*

X

Pareja intercambia géneros mediante realidad virtual (VIDEO)

Por: pijamasurf - 12/25/2015

Sincronizar movimientos corporales mientras estás observándote desde la perspectiva de la otra persona es la base de esta ilusión perceptiva

Screen Shot 2015-12-25 at 10.13.09 AM

Conforme las herramientas de realidad virtual vayan sofisticándose, experimentos tan interesantes o exóticos como este se harán accesibles. Recientemente se realizó Gender Swap (Intercambio de género), un experimento que utilizando The Machine To Be Another permitió a dos personas, un hombre y una mujer, intercambiar perceptivamente de sexo. 

La premisa es que al absorber la perspectiva del otro participante, a lo cual accedes mediante una cámara en vivo y un casco de Oculus Rift, se genera en tu cerebro la ilusión de que tú eres el otro y que su cuerpo es el tuyo. Para reforzar esta ilusión, ambos participantes deben realizar sincrónicamente los mismos movimientos.   

El experimento, creado por BeAnotherLab en conjunto con el MIT, no sólo coquetea con las posibilidades de la realidad virtual sino que está orientado a reforzar la empatía al literalmente "ponerte en el lugar del otro", y se cree que pronto podría servir también para enriquecer el campo de la rehabilitación física en contextos médicos. 

Te podría interesar:

El cerebro de hombres y mujeres no es realmente diferente (¡gran descubrimiento científico!)

Por: pijamasurf - 12/25/2015

Esta investigación realizada en Chicago con mil 400 personas concluyó que, a pesar de algunas características distintas, no existe una diferencia sustancial entre el cerebro de los hombres y el de las mujeres

male-vs-female-brain

En un hallazgo que tiene cierto tufo anacrónico, un grupo de neurocientíficos de la Chicago Medical School anunció recientemente que, de acuerdo con sus observaciones, el cerebro de hombres y mujeres no tiene características tan distintas como para que, al compararse, sea posible hablar de una diferencia.

El descubrimiento parece cerrar al menos 2 siglos de discusión sobre la materia pues durante mucho tiempo en la historia de la anatomía, la medicina, la psiquiatría y otras ciencias afines se creyó que el género y las características cerebrales guardaban una relación estrecha que, a su vez, explicaba conductas individuales y sociales.

Con todo, al realizar la medida y registro de poco más de mil 400 cerebros, sí se notaron algunos rasgos propios de determinado género. En los hombres, por ejemplo, la amígdala tiene en general un mayor tamaño, lo cual puede parecer paradójico, pues es una parte del cerebro asociada con el procesamiento de emociones; algo similar sucede con el hipocampo izquierdo, relacionado con la memoria, que igualmente es más grande en los hombres, aunque también muchas mujeres lo tienen de un tamaño considerable.

“No tiene sentido hablar de naturaleza masculina o femenina. No hay ninguna persona que tenga todas las características masculinas y otra que tenga todas las femeninas. Y si existen realmente, son de verdad extrañas de encontrar”, declaró al respecto la investigadora Daphna Joel, una de las responsables de la investigación.

Más allá de las implicaciones científicas, los resultados de este estudio pueden contribuir a echar por tierra los falsos argumentos cientificistas con los que a veces se justifican ideas, políticas públicas o comportamientos sociales que fomentan la inequidad de género en detrimento de las mujeres.