*

X

El cerebro de hombres y mujeres no es realmente diferente (¡gran descubrimiento científico!)

Por: pijamasurf - 12/25/2015

Esta investigación realizada en Chicago con mil 400 personas concluyó que, a pesar de algunas características distintas, no existe una diferencia sustancial entre el cerebro de los hombres y el de las mujeres

male-vs-female-brain

En un hallazgo que tiene cierto tufo anacrónico, un grupo de neurocientíficos de la Chicago Medical School anunció recientemente que, de acuerdo con sus observaciones, el cerebro de hombres y mujeres no tiene características tan distintas como para que, al compararse, sea posible hablar de una diferencia.

El descubrimiento parece cerrar al menos 2 siglos de discusión sobre la materia pues durante mucho tiempo en la historia de la anatomía, la medicina, la psiquiatría y otras ciencias afines se creyó que el género y las características cerebrales guardaban una relación estrecha que, a su vez, explicaba conductas individuales y sociales.

Con todo, al realizar la medida y registro de poco más de mil 400 cerebros, sí se notaron algunos rasgos propios de determinado género. En los hombres, por ejemplo, la amígdala tiene en general un mayor tamaño, lo cual puede parecer paradójico, pues es una parte del cerebro asociada con el procesamiento de emociones; algo similar sucede con el hipocampo izquierdo, relacionado con la memoria, que igualmente es más grande en los hombres, aunque también muchas mujeres lo tienen de un tamaño considerable.

“No tiene sentido hablar de naturaleza masculina o femenina. No hay ninguna persona que tenga todas las características masculinas y otra que tenga todas las femeninas. Y si existen realmente, son de verdad extrañas de encontrar”, declaró al respecto la investigadora Daphna Joel, una de las responsables de la investigación.

Más allá de las implicaciones científicas, los resultados de este estudio pueden contribuir a echar por tierra los falsos argumentos cientificistas con los que a veces se justifican ideas, políticas públicas o comportamientos sociales que fomentan la inequidad de género en detrimento de las mujeres.

Te podría interesar:

6 posibles secretos para la felicidad

Por: pijamasurf - 12/25/2015

Aunque no haya nada escrito para encontrar el Santo Grial de la felicidad, ésta puede imantarse a tu vida con ayuda de algunos consejos simples

 DIGITAL CAMERA

La persecución de la felicidad es una misión que prácticamente todos nos hemos planteado en algún momento de la vida. Ya sea que se trate de una especie de masiva imposición cultural o de un mecanismo que forma parte de lo más íntimo de la naturaleza humana, la búsqueda por ser felices es una práctica ancestral, a la cual se han dedicado incontables reflexiones y obras filosóficas, poéticas, artísticas, etcétera.

En conformidad con el creciente interés de la ciencia por entender, medir y ofrecer vías para alcanzar la felicidad, Robert González, uno de los editores del sitio IO9, publicó una serie de recomendaciones orientadas a facilitar una vida feliz, según la experiencia científica.

A continuación presentamos dicho listado:

  • Rodéate de personas contentas

Una larga investigación conducida en colaboración con el estudio de cardiología Framingham reveló que pueden desatarse cambios en la felicidad individual a través de las redes sociales, como si ésta se expandiera en una suerte de contagio. Cabe mencionar que los científicos no se refieren a Facebook ni a Twitter, sino a redes sociales físicas de familia y amigos.

“Desde nuestra perspectiva, lo más importante es reconocer que las personas están inmersas en redes sociales y que la salud y bienestar de una persona afecta la salud y el bienestar de los otros”, apuntan los investigadores.

Una parte interesante de este estudio es que se encontró que la tristeza es mucho menos “infecciosa” que la felicidad.

  • Domina alguna habilidad

Un análisis publicado en 2009 por el Diario de estudios sobre la felicidad encontró que las personas que se dedican a desarrollar alguna habilidad tienden a experimentar más estrés en el momento, pero más felicidad y satisfacción al final del día y a largo plazo.

Incrementar tu competencia es una de las mejores maneras de estar bien contigo mismo.

  • El autogobierno es crucial

En el mismo estudio que reveló resultados sobre el desarrollo de habilidades se descubrió que las ansiedades provenientes de ello pueden ser reducidas con autodirección y camaradería. El simple hecho de saber que lo que haces es algo que tú decidiste hacer y es genuino, y quizá compartirlo con alguien más, es una de las formas de la felicidad.

  • Sonríe más a menudo

Ya lo dijo Darwin en 1982: “La libre expresión de una emoción en signos físicos la intensifica”. Sonreír es una manera de inducirte a ti mismo felicidad artificial que acaba por volverse real. En la tradición budista sonreír frente al espejo es uno de los ejercicios que los monjes practican para conjurar el buen humor en sí mismos.

  • Busca alguna terapia que vaya contigo

Aludiendo a la vieja pregunta de si el dinero compra felicidad, el psicólogo Chris Boyce encontró que la terapia es mucho más efectiva que el dinero en bruto. La terapia, sea la que sea que combine contigo, es una manera efectiva de prestar atención a tu circunstancia, y eso siempre acaba por traer beneficios mentales y tranquilidad.

  • Deja de tratar de ser feliz

Como la premisa zen lo indica: hay una enorme posibilidad de encontrar lo que estás buscando si dejas de aferrarte a conseguirlo. La felicidad significa diferentes cosas para distintas personas y siendo una de las cuestiones más nebulosas de la existencia humana buscar la felicidad puede, de hecho, perjudicarla.

Deja de tratar de ser feliz y sólo sé. La liviandad de vivir en el presente tratando de reaccionar lo mejor posible y de habitarse a uno mismo en el proceso es la forma más satisfactoria de existir.

Quizá la felicidad como tal no exista –ya que el mundo está regido por la impermanencia-- pero estar contentos lo más seguido que podamos es una vía que está en nosotros tomar. 

 

También en Pijama Surf: La triste obligación de tener que ser feliz