*

X

Conoce los hábitos de canibalismo orgiástico de los ewoks de Endor

Por: Javier Raya - 12/17/2015

Los ewok son una de las razas que más polarizan a los exonaturalistas: ¿bárbaros atrasados o sublimes maestros de la danza entre Eros y Tánatos?
ewok-return-of-the-jedi-banner-slice

Imagen: Disney-Lucasarts

Las conclusiones de un fundamental estudio sobre los ewoks de la tercera luna de Endor (originalmente publicado por los exonaturalistas Davo Atten-Boru y Pladdo Cardigun, quienes desaparecieron mientras realizaban una nueva investigación de campo) fue rescatada y publicada por Daniel Mcardle para el McSweeney's Quarterly.

Gracias a este trabajo de campo, único en su género, los científicos de la Alianza galáctica han conseguido una visión más empática con la raza de los ewoks, pequeños mamíferos bicardíacos, quienes han aprovechado el contacto con civilizaciones más avanzadas para expandir sus ya de por sí brutales métodos de guerra.

Obviando un poco las implicaciones para la política interplanetaria (siendo como son, los ewoks, tradicionalmente conceptualizados como mercenarios salvajes y leales, a la vez que reacios a toda forma de colonización cultural), hay mucha información en las notas de Atten-Boru y Cardigun para comprender mejor a estas "bolas de pelo y furia", como los llamaba el androide traductor C3QP.

 

Canibalismo ritual

La cultura ewok puede conceptualizarse como "centrada en el canibalismo chamánico, la brutalidad carnal, y el divi slatu o 'masacre divina' --el término religioso-cultural para la subyugación hostil y el consumo ritualizado de los enemigos". Los polos de su ciclo solar se rigen según las estaciones de la guerra y el apareamiento, ambos teñidos de matices dionisíacos. Los primeros acercamientos con los ewok (siguiendo los eventos posteriores a la heroica batalla de Endor) se sorprendieron, por ejemplo, cuando en medio de la celebración se ofreció un festín compuesto de 34 cuerpos de las tropas imperiales --soldados hechos prisioneros y cocinados vivos dentro de sus armaduras. 

Según informes de C3QP, la fraseología celebratoria de los cánticos victoriosos yub nub/yub nub eee chop yub nub no se traduce como "libertad/tenemos libertad", sino más bien "cómanselos/cómanselos a todos". "Yub nub", que ha sido traducido por "libertad", en realidad es un imperativo de segunda persona que se traduce a nuestra lengua como "devora al débil". Esta traducción permite proponer una teoría alternativa según la cual los ewok no devoran a sus enemigos con el fin de "absorber" su fuerza, pues la idea de "devorar" parece ser el principio mismo de las ideas religiosas ewok, para quienes todo en el universo existe como alimento de algo más --incluso se ven a sí mismos como alimento, o a la espera de convertirse en manjar de los vencedores.

a-group-of-ewoks

Imagen: Disney-Lucasarts

Funciones jerárquicas y estructura social

El consejo de sabios que dirige la sociedad ewok está compuesto por parejas de lo más granjeado de la casta guerrera. Los machos y hembras alfa discuten, se reproducen y se matan como parte de la política comunitaria. Cualquier discusión que amenace con entrar en un terreno demasiado teórico o intelectual termina resolviéndose en los kili duli, o "duelos sangrientos", por lo que la verdad de un argumento se decide según quién quede con vida. 

Como apuntan Atten-Boru y Cardigun, un kili duli termina propiamente cuando el ewok alpha le saca ambos corazones a su enemigo de la cavidad torácica y los devora frente a él (o ella).

 

Políticas de apareamiento

El orgiástico festival de Agrundi rundi ("aparearse moliendo" o también "triturando") tiene lugar cada 3 semanas del mes endorriano, durante el celo de las hembras. Comienza al anochecer con una fiesta donde los machos alfa se inducen la ebriedad ritual ingiriendo el compuesto alucinógeno hibi hibi, cuyas supuestas propiedades afrodisíacas no han sido investigadas en otras especies zoológicas. Luego de esto, proceden a copular con cuantas hembras sea posible; sin embargo, las hembras no tienen un papel pasivo (como se ha observado en antropoides de otros sistemas planetarios) en este intercambio, pues no es extraño que la fiesta termine con varios muertos, machos y hembras, parcialmente devorados durante la copulación ritual. El androide C3QP describió el evento como "una bola/baile retorcida de garras y carnalidad".

Resta decir que las propiedades curativas y anestésicas del hibi hibi (extraído de plantas nativas del sistema Endor) contrastan de forma extrema con un aumento en la proclividad a la agresión en quienes lo consumen, haciendo de esta una sustancia alucinógena igualmente apta para consumir antes de las batallas y de los rituales de apareamiento. Investigaciones futuras de la Alianza galáctica buscarán derribar otros supuestos y lugares comunes asociados a la apariencia tierna e infantil de los ewoks, para revelarlos en cambio como una de las razas guerreras más mortíferas (aunque peor organizadas) de la galaxia.

 

Twitter del autor: @javier_raya

Te podría interesar:

Algoritmo creado por el MIT te dice qué tan memorable es tu selfie

Por: pijamasurf - 12/17/2015

¿Quieres probar la "memorabilidad" de tus fotografías con esta herramienta que el MIT creó para cualquier usuario?

Screen Shot 2015-12-17 at 7.33.34 PM

Hoy que las fotografías son una de las más valiosas divisas dentro del flujo de intercambio de las redes sociales y un rubro en el que las selfies ocupan un lugar especial, resulta pertinente cuestionar la calidad y trascendencia de nuestras fotos. Más allá de disparar la cámara de nuestros teléfonos móviles y, como autómatas, compartirlas en la miríada de redes en las que participas, quizá sería bueno detenerte un instante y contemplar tu propio material. 

¿Pero qué criterios serán los ideales para juzgar nuestras propias fotografías? ¿Cómo saber si nuestra última selfie trascenderá al menos un poco en la memoria de nuestros amigos y demás usuarios que se encontraron con ella en el caudal digital? Un algoritmo creado por el Computer Science and Artificial Intelligence Lab (CSAIL) presume tener la capacidad de determinar el nivel de "memorabilidad" de las fotos. Lo mejor de este experimento es que incluye una herramienta en línea, LaMem, disponible para todos y a la cual puedes subir imágenes y obtener una puntuación. 

Tal vez en realidad no importe el nivel de trascendencia de tus fotografías, tal vez sí, pero en todo caso la posibilidad de confirmar que estamos puntualmente actuando como inseminadores del imaginario colectivo, en este caso a través de imágenes que capturamos y luego compartimos, sin duda tiene algo de fascinante. 

 

Prueba aquí la memorabilidad de tus fotos