*

X

Mujer habla a la policía luego de escuchar gritos sexuales: "ISIS es bueno, ISIS es grande"

Política

Por: pijamasurf - 12/29/2015

Una muestra más del pánico psicótico que vive buena parte de la sociedad estadounidense ante la amenaza terrorista de ISIS

SEX

Una nueva muestra de la paranoia colectiva que la política contra el terror desata en Estados Unidos fue registrada hace unos días cuando una mujer de 82 años del estado de Wisconsin reportó al 911 los gritos extáticos que escuchó cerca de su casa. La mujer contó a la policía de Brown Deer las palabras prohibidas que creyó escuchar entre gemidos sexuales en el número 4400 de Dean Road, en dicho poblado.

Después de la reacción de los medios, el jefe de la policía, Kass, dijo que "tal vez se ha llevado demasiado lejos el 'si ves algo, di algo'", un toque de humor en referencia a la campaña nacional de denuncia: "see something, say something". Sobra decir que, en Estados Unidos, el clima de alerta deviene en alarmismo generalizado.

Las bromas no se hicieron esperar y algunos usuarios de las redes sociales dijeron que tal vez estaban haciendo un juego de rol de dioses y diosas egipcios y pues, Isis era muy buena y muy grande. Incluso tal vez se podría tratar de un poco de magia sexual estilo Aleister Crowley, el mago británico que reclutaba a sus "diosas escarlatas" como médiums para acceder a los planos astrales durante el sexo. Claro que lo más probable es que simplemente se decía "This is good, This is great" (o algo similar) y la ansiedad y el frenesí psicoactivo hizo que la mujer escuchara el diabólico nombre de la organización extremista islámica.

Lo anterior nos hizo acordarnos de una broma que contaba Robert Anton Wilson: "Yo solía ser ateo, hasta que me di cuenta de que no tenía nada que gritar durante el sexo oral". 

 

(Vía Boing Boing)

Miedo y ruptura social: razones del auge de Donald Trump, según Noam Chomsky

Política

Por: pijamasurf - 12/29/2015

La posible nominación de Donald Trump como candidato republicano para las próximas elecciones en EEUU tiene un matiz siniestro: en tiempos oscuros, cuando falta la esperanza, la gente tiende a pensar como ganado y a enarbolar figuras mediáticas como si fueran grandes renovadores (saludos, EPN)

Donald Trump no es un personaje de su época, sino una consecuencia de ella. En una reciente entrevista a Noam Chomsky, lingüista, comentador político y bandera de la izquierda estadounidense, el también académico señaló algunos de los parámetros bajo los que hay que entender el auge de una figura como la de Trump, y el peligro --muy real, incluso para los republicanos-- de que llegue a la Casa Blanca.

Según Chomsky, "el miedo, junto con la ruptura de la sociedad durante el período liberal" explicarían el ascenso político de Trump, que tomaría el lugar de una figura todopoderosa capaz de resolver los problemas políticos y económicos de la nación más poderosa del mundo como si se tratara de un asunto de negocios. También un poco de perspectiva histórica ayuda: 

La gente se siente aislada, desvalida, víctima de fuerzas poderosas que no comprenden y no pueden influenciar. Es interesante comparar la situación con la de los 30, los cuales soy lo suficientemente viejo para recordar. Objetivamente, la pobreza y el sufrimiento eran mucho mayores. Pero incluso entre los pobres de la gente trabajadora y los desempleados existía un sentimiento de esperanza que está faltando ahora, en gran parte debido al crecimiento de un movimiento laborista militante como también a la existencia de organizaciones políticas fuera del mainstream.

Otro componente de la tormenta electoral de EEUU es una confusión muy frecuente en el ámbito de la información: sabemos que a Chomsky no le simpatizan especialmente las redes sociales, pero tiene un punto cuando afirma que en tanto medio de comunicación "tienden a ser bastante superficiales". Según él, las redes "son útiles para organizarse, pero como fuentes de información ni siquiera comienzan a compararse con medios impresos, en mi opinión. Ni con la TV o la radio".

Esto es relevante especialmente en el contexto de una elección porque, a diferencia de lo ocurrido con Obama, las redes sociales están reproduciendo a otra escala el miedo y la incertidumbre, más que tender a informar y pensar críticamente acerca de la situación. Las redes sociales, más que organizar un electorado o una postura política, están llegando a un punto de vertiginosidad donde las opiniones personales se confunden con los titulares; y es por eso que el sentido de esperanza que Chomsky rescataba de la Gran Depresión puede fortalecerse de la mano de una organización que aproveche las ventajas de la tecnología sin dejar de ser críticos frente a sus limitaciones.