*

X

¿Estás en tus 20 y ves mucha televisión? Cuidado: eso podría afectar tu cerebro de adulto

Por: pijamasurf - 12/21/2015

De acuerdo con un estudio realizado durante 25 años, los jóvenes que pasan 3 horas o más frente al televisor tienen en su vida adulta un pobre desempeño de ciertas capacidades cognitivas

tv

Durante una buena parte de su historia la televisión ha tenido una reputación contradictoria pues, como otros inventos, a la par de un potencial positivo, educativo, de difusión de información importante y funciones afines, se encuentra otro aspecto más bien negativo relacionado con la manipulación masiva, el adormecimiento del juicio colectivo, la distracción voluntaria de sociedades enteras y más. En pocas palabras, podemos ver un documental sobre la vida en la Tierra, pero también perder 4 o 6 horas continuas viendo una serie quizá entretenida pero sin ningún valor ulterior —y lo más usual es hacer esto último.

Pero más allá del impacto social, parece ser que la televisión también tiene un efecto individual, específicamente en el cerebro. De acuerdo con un estudio publicado en la revista especializada JAMA Psychiatry, el hábito de ver televisión tiene relación con un pobre desempeño cognitivo en la edad adulta.

La investigación duró 25 años y analizó data correspondiente a 3 mil 247 personas de entre 18 y 30 años, quienes respondieron a preguntas sobre su estilo de vida, el tiempo cotidiano dedicado a la televisión y algunos otros hábitos relacionados con la actividad física. Este cuestionario fue respondido al inicio del estudio y después en períodos de 5 años, hasta completar los 25. Asimismo, las muestra incluyó tanto distintos grupos de edad como género, origen racial y nivel educativo, con una edad promedio de inicio de 25.1 años.

Entre los resultados preliminares se observó que al menos 353 personas veían más de 3 horas de televisión al día, seguidos de 2/3 de los participantes, que fueron categorizados como consumidores elevados de la programación televisiva; el resto calificó como consumidores moderados o bajos.

El efecto cognitivo de dedicar mucho tiempo a ver televisión está relacionado con un estilo de vida sedentario. Sus consecuencias específicas pueden ser, por ejemplo, no tener la habilidad de saber manejar los tiempos para conseguir un objetivo o poder recordar palabras o conceptos abstractos. Las personas del estudio que pasaban 3 horas o más frente al televisor demostraron un desempeño pobre en los estudios que miden dichas capacidades.

De acuerdo con los investigadores, “la actividad física durante la juventud podría preservar las funciones cognitivas y contribuir a la reserva cognitiva al incrementar la neurogénesis y la plasticidad sináptica”.

¿Tú quieres conservar la salud de tu cerebro para tus mejores años?

 

También en Pijama Surf: Tu cerebro es una obra en construcción: lee esto y empieza a rediseñarlo

Te podría interesar:

¿Puede la música estimular tu inconsciente? ¿Y con qué efectos?

Por: pijamasurf - 12/21/2015

Una niña que despertó del coma en que se encontraba luego de que su canción favorita sonara en la radio, y un grupo de médicos que decidió estudiar los efectos de la música en el cerebro a nivel inconsciente

20131622621_84a47673c3_o

Sabemos bien que la música tiene efectos sobre nuestro ánimo, que una canción puede ponernos de buenas o entristecernos, que la música barroca nos concentra o que, quizá, el reggaetón nos exaspera. ¿Pero qué sucede a nivel inconsciente? ¿Será que también una melodía puede impactar sobre nuestra mente sin que lo advirtamos?

En un caso que podría parecer sorprendente, la escritora y divulgadora de la investigación Alexandra Ossola dio a conocer recientemente la historia de Charlotte Neve, una niña que en 2012, a los 7 años de edad, sufrió una hemorragia cerebral mientras dormía, lo cual la llevó a un coma a pesar de la intervención médica que recibió.

Su recuperación, sin embargo, llegó pronto y a partir de una afortunada casualidad. Un día que su madre estaba con ella en el hospital sonó en la radio que llevaba para acompañar su estancia la canción “Rolling In The Deep” de Adele, una de las favoritas de su Charlotte y con quien la había cantado en varias ocasiones. Y esa vez no fue la excepción: a pesar de estar inconsciente, la madre le cantó a su hija, y para sorpresa suya ¡ella sonrió! Los médicos no lo creyeron, pero quedaron convencidos cuando, un par de días después, la niña salió del coma y comenzó a recuperar casi todas sus habilidades, desde el habla hasta las capacidades motrices.

A partir de este suceso, los médicos comenzaron a investigar al respecto. Por estudios previos se sabe que la música libera dopamina, uno de los químicos más importantes y poderosos tanto para el cerebro como para el sistema nervioso en general, asociado con el buen humor, el bienestar y la sensación de placer. En este caso, la experiencia de Charlotte suscitó un experimento en que los médicos pusieron música a 13 pacientes en coma divididos en dos grupos: con la mitad de ellos se utilizó su música preferida y con el resto un sonido continuo y neutral que permitiera hacerlo un grupo de control. En ambos casos, sus reacciones cerebrales fueron registradas con un encefalograma mientras sonaba la música y alguien decía el nombre del paciente.

De acuerdo con los resultados reportados, la combinación música preferida y nombre propio provocó mayor respuesta cerebral que el nombre con una música sin significado personal para el paciente. En su artículo, los médicos relacionan “las características autobiográficas de la música, esto es, su relevancia emocional y personal” con un incremento en su percepción a nivel inconsciente.

Investigaciones como esta todavía son incipientes y sus resultados podrían parecer elementales, pero sin duda son intentos interesantes por aclarar el misterio del inconsciente y quizá incluso invitaciones a que uno mismo experimente con su propia mente. Si después de todo el inconsciente es subjetivo por antonomasia, quizá nosotros mismos podríamos programar al dormir una canción que nos plazca y otra noche una cualquiera, y notar si acaso algo sucede.

 

También en Pijama Surf:

El efecto Mozart: escuchar música clásica nos hace más inteligentes

Efectos de la música en el cerebro