*

X

Roma, la ciudad de las bibliotecas secretas (FOTOS)

Por: pijamasurf - 12/20/2015

Por su rica tradición cultural, Roma esconde algunos secretos en sus calles que son bien apreciados por los amantes de los libros

Para los amantes de los libros, la idea de un “biblioteca secreta” puede ser notablemente atractiva, seductora incluso, pues además de la secrecía y el ocultamiento evoca el retiro, la tranquilidad y a la par cierto ánimo de cófrade, como si en ese recinto en donde se puede leer en paz también se encontraran los libros más inesperados, perdidos para la historia, sorprendentes para el intelecto.

Sin que dicha fantasía se cumpla a cabalidad, la ciudad de Roma podría ser ese escenario de novela de misterio con el que ciertos bibliófilos podrían soñar: un laberinto de calles en donde la Historia se muestra aún presente en sus distintas épocas y en donde de pronto, como si surgiera de la nada, puede aparecer una biblioteca.

Como sabemos, Italia fue por varios años uno de los polos más importantes de la alta cultura europea, especialmente entre los siglos XV y XVI, durante los períodos del Renacimiento y el Barroco, gracias en parte al mecenazgo tanto de familias importantes como del Vaticano, que utilizaron parte de los recursos llegados del Nuevo Mundo y de Oriente para la creación artística y el desarrollo del conocimiento.

Te podría interesar:

No dejes de escuchar esta selección de villancicos interpretados por cabras (VIDEO)

Por: pijamasurf - 12/20/2015

Al parecer una buena forma de reconstruir los villancicos, o al menos de padecerlos menos, es escucharlos interpretados por cabras

ChristmasGoats-582x307

Los villancicos son uno de los muchos ingredientes que fácilmente pueden nublar la temporada navideña. Los sonidos y la retórica que los integran generalmente puede sacar de balance aun al más templado. Sin embargo, existen formas de suavizar o incluso hacer agradables estas tradicionales sonatas de Navidad. ¿Cómo? Por ejemplo, haciendo que unas cabras los interpreten. 

ActioAid, una asociación sin fines de lucro, lanzó en Suecia una campaña con villancicos clásicos hechos de sonidos de cabras ensamblados. Y aunque no hay que ser una persona hipersensible para percibir una cierta dosis de satanismo sonoro en estos covers, el simple hecho de imaginar a unas bellas cabras (quienes, por cierto, están entre los animales más inteligentes del mundo) interpretando "Jingle Bells" basta para endulzar, al menos por un momento, las festividades navideñas.