*

X

La veneración a la vida a través de la adoración al Sol

Por: pijamasurf - 12/04/2015

Desde los comienzos del hombre, el astro solar ha fungido como eje y destinatario de incontables rituales

 0006c9_a1b5dc3e5208946fc3a01d851f85d769

El recordatorio más claro de que el ser humano y su entorno circulan en ciclos es el avistamiento de la salida del Sol, su permanencia y cambios durante el día hasta su acaecimiento.

El comienzo en un punto de luz, la expansión del punto en sus rayos, el desprendimiento de las áreas, la disolución hasta la extinción, el punto de luz añeja que se resguarda. La culminación del ciclo. La serpiente que se alcanzó la cola. El fin.

A lo largo de la historia diversos grupos y civilizaciones han rendido culto al gran astro. En el Litha o solsticio de verano, el Sol está en su punto más alto en el cielo. Muchas de las culturas antiguas creen que es un día significativo. El concepto de veneración al Sol es tan antiguo como la humanidad. Para los pueblos que vivían de la agricultura, o viven, mucho se determina y explica debido a la influencia del Sol.

Egypt sun

 Egipto

Los egipcios veneran a Ra, el dios del Sol. El rey de los cielos que hacía crecer la siembra; el patrón de los faraones. De acuerdo con la leyenda, cada día Ra nace para realizar un viaje a través del cielo, montado en la Manjet o “barca de millones de años”, navega a través de las 12 provincias que representaban las 12 horas de luz. Se pensaba que al final de cada día Ra moría embarcándose en otro viaje, el de la noche o Auf, cuya traducción es “difunto", y el barco se llamaba Mesektet o “barco de la noche”.

Grecia

Los griegos honraban a Helios, que era el hijo de dos titanes: Hiperión y Tea. Le describen como un joven bello, coronado con la aureola del Sol. Diario recorría los cielos en su carruaje tirado por los toros del Sol o por cuatro corceles que arrojan fuego de las fauces, en un recorrido que dictaba el inicio y final del día. Helios se casa con Clímene y nace Faetón, quien intenta conducir el carruaje de su padre y se precipita sobre la tierra incendiándola.

Nativos americanos

En las culturas nativas americanas, como los iroqueses, al Sol se le reconoce como una fuerza de vida. Diversas tribus realizan una danza al Sol cada año para renovar la relación que el hombre tiene con la tierra, la vida y la temporada de siembra. En las culturas mesoamericanas, el astro era asociado con el reinado: muchos de los reyes aclamaban ser acreedores de derechos divinos por ser descendientes del Sol.

Persia 

Como parte del culto a Mitra, divinidad masculina que simbolizaba la luz y la verdad y era protector de los hombres, los persas celebraban el alza del Sol cada día. Se estipula que la historia de la resurrección de Cristo fue ideada a partir de la leyenda de Mitra. Uno de los rangos más altos que se podían adquirir en un templo de veneración a Mitra era volverse un heliodromus o cargador del Sol.

Ecuador 

Actualmente en Ecuador se llevan a cabo rituales, danzas, cánticos y música con vestimentas y productos que identifican al mundo andino en agradecimiento al Sol y a las cosechas, durante el inicio de la Inti Raymio Fiesta del Sol, que ocurre el 21 de junio.

calendario-azteca CENTRO

 México

Según los antiguos mexicanos vivimos en la era del Quinto Sol, bajo el signo de Xiuhtecutli. El Quinto Sol es un mito mesoamericano sobre la creación del mundo, el universo y la humanidad. LaTtierra ha pasado por cinco etapas diferentes desde su creación, regidas cada una por un sol. Según los aztecas existieron cuatro soles o edades antes que la nuestra, cada una de las cuales finalizó con grandes catástrofes naturales que diezmaron a la humanidad.

El ciclo

Uno de los únicos ciclos con los que actualmente continuamos alineados es el del Sol. Renacemos con un “nuevo sol” cada día, morimos a la caída del astro y volvemos a la mañana siguiente. El ser humano cree lograr vencer la inmortalidad cuando se mantiene despierto y logra ver el siguiente sol sin haber conciliado el sueño, una presunción que se rompe una vez que se siente invadido por el cansancio y se convence de que es necesario ir a la cama para abstraerse y regresar, para sincronizarse con la energía que ese mismo sol arroja.

Te podría interesar:

¿Qué es el amor? 8 grandes escritores de la historia responden esta pregunta

Por: pijamasurf - 12/04/2015

Una labor casi imposible como lo es definir el amor puede quedar a salvo en manos de grandes escritores ¿o no?

 7dce12eb9141dbe8d6c60fae13d8c878

Como ya muchos han señalado, el amor es el tema por excelencia de todas las artes, y es un mar inagotable de posibilidades creativas. En estas líneas hacemos un recorrido histórico (sin orden temporal) de escritores que han ofrecido definiciones del asunto, la mayoría encontradas entre las páginas de sus obras más íntimas. La literatura, entre otras cosas, se encarga de darnos frases memorables que explican el mundo mejor de lo que a veces podemos explicárnoslo.

En Las sirenas de Titán, Kurt Vonnegut escribió: “Un propósito de la vida humana, no importa quién está controlándola, es amar a quienquiera que esté alrededor para amar”. 

En sus cartas a Henry Miller, Anaïs Nin dijo: “Qué es el amor sino la aceptación del otro, lo que sea que el otro sea”.

En sus bitácoras y diarios, Susan Sontag registró: “Nada es misterioso, ninguna relación humana. Excepto el amor”.

En una entrevista, Bukowski dijo: “El amor es parecido a cuando ves una niebla en la mañana cuando despiertas antes de que salga el Sol. Es sólo un pequeño momento, y luego desaparece… El amor es una niebla que se incendia con la primera luz del día de la realidad”. 

En Sueño de una noche de verano, aludiendo al “ojo de la mente”, Shakepeare escribió: “El amor no mira con los ojos, sino con la mente”.

En Los hermanos Karamazov, Dostoievski apuntó: “¿Qué es el infierno? Mantengo que es el sufrimiento de no ser capaz de amar”.

Antoine de Saint-Exupéry, autor de El principito, escribió en Vuelo nocturno: “El amor no consiste en mirarse el uno al otro, sino en mirar hacia afuera en la misma dirección”.

Por su lado, y haciendo eco de lo que dijo Nin, Agatha Christie señaló: “[el amor] es un pensamiento curioso, pero es sólo cuando ves a alguien que se ve ridículo que te das cuenta de cuánto los quieres”.