*

X

Sangaku: el arte de visualizar los avances matemáticos en el Japón del siglo XVIII

Por: pijamasurf - 12/03/2015

Las pinturas sangaku revelan el lado sagrado de las matemáticas y su estrecha relación con las profundidades de la estética

 sangaku2

Durante el transcurso de los siglos XVIII y XIX los japoneses hacían públicos sus avances matemáticos a través de las pinturas sangaku. Las imágenes se realizaban en los santuarios budistas con la finalidad de agradecer los descubrimientos y, al mismo tiempo, conjurar su continuación.

La extraña mezcla entre anuncio público, ofrenda y el hacer visible los descubrimientos científicos contrasta con la lógica occidental actual que regula la producción científica. Por eso resulta recomendable ahondar en el tema a través de la lectura del libro de Tony Rothman y Fukagawa Hidetoshi: Sacred Mathematics, que describe brevemente la historia de los teoremas pintados en los santuarios y explica el saber matemático que contienen.

Revisar las pinturas sangaku con la ayuda de literatura especializada es fundamental para su comprensión. Aun cuando sea relativamente fácil asociar algunas de las imágenes con figuras geométricas conocidas como el círculo o el triángulo, la mayoría de los problemas matemáticos representados siguen sin ser resueltos. El misterio y la imposibilidad de descifrar la mayoría de los teoremas posibilita la apreciación de las pinturas como obras artísticas que juegan con los límites entre el arte y la ciencia. 

TAFEL1

Bebidas alcohólicas hechas a base de lágrimas humanas

Por: pijamasurf - 12/03/2015

Lágrimas extraídas sirven como base para hacer sofisticados licores que luego puedes regalar a tus seres queridos

 tear

Las lágrimas son intensos vehículos de la condición humana. De alta concentración salina, este líquido condensa una carga de emociones difícil de equiparar, y además podríamos considerarlas como una de las más íntimas manifestaciones materializadas de una persona. Incluso las lágrimas denotan fascinantes estructuras microscópicas que aparentemente varían según el sentimiento que las detona (aquí una galería de imágenes que muestra esto). 

Aprovechando esta naturaleza íntima de las lágrimas, una compañía británica está elaborando, con motivo de la temporada navideña y para vender como regalos hiperoriginales (con un ligero toque ridiculoide, como suele imprimírsele a casi todo el marketing), licores a base de lágrimas de persona, tras un procesamiento que incluye extracción, pasteurización y luego, a modo de tintura, su fusión con licores y hierbas (lo cual se lleva a cabo en talleres impartidos por la compañía).  

Algo que resulta curiosos es que si bien esta sofisticada idea podría parecer el regalo navideño más exótico y novedoso que se haya concebido, lo cierto es que el acto de regalarle tus lágrimas a alguien es una de las prácticas más viejas y populares que conocemos. O qué, ¿tú no le regalas lágrimas a esa persona?