatos y accesorios de moda.

Lo curioso es que las asistentes a estas “kitty parties” no creen que hacen algo radicalmente distinto a lo que hacían sus madres o abuelas antes de ellas. Sanya (un alias) de 32 años afirma estar segura de que “sus bisabuelas también tenían amigas [con quienes] conversaban, compartían recetas, intercambiaban datos acerca de cómo administrar una casa. Nosotras también…”.

Las formas en que las mujeres forman grupos y se relacionan entre ellas plantea similitudes y diferencias a lo largo de la historia, entre grupos humanos, regiones geográficas y clases sociales. Lo que parece fascinar al sociólogo Bhandari es el hecho de que estas mujeres preparadas académicamente según los canones occidentales se reúnan para hablar del “consumo de comida, artículos de lujo y viajes”.

En una de las conversaciones que pudo presenciar —como si se tratara de un grupo de mujeres de una sociedad antigua o futura, cuyas costumbres sorprendieran al observador contemporáneo— una de ellas, Karishma, felicitó a Veena por su nueva bolsa Chanel.

—A tu esposo debe haberle dado un infarto.

—Oh, sí, es muy costosa, respondió Veena. ¿Pero sabes qué?, la compré en mi viaje a Londres y me devolvieron los impuestos en el aeropuerto… cerca de 12%. Me ahorré bastante.

A lo que Sanya, una tercera conversadora, acota:

—Oh, qué bien. Ahora te puedes comprar un par de [zapatos] Jimmy Choo con lo que ahorraste.

Los artículos de lujo son marcas de estatus de cualquier élite, y el movimiento natural —estacional incluso— de las modas marca la permanencia en la élite a partir del consumo de ciertos bienes o servicios. Analizar el razonamiento de las “nuevas” élites de la India permite no solamente constatar la diferencia clara que divide a estas mujeres de la mayoría de sus compatriotas en el país asiático (incluso en el continente y el mundo), sino que nos permite notar la forma en que se siguen viendo a sí mismas como amas de casa, y cómo incluso las compras de lujo son ponderadas según una lógica de ahorro, que recuerda al papel tradicional del ama de casa heteronormada.

Además, las “kitty parties” son el único contexto —la única red social, propiamente— donde estas mujeres de la élite pueden hablar de la vida en pareja y de la flojera que les da estar casadas con multimillonarios, siempre ocupados, siempre viajando, y con cuentas de banco estratosféricas.

En un mundo que se nos pinta en los medios como un incesante intercambio de información en el que los más pobres no participan salvo como estadística, los más ricos entre los ricos (el famoso 1% que visibilizaron movimientos como Occupy Wall Street en 2012) también parecen tener un lugar aparte, manteniendo comunicaciones en una interfaz real, “1.0”, de persona a persona; sin embargo, las mujeres más privilegiadas de la India solamente pueden ser “libres” durante estos breves períodos de esparcimiento —diversiones triviales en apariencia, verdaderos oasis que rompen la monotonía de vivir en un Taj Majal de oro y plata. Conocer el funcionamiento de las élites, más allá de su lugar en la repartición financiera, nos permitirá también conocer en qué consiste la desigualdad que opera en el mundo.