*

X

TOP: 8 rebeldes que decidieron vivir sin dinero y fuera del sistema

Por: pijamasurf - 12/16/2015

¿Qué es exactamente "el sistema"? No lo sabemos, probablemente porque seguimos atrapados en él. Pero estas personas lograron encontrar una brecha donde la individualidad e incluso algunas ventajas del mundo moderno pueden desarrollarse lejos del consumismo y el caos de las ciudades
Fotografía de Eric Valli

Foto: Eric Valli

Walter Benjamin escribió en sus famosas tesis sobre la historia que "no hay afuera del capitalismo": todo lo que hagamos, incluso el acto de nacer, moviliza el aparato social en forma de productos y servicios de los que alguien siempre sale beneficiado. Pero cuando observamos la naturaleza (digamos, como la veían los pensadores anteriores a la Ilustración, no como algo a superar o dominar, sino algo precedente, probablemente más armónico que lo social, pero con su caos particular) vemos que la forma "dinero" no existe de ninguna manera: las relaciones de dominación y dependencia entre los miembros de una especie, entre clanes o entre las especies mismas de un ecosistema no se rigen por un "significante neutro" que materializa virtualmente a todos los demás; en otras palabras, el dinero es una convención; o en términos un poco más místicos, una ilusión.

Estas personas nacieron en el seno de grupos sociales desarrollados y tal vez por ello su búsqueda de la distancia con la sociedad tuvo que partir de romper lazos con ella: en ocasiones estas historias de exclusión voluntaria del mundo parten de una tragedia, pero para la mayoría se trata de encontrar una forma de vida que simplemente no existe en las comunidades humanas.

 

La familia que vive de lo que los alemanes no consumen

Raphael Fellmer, de 28, y su mujer española Nieves Palmer, de 26, viven sin dinero, alimentándose exclusivamente de productos “rescatados” que la sociedad alemana desecha. Son veganos y a pesar de haber tenido una hija viviendo únicamente de lo que producen en su jardín, gozan de buen estado de salud y mucho tiempo libre para dedicar a sus intereses. “Unas cuatro veces por semana, voy a inspeccionar, con la mochila, los contenedores de los supermercados biológicos; encuentro de todo, jabones, chocolates, cosméticos, además de lácteos, frutas y verduras que todavía se pueden consumir", afirma Fellmer.

 

El DJ y escritor vagabundo

Este joven inglés no tiene casa, pero cuando fue entrevistado por Gizmodo afirmó que un techo sobre su cabeza es simplemente algo prescindible, pero carecer de señal Wi-Fi no. No se trata de un "simple" homeless, pues a menudo hace de DJ en fiestas mezclando música electrónica o colaborando con medios digitales desde su laptop. Es lo más parecido a estar desconectado del mundo sin salir completamente de él.

 

El Robinson Crusoe australiano

David Glasheen era un magnate australiano que perdió su fortuna en 1987, por lo que decidió irse a vivir a una isla solitaria junto con su perro. Desde entonces, a pesar de los intentos de desalojo, David se mantiene cultivando su propia comida, pescando e incluso preparando su propia cerveza en la comodidad de su mundo, el cual seguramente es más pequeño en extensión que la calle donde vives, pero donde el único rey es él.

 

Daniel Suelo, el famoso Dharma blogger

Luego de un viaje a la India, Daniel Suelo decidió que su misión era vivir sin ilusiones en el lugar más peligroso para hacerlo: Estados Unidos. Se "mudó" a una cueva hace más de 14 años, desde donde vive una vida similar a la de los monjes mendicantes que conoció en sus viajes, de los que incluso ha extraído algo de su retórica, la cual, además de su particular estilo de vida, lo ha hecho una celebridad virtual:

¿Qué es más adictivo? ¿El dinero o el crystal meth? El apego a una ilusión te hace ilusorio, te hace irreal. El apego a una ilusión se llama idolatría, se llama adicción. El dinero es una de esas cosas intrigantes que parece real y funcional porque dos o más personas creen que es real y funcional.

 

Benjamin Lesage y el viaje de la compasión

Un testimonio recibido directamente en la bandeja de contacto de Pijama Surf fue la historia de Benjamin Lesage, un joven francés que había recorrido gran parte del mundo gracias a la generosidad de la gente que encontraba en su camino; a través de fronteras y océanos, Lesage (¿"el sabio"?) redescubrió que "la Tierra, la naturaleza, el Sol, nos regalan sus frutos sin esperar nada a cambio. Todo nos fue regalado y lo injusto es acaparar recursos y venderlos como si fueran nuestros".

 

Los 100 objetos de Dave Bruno

El emprendedor web Dave Bruno decidió en 2008 que tenía demasiados objetos innecesarios en su vida, por lo que ideó algo llamado "100 things challenge", como un ejercicio de posesión consciente según el cual en el plazo de 1 solamente conservaría los 100 objetos que le parecieran absolutamente indispensables para la supervivencia. Tal vez su caso no sea el de una desconexión tan extrema del mundo social, pero nos lleva a reflexionar (como escribe Chuck Palahniuk en Fight Club) sobre que los objetos que posees terminan por poseerte a ti tarde o temprano; si nos liberamos de los objetos innecesarios, las ideas innecesarias también se higienizan.

 

Alek Lisefski construye su propia casa

Revisando el panorama inmobiliario, este diseñador freelance de California decidió seguir las instrucciones de tutoriales en línea y construir su propia casa. Para ello juntó sus ahorros y los de su novia, unos 30 mil dólares, y fabricó una diminuta y acogedora casa móvil, liberándose así de rentas, hipotecas y todas las sujeciones asociadas a la posesión de la tierra. "Al no tener que pagar una renta", dice Lisefski, "entonces ahorraré dinero, lo cual me permitirá una vida laboral menos acelerada, y así tener más tiempo para dedicar a mi salud, a mis otros intereses y a viajar".

