*

X

Sangaku: el arte de visualizar los avances matemáticos en el Japón del siglo XVIII

Por: pijamasurf - 12/03/2015

Las pinturas sangaku revelan el lado sagrado de las matemáticas y su estrecha relación con las profundidades de la estética

 sangaku2

Durante el transcurso de los siglos XVIII y XIX los japoneses hacían públicos sus avances matemáticos a través de las pinturas sangaku. Las imágenes se realizaban en los santuarios budistas con la finalidad de agradecer los descubrimientos y, al mismo tiempo, conjurar su continuación.

La extraña mezcla entre anuncio público, ofrenda y el hacer visible los descubrimientos científicos contrasta con la lógica occidental actual que regula la producción científica. Por eso resulta recomendable ahondar en el tema a través de la lectura del libro de Tony Rothman y Fukagawa Hidetoshi: Sacred Mathematics, que describe brevemente la historia de los teoremas pintados en los santuarios y explica el saber matemático que contienen.

Revisar las pinturas sangaku con la ayuda de literatura especializada es fundamental para su comprensión. Aun cuando sea relativamente fácil asociar algunas de las imágenes con figuras geométricas conocidas como el círculo o el triángulo, la mayoría de los problemas matemáticos representados siguen sin ser resueltos. El misterio y la imposibilidad de descifrar la mayoría de los teoremas posibilita la apreciación de las pinturas como obras artísticas que juegan con los límites entre el arte y la ciencia. 

TAFEL1

Te podría interesar:

7 consejos para manejar un buen lenguaje corporal

Por: pijamasurf - 12/03/2015

El lenguaje corporal es un discurso paralelo que estamos emitiendo permanentemente (por eso sería bueno entenderlo y tal vez dominarlo)

 bodylanguage

Toda relación de poder supone una coacción, y algunas pueden ser incluso un caso extremo, como el personaje interpretado por Kevin Spacey en la película Swimming with Sharks (El factor sorpresa), donde un jefe insufrible termina siendo secuestrado por su subordinado.

Es posible evitar esos extremos de forma muy sencilla. De acuerdo con Teresa Amabile, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard, es cuestión de adoptar estrategias capaces de mostrar el lado más apacible del líder sin denostar su autoridad.

Amabile aconseja mandar las señales correctas a través de un lenguaje físico imponente:

Un fuerte apretón de manos

Mantener siempre una postura erecta

Dominar el espacio (aprovechándolo de forma semejante a las dinámicas exposiciones de Steve Jobs)

Mantener contacto visual

Sincronizar los movimientos

Asentir con la cabeza

Sonreír

Las características anteriores permiten mostrar un mayor dominio y compostura ante cualquier situación sin violentar el lugar del otro. Asimismo, el lenguaje físico es básico en cualquier interacción social y, si ésta se encuentra atravesada por la lógica del poder, lo mejor que puede hacer cualquier figura de autoridad es practicar las sugerencias de Amabile para hacer el ambiente laboral no sólo más saludable, sino también más productivo.