*

X

Conoce los hábitos de canibalismo orgiástico de los ewoks de Endor

Por: Javier Raya - 12/17/2015

Los ewok son una de las razas que más polarizan a los exonaturalistas: ¿bárbaros atrasados o sublimes maestros de la danza entre Eros y Tánatos?
ewok-return-of-the-jedi-banner-slice

Imagen: Disney-Lucasarts

Las conclusiones de un fundamental estudio sobre los ewoks de la tercera luna de Endor (originalmente publicado por los exonaturalistas Davo Atten-Boru y Pladdo Cardigun, quienes desaparecieron mientras realizaban una nueva investigación de campo) fue rescatada y publicada por Daniel Mcardle para el McSweeney's Quarterly.

Gracias a este trabajo de campo, único en su género, los científicos de la Alianza galáctica han conseguido una visión más empática con la raza de los ewoks, pequeños mamíferos bicardíacos, quienes han aprovechado el contacto con civilizaciones más avanzadas para expandir sus ya de por sí brutales métodos de guerra.

Obviando un poco las implicaciones para la política interplanetaria (siendo como son, los ewoks, tradicionalmente conceptualizados como mercenarios salvajes y leales, a la vez que reacios a toda forma de colonización cultural), hay mucha información en las notas de Atten-Boru y Cardigun para comprender mejor a estas "bolas de pelo y furia", como los llamaba el androide traductor C3QP.

 

Canibalismo ritual

La cultura ewok puede conceptualizarse como "centrada en el canibalismo chamánico, la brutalidad carnal, y el divi slatu o 'masacre divina' --el término religioso-cultural para la subyugación hostil y el consumo ritualizado de los enemigos". Los polos de su ciclo solar se rigen según las estaciones de la guerra y el apareamiento, ambos teñidos de matices dionisíacos. Los primeros acercamientos con los ewok (siguiendo los eventos posteriores a la heroica batalla de Endor) se sorprendieron, por ejemplo, cuando en medio de la celebración se ofreció un festín compuesto de 34 cuerpos de las tropas imperiales --soldados hechos prisioneros y cocinados vivos dentro de sus armaduras. 

Según informes de C3QP, la fraseología celebratoria de los cánticos victoriosos yub nub/yub nub eee chop yub nub no se traduce como "libertad/tenemos libertad", sino más bien "cómanselos/cómanselos a todos". "Yub nub", que ha sido traducido por "libertad", en realidad es un imperativo de segunda persona que se traduce a nuestra lengua como "devora al débil". Esta traducción permite proponer una teoría alternativa según la cual los ewok no devoran a sus enemigos con el fin de "absorber" su fuerza, pues la idea de "devorar" parece ser el principio mismo de las ideas religiosas ewok, para quienes todo en el universo existe como alimento de algo más --incluso se ven a sí mismos como alimento, o a la espera de convertirse en manjar de los vencedores.

a-group-of-ewoks

Imagen: Disney-Lucasarts

Funciones jerárquicas y estructura social

El consejo de sabios que dirige la sociedad ewok está compuesto por parejas de lo más granjeado de la casta guerrera. Los machos y hembras alfa discuten, se reproducen y se matan como parte de la política comunitaria. Cualquier discusión que amenace con entrar en un terreno demasiado teórico o intelectual termina resolviéndose en los kili duli, o "duelos sangrientos", por lo que la verdad de un argumento se decide según quién quede con vida. 

Como apuntan Atten-Boru y Cardigun, un kili duli termina propiamente cuando el ewok alpha le saca ambos corazones a su enemigo de la cavidad torácica y los devora frente a él (o ella).

 

Políticas de apareamiento

El orgiástico festival de Agrundi rundi ("aparearse moliendo" o también "triturando") tiene lugar cada 3 semanas del mes endorriano, durante el celo de las hembras. Comienza al anochecer con una fiesta donde los machos alfa se inducen la ebriedad ritual ingiriendo el compuesto alucinógeno hibi hibi, cuyas supuestas propiedades afrodisíacas no han sido investigadas en otras especies zoológicas. Luego de esto, proceden a copular con cuantas hembras sea posible; sin embargo, las hembras no tienen un papel pasivo (como se ha observado en antropoides de otros sistemas planetarios) en este intercambio, pues no es extraño que la fiesta termine con varios muertos, machos y hembras, parcialmente devorados durante la copulación ritual. El androide C3QP describió el evento como "una bola/baile retorcida de garras y carnalidad".

Resta decir que las propiedades curativas y anestésicas del hibi hibi (extraído de plantas nativas del sistema Endor) contrastan de forma extrema con un aumento en la proclividad a la agresión en quienes lo consumen, haciendo de esta una sustancia alucinógena igualmente apta para consumir antes de las batallas y de los rituales de apareamiento. Investigaciones futuras de la Alianza galáctica buscarán derribar otros supuestos y lugares comunes asociados a la apariencia tierna e infantil de los ewoks, para revelarlos en cambio como una de las razas guerreras más mortíferas (aunque peor organizadas) de la galaxia.

 

Twitter del autor: @javier_raya

Te podría interesar:

¿Están enfermas las personas que leen tabloides de celebridades?

Por: pijamasurf - 12/17/2015

Una constante revisión de las publicaciones de celebrity gossip muestra una cierta tendencia a patologizar la realidad

bloids

Pasar mucho rato leyendo revistas de celebridades es tener poca estima por nuestro tiempo: decir que lo mejor que podemos hacer es distraernos leyendo chismes, exageraciones, escándalos y toda una retahila de envidia, deseo aspiracional y proyecciones patológicas.

Obligado por su trabajo, los últimos años el periodista Peter Sheridan ha tenido que leer revistas de celebridades todos los días; en una reseña/crítica de este tipo de información publicada en Boing Boing se pregunta qué les pasa a las personas que leen estas revistas y si acaso están enfermas. Uno podría pensar que así es, juzgando por la cantidad de enfermedades y padecimientos que se se anuncian en People, por ejemplo. Sheridan dice que en esta revista para quienes aman a las celebridades hay 23 páginas de anuncios de medicamentos para tratar el asma, migrañas, gripe, osteoporosis, hepatitis C, meningitis, cáncer, resfriados... "No es de sorprenderse que necesitan que alguien los anime con reportajes como 'Los problemas de salud de Lamar Odom", "las traiciones y las infidelidades de los Kennedy" o "aventuras de sacerdotes predadores". 

La cantidad de información inane de estas revistas llama la atención. Nos enteramos en una de ellas que "La sollozante Siri extraña a su padre", Tom Cruise, o que "La prostituta transexual de Charlie Sheen podría haber estado infectada de SIDA", así como de distracciones tales como que Elizabeth Hurley siempre lleva una bufanda y unas almendras en su bolsa, Eykah Badu es dueña de 7 mil 221 piezas de joyería de tobillos y, por supuesto, de que las estrellas son como como nosotros: compran plantas, comen sushi, llevan a sus perros a caminar e incluso tienen que cargar sus bolsas de compras.

Las descripciones de Sheridan no son ni por mucho las más radicales, y en estas publicaciones se pueden encontrar demostraciones de periodismo chatarra mucho más llamativo; lo increíble es que muestran la norma, el tipo de contenido que aparece siempre en estas revistas y aún así dominan el mercado de las publicaciones de este tipo. ¿Habría que preguntarnos entonces si no estamos todos enfermos por vivir en una sociedad cuya cultura dedica tanto tiempo a admirar a personas cuya máxima virtud es que son famosas y tienen dinero o cuerpos codiciados?