*

X

La Secretaría de Cultura: desarrollo social para el México contemporáneo

Por: César Moheno - 12/15/2015

Es el momento para que en México la idea de cultura se conjugue con las ideas de libertad, de equidad, de diversidad

 

Imagen: @CanalCongreso

Imagen: @CanalCongreso

 

Hace unos días la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión fijó una fecha en el calendario de nuestra historia como nación. Después de escuchar a un universo de actores que incluyó a los representantes de los trabajadores de las instituciones emblemáticas, a los titulares de la Secretaría de Educación Pública y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a destacados académicos, artistas, editores, decidió de manera unánime crear la Secretaría de Cultura. Abrió la puerta a la creación de una gran oportunidad.

Es el momento para que en México la idea de cultura se conjugue con las ideas de libertad, de equidad, de diversidad. Para que se conjugue con la idea de grandeza.

En los tiempos que corren es urgente que en todos los rincones de nuestra geografía la política pública en materia de cultura genere un mayor capital simbólico a México y los mexicanos. Porque la cultura estructura la vida social es el momento para que la política cultural impulse la generación de desarrollo social.

Las estrategias de política pública en materia cultural deben así impulsar el desarrollo, reducir desigualdades, cerrar brechas, atender la equidad, realizar mejoras sustanciales que recuperen la expresión de la población y le otorguen viabilidad a derechos colectivos e individuales. Es el momento de participar de esta comprensión. La Secretaría de Cultura ha de erigirse como la articuladora de una política pública de esta naturaleza.

México cuenta con el patrimonio arqueológico, histórico y artístico y el capital cultural y humano para convertirse en ejemplo regional de desarrollo cultural integral. Estas son razones para cimentar una propuesta cultural con visión de Estado que nos permita romper inercias de muchos años. Es el momento de la renovación. Innovación, calidad y profesionalización son las divisas que se han de enarbolar desde la Secretaría de Cultura.

Y es que existe una dispersión estructural actual en materia de política cultural que genera duplicidades, costos innecesarios, ruidos, desconciertos. La confusión estructural dificulta capitalizar la inversión y la rica generación de contenidos de carácter simbólico.

La política cultural con perspectiva de futuro que se impulse desde la Secretaría de Cultura ha de capitalizar el trabajo ya realizado en materia de investigación y conservación, creación y difusión del patrimonio, producción editorial e impulso al hábito de la lectura, promoción artística y artesanal, entre otros muchos universos culturales, sumando nociones de verdadera integralidad; y se ha de orientar alrededor de un catálogo de programas y proyectos estratégicos de política pública que funcionen como acciones-ancla de amplia visibilidad social, con objetivos e indicadores medibles y con resultados auditables.

La participación de la cultura en la generación de la riqueza del país es cada vez mayor. Los contenidos culturales deben estar orientados al desarrollo social. Como política pública de importancia estratégica, la política cultural es el núcleo para enfrentar retos y para consolidar el futuro de grandeza que es la verdadera vocación de nuestra nación.

Con la Secretaría de Cultura estamos ante la posibilidad de crear un México renovado. Está en nuestras manos escribir la nueva historia de nuestro país, una historia que permita establecer objetivos claros que trasciendan generaciones. En el siglo XXI la cultura representa una oportunidad para convertirla en eje de políticas transversales en materia de educación, turismo y desarrollo social. Porque cultura y desarrollo social son dos caras de la misma moneda.

La variedad y riqueza del patrimonio cultural de México debe ser una auténtica palanca de desarrollo. Invertir en el patrimonio es invertir en el desarrollo de los mexicanos. No perdamos el sentido de urgencia. Tenemos una realidad que atender. Es el momento para establecer en todo el país acciones y proyectos integrales que permitan, a los niveles de gobierno y al sector social, articular cadenas de proyectos, gestionar servicios y fomentar inversión, en los que, con las políticas públicas de cultura, estén involucradas políticas fiscales, de turismo, de medio ambiente y sustentabilidad, de infraestructura y obra pública, políticas educativas, de atención a jóvenes, de prevención, en una palabra, de desarrollo social.