 

Documentando la vida fuera del sistema

Eric Valli es un fotógrafo que dedicó muchos años a documentar las formas de vida de personas o grupos que decidieron salir del sistema, además de sus estrategias para hacerlo. Desde los místicos ferales hasta las ecoaldeas posneolíticas, el testimonio gráfico de su investigación permite acercarnos a los que han decidido alejarse voluntariamente de la sociedad.

Conoce los hábitos de canibalismo orgiástico de los ewoks de Endor

Por: Javier Raya - 12/16/2015

Los ewok son una de las razas que más polarizan a los exonaturalistas: ¿bárbaros atrasados o sublimes maestros de la danza entre Eros y Tánatos?
[caption id="attachment_104052" align="aligncenter" width="600"]ewok-return-of-the-jedi-banner-slice Imagen: Disney-Lucasarts[/caption]

Las conclusiones de un fundamental estudio sobre los ewoks de la tercera luna de Endor (originalmente publicado por los exonaturalistas Davo Atten-Boru y Pladdo Cardigun, quienes desaparecieron mientras realizaban una nueva investigación de campo) fue rescatada y publicada por Daniel Mcardle para el McSweeney's Quarterly.

Gracias a este trabajo de campo, único en su género, los científicos de la Alianza galáctica han conseguido una visión más empática con la raza de los ewoks, pequeños mamíferos bicardíacos, quienes han aprovechado el contacto con civilizaciones más avanzadas para expandir sus ya de por sí brutales métodos de guerra.

Obviando un poco las implicaciones para la política interplanetaria (siendo como son, los ewoks, tradicionalmente conceptualizados como mercenarios salvajes y leales, a la vez que reacios a toda forma de colonización cultural), hay mucha información en las notas de Atten-Boru y Cardigun para comprender mejor a estas "bolas de pelo y furia", como los llamaba el androide traductor C3QP.

 

Canibalismo ritual

La cultura ewok puede conceptualizarse como "centrada en el canibalismo chamánico, la brutalidad carnal, y el divi slatu o 'masacre divina' --el término religioso-cultural para la subyugación hostil y el consumo ritualizado de los enemigos". Los polos de su ciclo solar se rigen según las estaciones de la guerra y el apareamiento, ambos teñidos de matices dionisíacos. Los primeros acercamientos con los ewok (siguiendo los eventos posteriores a la heroica batalla de Endor) se sorprendieron, por ejemplo, cuando en medio de la celebración se ofreció un festín compuesto de 34 cuerpos de las tropas imperiales --soldados hechos prisioneros y cocinados vivos dentro de sus armaduras. 

Según informes de C3QP, la fraseología celebratoria de los cánticos victoriosos yub nub/yub nub eee chop yub nub no se traduce como "libertad/tenemos libertad", sino más bien "cómanselos/cómanselos a todos". "Yub nub", que ha sido traducido por "libertad", en realidad es un imperativo de segunda persona que se traduce a nuestra lengua como "devora al débil". Esta traducción permite proponer una teoría alternativa según la cual los ewok no devoran a sus enemigos con el fin de "absorber" su fuerza, pues la idea de "devorar" parece ser el principio mismo de las ideas religiosas ewok, para quienes todo en el universo existe como alimento de algo más --incluso se ven a sí mismos como alimento, o a la espera de convertirse en manjar de los vencedores.

[caption id="attachment_104053" align="aligncenter" width="681"]a-group-of-ewoks Imagen: Disney-Lucasarts[/caption]

Funciones jerárquicas y estructura social

El consejo de sabios que dirige la sociedad ewok está compuesto por parejas de lo más granjeado de la casta guerrera. Los machos y hembras alfa discuten, se reproducen y se matan como parte de la política comunitaria. Cualquier discusión que amenace con entrar en un terreno demasiado teórico o intelectual termina resolviéndose en los kili duli, o "duelos sangrientos", por lo que la verdad de un argumento se decide según quién quede con vida. 

Como apuntan Atten-Boru y Cardigun, un kili duli termina propiamente cuando el ewok alpha le saca ambos corazones a su enemigo de la cavidad torácica y los devora frente a él (o ella).

 

Políticas de apareamiento

El orgiástico festival de Agrundi rundi ("aparearse moliendo" o también "triturando") tiene lugar cada 3 semanas del mes endorriano, durante el celo de las hembras. Comienza al anochecer con una fiesta donde los machos alfa se inducen la ebriedad ritual ingiriendo el compuesto alucinógeno hibi hibi, cuyas supuestas propiedades afrodisíacas no han sido investigadas en otras especies zoológicas. Luego de esto, proceden a copular con cuantas hembras sea posible; sin embargo, las hembras no tienen un papel pasivo (como se ha observado en antropoides de otros sistemas planetarios) en este intercambio, pues no es extraño que la fiesta termine con varios muertos, machos y hembras, parcialmente devorados durante la copulación ritual. El androide C3QP describió el evento como "una bola/baile retorcida de garras y carnalidad".

Resta decir que las propiedades curativas y anestésicas del hibi hibi (extraído de plantas nativas del sistema Endor) contrastan de forma extrema con un aumento en la proclividad a la agresión en quienes lo consumen, haciendo de esta una sustancia alucinógena igualmente apta para consumir antes de las batallas y de los rituales de apareamiento. Investigaciones futuras de la Alianza galáctica buscarán derribar otros supuestos y lugares comunes asociados a la apariencia tierna e infantil de los ewoks, para revelarlos en cambio como una de las razas guerreras más mortíferas (aunque peor organizadas) de la galaxia.

 

Twitter del autor: @javier_raya