*

X

Descubren la fórmula clásica de pi al interior del átomo de hidrógeno

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/03/2015

Por una feliz coincidencia, investigadores de la Universidad de Rochester encontraron la presencia de la fórmula matemática de pi al interior del átomo de hidrógeno

Screen shot 2015-12-03 at 11.10.40 AM

La conexión entre las matemáticas puras y la física cuántica se acaba de robustecer. Científicos de la Universidad de Rochester notaron la similitud que existe entre el principio de variación de un átomo de hidrógeno, descrito bajo una técnica de mecánica cuántica, y la fórmula Wallis para calcular pi, obtenida en el siglo XVII.

Pi es el radio entre la circunferencia de un círculo y su diámetro y tiene gran importancia en las matemáticas puras, así que es una bella sorpresa encontrarlo también habitando al interior de la materia, ya que el hidrógeno es el elemento más abundante del universo.

El descubrimiento de este paralelo fue inesperado ya que no se estaba buscando eso y es la primera vez que se encuentra π en la física, algo que apunta más hacia la noción pitagórica de que el mundo está hecho conforme a principios geométricos. Ya decía Pitágoras: "hay música en el espaciado de las estrellas, hay geometría en el zumbido de las cuerdas". 

A partir de esta serendipia los investigadores concluyen que deben de existir muchas más conexiones entre la física y las matemáticas, secretamente aguardando en la naturaleza.

Te podría interesar:

Cómo puedes usar la música para concentrarte y hasta para curarte

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/03/2015

Un breve recuento de cómo la música puede utilizarse como terapia contra el dolor, como antidepresivo, para concentrarse y más

 lead_960

La noción de que la música es medicina es tan vieja como nuestra cultura y por ello ha sido utilizada en todo tipo de rituales sagrados como interfase con lo divino. En la antigüedad se creía que las enfermedades eran castigos por desobediencias a las leyes cósmicas y, de igual manera, que la curación venía de los dioses.

Tenemos en Pitágoras, el sabio griego que acuñó el término "filósofo", al gran antecedente del uso terapéutico de la música, y no sólo como un medio de acceder a lo sagrado sino como un regulador del hombre e incluso de las ciudades. De ahí que luego Platón pensara, en su visión política, que la música podía utilizarse para regular el comportamiento de los ciudadanos. La vida de Pitágoras está envuelta en leyendas; una de las principales es que podía escuchar la armonía de las esferas. Es a esta concepción de la música como algo que existe en el cosmos y refleja su orden que debemos en gran medida la innovación, que hoy forma parte del saber común, de que la música es una estructura matemática.

Se dice que Pitágoras utilizaba cantos para curar y también para llevar a sus discípulos a un estado mental propicio para la enseñanza filosófica. Sabemos también que recitaba versos homéricos para tratar a personas trastornadas. En todo esto los griegos seguían la tradición de Orfeo, el gran héroe antiguo de los cultos mistéricos, cuyos vientos musicales podían sanar e incluso conmover a los dioses.

En el Renacimiento, el médico y astrólogo Marsilio Ficino retomó esta idea de la música como terapia y la combinó con lo que podemos llamar una medicina astrológica. Ficino consideraba que ciertos sonidos estaban ligados a ciertos planetas y por lo tanto capturaban su esencia. Así, algún melancólico podía alegrarse si escuchaba cierta música jovial o alguna música solar. Para Ficino la música era necesaria para el alma de la misma forma que el alimento lo era para el cuerpo. Pico della Mirandola, su alumno protegido, escribió: "La medicina sana al alma por el cuerpo, mas la música sana al cuerpo por el alma". 

Ya en la época moderna, son numerosas las investigaciones que muestran que la música puede usarse para fomentar la concentración y mejorar el desempeño cognitivo. Se ha difundido la idea del "efecto Mozart", que sugiere que escuchar música de este compositor mejora el desempeño cognitivo. Existe información contradictoria en este sentido, y parece que no es específicamente la música de Mozart sino la atención concentrada que genera casi cualquier música que satisfaga al escucha. Aunque evidentemente se podría argumentar con fundamentos que cierta música, por su armonía y ritmo, debe de favorecer cierto tipo de pensamiento; alguna relaja más que otra; otra energetiza más. 

Otro estudio, realizado por la Universidad de Utah, concluyó que la música es capaz de aliviar la sensación de dolor. Por investigaciones previas se sabe que la música libera dopamina, uno de los químicos más importantes y poderosos tanto para el cerebro como para el sistema nervioso en general, asociado con el buen humor, el bienestar y la sensación de placer.

Un estudio reciente mostró que las canciones que están compuestas en acordes mayores y que tienen una velocidad mayor al promedio en beats por minuto son favorables para elevar el estado de ánimo.

La posibilidad de la música como medio para acceder ya no sólo a la concentración sino hasta a la creatividad fue mostrada por una investigación que sugiere que la música puede usarse para despertar el inconsciente; incluso se cita el caso de una niña que salió de un coma luego de escuchar su canción favorita.

En su libro Natural Prozac, Joel C. Robertson cita un estudio que sugiere que escuchar a Bach ayudar a generar serotonina en el cerebro, el neurotransmisor ligado con los estados de ánimo. Así que la música tal vez puede considerarse un antidepresivo natural.

Al parecer la clave es probar con tipos de música que resulten agradables al escucha y que tengan ciertas bases rítmicas; los beneficios pueden ser enormes. 

 

Nota cortesía de Figo, el nuevo auto de Ford