En México estamos ante la oportunidad para que la política cultural que motiva la Secretaría de Cultura sea el ámbito donde se fomente la comprensión, la transparencia, el compromiso crítico y el diálogo con los otros y con la realidad para transformarla. Es una oportunidad para convertirla en un instrumento poderoso para restablecer el tejido social. Es un ámbito privilegiado de pluralidad, de inclusión y formación de valores. Es clave para la cohesión social y la construcción de una ciudadanía responsable, solidaria y participativa.

Se trata de un espacio para crear con todos los mexicanos una sociedad cada vez más abierta y apta, creativa e innovadora, con voluntad de cambio y sentido emprendedor de su misión, con capacitación en ámbitos de libertad y de razón para combatir la arbitrariedad, la injusticia y el rezago y para aportar soluciones a problemas de la sociedad. Así, la creación de la Secretaría de Cultura ha de ser una invitación permanente a impulsar una labor desde abajo, desde la base social, para recuperar a la política cultural como un espacio de todos los ciudadanos. Se trata de una oportunidad para que, desde la política cultural, se consolide la libertad.

Sí, la Secretaría de Cultura es una oportunidad que nos debería llevar a impulsar una política cultural que se articule a lo cotidiano: a la vida de las comunidades, a su capital social y a sus procesos de participación. Es una oportunidad para que así, juntos, con la fuerza de la sociedad, se tenga que concebir que en la creación de la política cultural de Estado, el yo se convierta en nosotros.

 

Twitter del autor: @cesar_moheno

 

Este texto se publicó originalmente en La Jornada el lunes 14 de diciembre de 2015. Se reproduce en nuestro sitio con autorización del autor.

Te podría interesar:

TOP: 8 rebeldes que decidieron vivir sin dinero y fuera del sistema

Por: pijamasurf - 12/15/2015

¿Qué es exactamente "el sistema"? No lo sabemos, probablemente porque seguimos atrapados en él. Pero estas personas lograron encontrar una brecha donde la individualidad e incluso algunas ventajas del mundo moderno pueden desarrollarse lejos del consumismo y el caos de las ciudades
[caption id="attachment_104009" align="aligncenter" width="614"]Fotografía de Eric Valli Foto: Eric Valli[/caption]

Walter Benjamin escribió en sus famosas tesis sobre la historia que "no hay afuera del capitalismo": todo lo que hagamos, incluso el acto de nacer, moviliza el aparato social en forma de productos y servicios de los que alguien siempre sale beneficiado. Pero cuando observamos la naturaleza (digamos, como la veían los pensadores anteriores a la Ilustración, no como algo a superar o dominar, sino algo precedente, probablemente más armónico que lo social, pero con su caos particular) vemos que la forma "dinero" no existe de ninguna manera: las relaciones de dominación y dependencia entre los miembros de una especie, entre clanes o entre las especies mismas de un ecosistema no se rigen por un "significante neutro" que materializa virtualmente a todos los demás; en otras palabras, el dinero es una convención; o en términos un poco más místicos, una ilusión.

Estas personas nacieron en el seno de grupos sociales desarrollados y tal vez por ello su búsqueda de la distancia con la sociedad tuvo que partir de romper lazos con ella: en ocasiones estas historias de exclusión voluntaria del mundo parten de una tragedia, pero para la mayoría se trata de encontrar una forma de vida que simplemente no existe en las comunidades humanas.

 

La familia que vive de lo que los alemanes no consumen

Raphael Fellmer, de 28, y su mujer española Nieves Palmer, de 26, viven sin dinero, alimentándose exclusivamente de productos “rescatados” que la sociedad alemana desecha. Son veganos y a pesar de haber tenido una hija viviendo únicamente de lo que producen en su jardín, gozan de buen estado de salud y mucho tiempo libre para dedicar a sus intereses. “Unas cuatro veces por semana, voy a inspeccionar, con la mochila, los contenedores de los supermercados biológicos; encuentro de todo, jabones, chocolates, cosméticos, además de lácteos, frutas y verduras que todavía se pueden consumir", afirma Fellmer.

