*

X

¿Estás en tus 20 y ves mucha televisión? Cuidado: eso podría afectar tu cerebro de adulto

Por: pijamasurf - 12/21/2015

De acuerdo con un estudio realizado durante 25 años, los jóvenes que pasan 3 horas o más frente al televisor tienen en su vida adulta un pobre desempeño de ciertas capacidades cognitivas

tv

Durante una buena parte de su historia la televisión ha tenido una reputación contradictoria pues, como otros inventos, a la par de un potencial positivo, educativo, de difusión de información importante y funciones afines, se encuentra otro aspecto más bien negativo relacionado con la manipulación masiva, el adormecimiento del juicio colectivo, la distracción voluntaria de sociedades enteras y más. En pocas palabras, podemos ver un documental sobre la vida en la Tierra, pero también perder 4 o 6 horas continuas viendo una serie quizá entretenida pero sin ningún valor ulterior —y lo más usual es hacer esto último.

Pero más allá del impacto social, parece ser que la televisión también tiene un efecto individual, específicamente en el cerebro. De acuerdo con un estudio publicado en la revista especializada JAMA Psychiatry, el hábito de ver televisión tiene relación con un pobre desempeño cognitivo en la edad adulta.

La investigación duró 25 años y analizó data correspondiente a 3 mil 247 personas de entre 18 y 30 años, quienes respondieron a preguntas sobre su estilo de vida, el tiempo cotidiano dedicado a la televisión y algunos otros hábitos relacionados con la actividad física. Este cuestionario fue respondido al inicio del estudio y después en períodos de 5 años, hasta completar los 25. Asimismo, las muestra incluyó tanto distintos grupos de edad como género, origen racial y nivel educativo, con una edad promedio de inicio de 25.1 años.

Entre los resultados preliminares se observó que al menos 353 personas veían más de 3 horas de televisión al día, seguidos de 2/3 de los participantes, que fueron categorizados como consumidores elevados de la programación televisiva; el resto calificó como consumidores moderados o bajos.

El efecto cognitivo de dedicar mucho tiempo a ver televisión está relacionado con un estilo de vida sedentario. Sus consecuencias específicas pueden ser, por ejemplo, no tener la habilidad de saber manejar los tiempos para conseguir un objetivo o poder recordar palabras o conceptos abstractos. Las personas del estudio que pasaban 3 horas o más frente al televisor demostraron un desempeño pobre en los estudios que miden dichas capacidades.

De acuerdo con los investigadores, “la actividad física durante la juventud podría preservar las funciones cognitivas y contribuir a la reserva cognitiva al incrementar la neurogénesis y la plasticidad sináptica”.

¿Tú quieres conservar la salud de tu cerebro para tus mejores años?

 

También en Pijama Surf: Tu cerebro es una obra en construcción: lee esto y empieza a rediseñarlo

Según este estudio, las mujeres son bisexuales o gays, nunca heterosexuales

Por: pijamasurf - 12/21/2015

Con conclusiones que podrían parecer polémicas, esta investigación observó la respuesta de mujeres que se dijeron heterosexuales y homosexuales a estímulos eróticos visuales

bviDesde cierta perspectiva la preferencia sexual es un asunto polémico, una especie de constricción del instinto por parte de una cultura que a lo largo de la historia se ha caracterizado por reprimir, contener, moldear a favor de ciertas ideas (dominantes) y en contra de otras (minoritarias). ¿Cómo poder hablar de una inclinación sexual si estamos condicionados socialmente hacia algo ya existente? Pero, por otro lado, ¿puede existir un estado natural, puro, en que la sexualidad tome su propio curso? Estas preguntas no son sencillas de resolver, al menos no tajantemente, pero sin duda se pueden aportar elementos que nos conduzcan hacia una posible respuesta.

Tal es el caso de un estudio a propósito de la sexualidad femenina realizado recientemente en la Universidad de Essex por el doctor Gerulf Rieger, adscrito al Departamento de Psicología de dicha institución.

Para el experimento, 345 voluntarias respondieron previamente cuál era su preferencia sexual. Una parte de ellas se definió como heterosexual y el resto como homosexual. Después, a cada una se le mostraron varios videos de contenido erótico protagonizados por hombres y mujeres físicamente atractivos, al tiempo que se registraba la respuesta de las participantes, particularmente en la pupila, la cual se dilata cuando miramos algo que nos excita.

De acuerdo con lo observado, las mujeres heterosexuales presentaron dicha respuesta tanto cuando veían a un hombre como cuando a miraban a una mujer, mientras que en las homosexuales la excitación era notablemente mayor sólo en el caso de las escenas que mostraban a otra mujer seductora.

De acuerdo con el doctor Rieger, estos resultados sugieren que las mujeres son “bisexuales o gays, pero nunca heterosexuales”. Una conclusión apresurada, sin duda, que deja de lado el cariz social y cultural de la construcción de la sexualidad, particularmente el hecho de que las mujeres crecen con mayor flexibilidad con respecto a la posibilidad de reconocer la belleza o el atractivo de otras mujeres sin que ello ponga en duda su elección de objeto de deseo.