*

X

Cartero pasó 33 años construyendo este templo con piedras que encontró en su ruta (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 01/24/2016

Ferdinand Cheval pasó 33 años recogiendo un cierto tipo de piedras "esculpidas por la naturaleza" para construir un intrincado templo que hoy es testimonio de la dedicación y el esfuerzo humano


TW_PebblePalace05_670

El cartero Ferdinand Cheval construyó este templo entre 1879 y 1912, un lapso que significó más de 93 mil horas de trabajo y que constituye un monumento a la paciencia y a la consecución de una visión.

Todo comenzó cuando Cheval tenía 43 años y encontró en una de sus rutas diarias, que abarcaban casi 30km, una serie de piedras que le llamaron mucho la atención. Cheval se vio intrigado por cómo la naturaleza las había esculpido. Tomando estas inusuales rocas se dedicó a hacer la masonería para la escultura de la naturaleza y llamó inicialmente a su construcción el Palacio de la Naturaleza, un templo construido por el ahínco de un solo hombre, que recuerda a una de las majestuosas construcciones de la India.

Cheval veía el templo como una constancia del "sueño, la visión y la energía", los cuales, con una enorme paciencia, logró plasmar para la posteridad. Actualmente, su obra arquitectónica completamente autodidacta es patrimonio nacional en Francia. La construcción es una catedral de piedra caliza con pilares, grottos y jardines de una intrincada belleza.

 

Puedes visitar el sitio oficial del templo de Cheval y conocer más de su historia

TW_PebblePalace06_670

TW_PebblePalace07_670

TW_PebblePalace10_670

Te podría interesar:

Un arbusto de rosa toca la canción de Poison "Cada rosa tiene su espina" (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 01/24/2016

Una espinosa canción para este 14 de febrero

El amor raspa, pica y puede llegar a ser una forma de veneno (la medicina o la toxina, recuerda, está en la dosis). Escucha a este arbusto de rosa tocar un vinilo de una canción romántica del grupo de rock Poison. Este extraño loop de metarreferencia fue realizado por el artista Michael Ridge, quien revive esta balada rocosa (y rosácea) para este 14 de febrero en una mirada un poco más oscura al amor.  

Utilizando un micrófono el artista logró tocar la canción cantada por Bret Michaels "Every Rose Has Its Thorn”, realmente una balada doblemente dolorosa, por la temática y por la música misma (la de Poison y la de la rosa).

Quien habría pensado que las espinas de una rosa pueden suplantar a las agujas de una tornamesa. ¿Cómo suenan tus relaciones? ¿Como esta rosa deshaciendo y distorsionando la música en un largo lamento, un sollozo espinado, o tu soundtrack sería tocado sólo por los pétalos?

(Vía Dangerous Minds)