 

El DJ y escritor vagabundo

Este joven inglés no tiene casa, pero cuando fue entrevistado por Gizmodo afirmó que un techo sobre su cabeza es simplemente algo prescindible, pero carecer de señal Wi-Fi no. No se trata de un "simple" homeless, pues a menudo hace de DJ en fiestas mezclando música electrónica o colaborando con medios digitales desde su laptop. Es lo más parecido a estar desconectado del mundo sin salir completamente de él.

 

El Robinson Crusoe australiano

David Glasheen era un magnate australiano que perdió su fortuna en 1987, por lo que decidió irse a vivir a una isla solitaria junto con su perro. Desde entonces, a pesar de los intentos de desalojo, David se mantiene cultivando su propia comida, pescando e incluso preparando su propia cerveza en la comodidad de su mundo, el cual seguramente es más pequeño en extensión que la calle donde vives, pero donde el único rey es él.

 

Daniel Suelo, el famoso Dharma blogger

Luego de un viaje a la India, Daniel Suelo decidió que su misión era vivir sin ilusiones en el lugar más peligroso para hacerlo: Estados Unidos. Se "mudó" a una cueva hace más de 14 años, desde donde vive una vida similar a la de los monjes mendicantes que conoció en sus viajes, de los que incluso ha extraído algo de su retórica, la cual, además de su particular estilo de vida, lo ha hecho una celebridad virtual:

¿Qué es más adictivo? ¿El dinero o el crystal meth? El apego a una ilusión te hace ilusorio, te hace irreal. El apego a una ilusión se llama idolatría, se llama adicción. El dinero es una de esas cosas intrigantes que parece real y funcional porque dos o más personas creen que es real y funcional.

 

Benjamin Lesage y el viaje de la compasión

Un testimonio recibido directamente en la bandeja de contacto de Pijama Surf fue la historia de Benjamin Lesage, un joven francés que había recorrido gran parte del mundo gracias a la generosidad de la gente que encontraba en su camino; a través de fronteras y océanos, Lesage (¿"el sabio"?) redescubrió que "la Tierra, la naturaleza, el Sol, nos regalan sus frutos sin esperar nada a cambio. Todo nos fue regalado y lo injusto es acaparar recursos y venderlos como si fueran nuestros".

 

Los 100 objetos de Dave Bruno

El emprendedor web Dave Bruno decidió en 2008 que tenía demasiados objetos innecesarios en su vida, por lo que ideó algo llamado "100 things challenge", como un ejercicio de posesión consciente según el cual en el plazo de 1 solamente conservaría los 100 objetos que le parecieran absolutamente indispensables para la supervivencia. Tal vez su caso no sea el de una desconexión tan extrema del mundo social, pero nos lleva a reflexionar (como escribe Chuck Palahniuk en Fight Club) sobre que los objetos que posees terminan por poseerte a ti tarde o temprano; si nos liberamos de los objetos innecesarios, las ideas innecesarias también se higienizan.

 

Alek Lisefski construye su propia casa

Revisando el panorama inmobiliario, este diseñador freelance de California decidió seguir las instrucciones de tutoriales en línea y construir su propia casa. Para ello juntó sus ahorros y los de su novia, unos 30 mil dólares, y fabricó una diminuta y acogedora casa móvil, liberándose así de rentas, hipotecas y todas las sujeciones asociadas a la posesión de la tierra. "Al no tener que pagar una renta", dice Lisefski, "entonces ahorraré dinero, lo cual me permitirá una vida laboral menos acelerada, y así tener más tiempo para dedicar a mi salud, a mis otros intereses y a viajar".

 

Documentando la vida fuera del sistema

Eric Valli es un fotógrafo que dedicó muchos años a documentar las formas de vida de personas o grupos que decidieron salir del sistema, además de sus estrategias para hacerlo. Desde los místicos ferales hasta las ecoaldeas posneolíticas, el testimonio gráfico de su investigación permite acercarnos a los que han decidido alejarse voluntariamente de la sociedad.