*

X
Los hongos expulsan esporas al ambiente que siembran las nubes, y así aseguran la existencia de nuevas generaciones

puffball_fungus_shooting_spores-_151028

Los hongos son una especie maravillosa, con su propio reino en el árbol de la vida. Entre animales y plantas, estos  antiquísimos organismos que surgieron hace más de 1.3 mil millones de años han sido celebrados por la religiones más antiguas, encumbrados a inteligencias astrales por modernos antropólogos (como Terence McKenna) y considerados la clave para salvar al planeta por un micólogo como Paul Stamets.

Un estudio reciente publicado en la revista PLOS ONE descubrió que los hongos son capaces de "sembrar" las nubes para producir lluvia y de esta forma asegurar su supervivencia como especie, en un astuto mecanismo de retroalimentación. La investigación mostró que los hongos maduros desprenden esporas que luego resultan en lluvia. Como es sabido, los hongos a su vez se forman a partir de la humedad.

Nicholas Money, uno de los autores del estudio, señala: "Podemos ver grandes gotas de agua crecer mientras se condensa el vapor en la superficie de la espora de un hongo. Ninguna otra cosa funciona así".

Si bien el yoduro de plata puede también producir lluvia, lo hace a través de un proceso contaminante, lo cual no ocurre con los hongos. El reino fungi juega también un papel primordial en la vida de los bosques, al descomponer los tejidos vegetales y reciclar los nutrientes. A esto se suma la lluvia. "Sin hongos  no hay bosques, y sin bosques los seres humanos no habrían evolucionado", señaló Money. Nunca desestimes el nivel de interconexión entre todas las cosas.

El antropólogo británico Robert Gordon Wasson consideraba que el hongo amanita muscaria era el "rey Soma", el dios al cual se refieren los antiguos Vedas.

Lee: 6 maneras en las que los hongos pueden salvar el mundo

En Europa también es posible vivir fuera del sistema (fotógrafo recorre el continente documentando esas vidas)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/15/2015

El fotógrafo Antoine Bruy ha recolectado varios retratos e imágenes de la vida cotidiana de personas que han elegido vivir en las márgenes del sistema

En Pijama Surf hemos dedicado varias notas a examinar la vida de personas que dicen vivir “fuera del sistema”, outsiders voluntarios que nadan a contracorriente de las normas establecidas, en especial las económicas, que en esta época imponen sobre nosotros la obligación de producir y consumir incesantemente. ¿Es posible pausar esa maquinaria y tomar un respiro que nos devuelva nuestra dimensión de humanidad? Nosotros lo sabemos, pero hay quienes más allá de preguntárselo, decidieron poner a prueba la pregunta.

En esta ocasión compartimos una serie fotográfica de Antoine Bruy, quien más que trabajar consistentemente en torno a un tema (como hacen algunos fotógrafos), podría decirse que más bien ha recorrido Europa para saciar su curiosidad o su obsesión. Bruy ha viajado por varios países del continente recolectando retratos y momentos de personas que cuya vida, por dispar que sea, tiene algo en común: sucede en las márgenes de eso que llamaríamos normalidad o establishment. Y acaso, más que las márgenes, quizá podríamos decir que esas existencias se ubican en las antípodas del sistema, ahí donde parecería que se atisban los límites dorados de los reinos utópicos o edénicos.

De los Pirineos a Rumania y de 2010 a la fecha, la serie cuenta en fragmentos la historia de una posibilidad que quizá a algunos les parezca irreal o fantasiosa, pero que para otros está ahí, en su día a día, en sus decisiones cotidianas.