*

X

Todos los suecos de 16 años recibirán una copia del libro "Todos deberíamos ser feministas"

Política

Por: pijamasurf - 12/09/2015

Inusitada campaña profeminista se prepara en Suecia: ¿Se desarrollará un ejército de feministas suecos?

Chimamanda-Ngozi-Adichie

Suecia incorpora un plan de conciencia de género masivo que ha sido aplaudido por algunos y criticado por otros. En una inusitada campaña de activismo, el lobby Mujeres Suecas y la editorial Albert Bonniers distribuirán a todos los estudiantes suecos de 16 años una copia del libro Todos deberíamos ser feministas, de la popular autora Chimamanda Ngozi Adichie.

El ensayo es una adaptación de la TED talk de Adichie que ha sido vista más de 2 millones de veces y ha sido celebrada por diversas celebridades, incluyendo a Beyonce.

Adichie, quien dice ser una "feminista feliz", define a un feminista como "el hombre o mujer que dice 'Sí, existe un problema con el género como lo vivimos actualmente y debemos solucionarlo, debemos mejorarlo'". Ante las críticas que ha recibido por etiquetarse como una feminista y no como alguien que lucha simplemente por los derechos humanos, la escritora nigeriana explica: "El feminismo es, por supuesto, parte de los derechos humanos en general --pero elegir una expresión vaga como los derechos humanos es negar el problema específico del género. Es disimular que han sido las mujeres quienes han sido, durante siglos, excluidas".

La crítica también incluye a la masculinidad, a la que llama "un jaula dura y pequeña", que "enseña a los niños a tener miedo del miedo, de la debilidad y la vulnerabilidad. Les enseñamos a enmascarar su verdadero ser, porque tienen que ser hombres duros". Esto es el tema de la negación de la dimensión emocional para guardar la imagen socialmente esperada.

Sobra decir que esta medida, que cuenta con el apoyo de la ONU en Suecia y otras organizaciones importantes, ha generado mucha polémica. En parte por el provocativo término de pedir que todas las personas sean feministas, algo que si bien parece ser relevante para llamar la atención a una cuestión importante, también tiende a polarizar y quizás a confundir un poco. Asimismo tal vez porque, independientemente del libro que se esté dando, una distribución de literatura a escala tan masiva califica para algunos como una programación social equivalente a la propaganda ideológica.

Te podría interesar:

Mujer habla a la policía luego de escuchar gritos sexuales: "ISIS es bueno, ISIS es grande"

Política

Por: pijamasurf - 12/09/2015

Una muestra más del pánico psicótico que vive buena parte de la sociedad estadounidense ante la amenaza terrorista de ISIS

SEX

Una nueva muestra de la paranoia colectiva que la política contra el terror desata en Estados Unidos fue registrada hace unos días cuando una mujer de 82 años del estado de Wisconsin reportó al 911 los gritos extáticos que escuchó cerca de su casa. La mujer contó a la policía de Brown Deer las palabras prohibidas que creyó escuchar entre gemidos sexuales en el número 4400 de Dean Road, en dicho poblado.

Después de la reacción de los medios, el jefe de la policía, Kass, dijo que "tal vez se ha llevado demasiado lejos el 'si ves algo, di algo'", un toque de humor en referencia a la campaña nacional de denuncia: "see something, say something". Sobra decir que, en Estados Unidos, el clima de alerta deviene en alarmismo generalizado.

Las bromas no se hicieron esperar y algunos usuarios de las redes sociales dijeron que tal vez estaban haciendo un juego de rol de dioses y diosas egipcios y pues, Isis era muy buena y muy grande. Incluso tal vez se podría tratar de un poco de magia sexual estilo Aleister Crowley, el mago británico que reclutaba a sus "diosas escarlatas" como médiums para acceder a los planos astrales durante el sexo. Claro que lo más probable es que simplemente se decía "This is good, This is great" (o algo similar) y la ansiedad y el frenesí psicoactivo hizo que la mujer escuchara el diabólico nombre de la organización extremista islámica.

Lo anterior nos hizo acordarnos de una broma que contaba Robert Anton Wilson: "Yo solía ser ateo, hasta que me di cuenta de que no tenía nada que gritar durante el sexo oral". 

 

(Vía Boing Boing)